Los "forever alone": en Mendoza cada vez más gente está sola porque quiere

"Neosolteros" es una palabra que describe una tendencia actual que aún hoy en nuestra provincia es mirada con desaprobación. Sin embargo, hoy ya son muchos los que abrazan esta forma de vida. Ellos son hedonistas, individualistas, culturosos y consumidores al extremo. No quieren tener pareja, adoran la vida social, sus amigos son fundamentales y quieren disfrutar "lo más que se pueda". ¿Te molestan o los bancás? Te dejamos una encuesta al final de la nota.

Avatar del Federico Croce

Federico Croce

Solteros... ¡de fiesta!

Web

Regularmente se habla de la soltería como un tiempo intermedio, mientras encontramos a nuestra media naranja, por eso esas ventajas de estar solo y sacar provecho de la exquisita libertad antes de lograr una pareja la mayoría las toman como "momentáneas".

Pero desde hace más de una década, el modelo de vida de los solteros tiende a adquirir rasgos cada vez más concretos hasta llegar a una nueva definición: los neosolteros, los que viven solos por convicción y no como quedados o que "se les pasó el tren", como se juzgaba antes.

En Mendoza es extremadamente común ver ahora a grupos de amigos que, pasados los 30 y los 40, viven como tribus, viéndose todo el tiempo, y disfrutando plenamente y casi todos los días los unos de los otros; acompañándose, y luego planificando salir a comer, viajar, pasear dentro de la provincia, y convertirse en fans de la enología, la cultura, los lugares "con onda" y que marcan tendencia.

Según explica el sitio www.belelu.com, ver la soltería como un estigma ya es cosa del pasado. De hecho, para esta facción de solteros buscar su otra mitad, casarse o compartir su vida en pareja, ni siquiera es prioridad.

El término "neosoltero" realmente no es tan nuevo. Se le adjudica a Carmen Alborch su primer uso, quien en su libro "Solas: gozos y sombras de una manera de vivir" (1999), para distinguir a estos de los que simplemente cargan con la etiqueta de no casados, los definió así:

"Son profesionales muy calificados, desenvueltos, competentes, seguros de sí mismos, con un alto nivel cultural. No tienen por referente social la pareja, no están obsesionados por la estabilidad económica, que ya han alcanzado, no renuncian a las comodidades y más bien las buscan y saben disfrutarlas, no quieren sufrir experiencias dolorosas o defraudantes en el terreno del amor, no es para ellos una prioridad la vida en pareja ni casarse y no les supone trauma la cama vacía, que consideran suficientemente compensada con el éxito profesional".

La tendencia de los neosolteros ha venido de la mano con las modificaciones en la forma de vivir relaciones y su evolución, como la de los dinky (parejas sin hijos) o los living apart together (las relaciones de parejas en las que sus integrantes viven separados).

Algunos piensan que elegir vivir solo es un acto de egoísmo. Sin embargo... ¿por que no puede ser una opción válida? Es cierto, puede ser un canto al individualismo, pero también a la independencia y a la autonomía. ¿Está mal acaso anteponer metas personales y profesionales, preferir tener el poder de decisión absoluto del propio ser? ¿Está mal desear una libertad sexual abandonando la visión del matrimonio como un objetivo en la vida? ¿Está mal ni siquiera contemplar la opción de vivir en pareja?

Así como se respeta al que quiere formar una familia, pues por fin los mendocinos están comprendiendo -ojo, no todos- que hay gente cuyas prioridades son aquellas que les brindan satisfacción (viajar, disfrutar de la tecnología, perfeccionarse con posgrados, establecer muchas y variadas relaciones sociales).

En el terreno hot, algunos suponen que los encuentros casuales aumentan: ¿Será que los neosolteros derrochan amor por dónde sea? La respuesta es NO. "La libertad sexual viene de la mano con este nuevo estilo de vida y ellos buscan más las satisfacciones relacionadas con viajar, experimentar y tener más relaciones sociales; aunque de vez en cuando, deciden con quien compartir su cama", explican desde Elimparcial.com.

Para comprender esta tipología de los "forever alone", www.belelu.com y el sitio Seis Grados mencionan algunos atributos:

- Son hombres y mujeres de entre 28 y 60 años, que apuestan a un modelo de vida donde prevalecen los valores individualistas. Según los estudiosos de este fenómeno, lo más común es que sean profesionales exitosos o personas muy interesadas en su oficio, preocupados por el bienestar, la salud y la belleza.

- Se preocupan más por viajar, consumir tecnología y construir una vida nutrida y cercana con amigos, que por planificar una familia. Se mueven como peces en el agua en la vida social pues generalmente no son "caseros": aman los restaurantes o bares de moda, se preocupan por la vestimenta, suelen estar al día con los gadgets tecnológicos y los estrenos de cine o la actividad cultural, por dar ejemplos.

- Sus camas están vacías varias noches a la semana, aunque ellos deciden esporádicamente con quién compartirlas.

- Se trata de personas que dentro de su entorno de trabajo, familiar y amigos se han rezagado en la consolidación de una pareja.

- Mientras más tiempo pasan solos, se vuelven más exigentes para incluir otra persona en su vida.

- Los amigos y familia son la principal fuente de contacto para conocer personas nuevas.

- Se inscriben a gimnasios, clases de cocina, yoga, baile, arte o música, cualquier lugar en donde puedan conocer personas con intereses afines a los suyos. 

- No le temen demasiado a los cambios y no les cuesta hacerlos. Por ejemplo, pueden sin tanto problema hacer un vuelco drástico en sus vidas, ya sea estudiando o aceptando trabajo en otra ciudad o inclusive en otro país.

Encuesta

¿Qué pensás de esta tendencia?

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?