"Un turismo que no cree disfunciones económicas ni sociales"

La propuesta la hizo el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ante los invitados a la apertura de la Feria Internacional de Turismo (Fitur). Cornejo estuvo en el auditorio... ¿habrá tomado nota? Desafíos para una provincia que crece en visitantes extranjeros.

Avatar del Cristian Avanzini

Cristian Avanzini

Turistas disfrutando de Mendoza.

“España es el país más competitivo del mundo a nivel turístico”, dijo a pecho inflado desde el estrado en el Museo del Prado el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en el agasajo de apertura de la Feria Internacional del Turismo (Fitur) -una de las más importantes del sector- que se celebró la semana pasada en Madrid. En su breve discurso, el mandatario ibérico subrayó, sin embargo, un concepto clave: el turismo debe desarrollarse de forma tal “que no cree disfunciones económicas ni sociales”.

Desde hace años en el podio mundial de la industria, España ha sabido mantener un desarrollo armónico de la actividad que permite una convivencia de turistas y locales sin mayores sobresaltos a lo largo y lo ancho del país. A diferencia de otro países, principalmente aquellos emergentes, no se registran abusos de precios para aprovechar el bolsillo extranjero ni un desacople social entre quienes participan y quienes quedan afuera de la actividad.

Ahora bien, en una Mendoza cada vez más proyectada al mundo, vale preguntarse si vamos hacia un desarrollo con esa perspectiva. El gobernador Alfredo Cornejo en persona escuchó el discurso de Pedro Sánchez en el prestigioso museo español ya que, justamente, viajó para fortalecer la promoción turística de la provincia a nivel mundial.

Las referencias de Cornejo a la necesidad de nuestro desarrollo turístico son constantes... y bien fundadas según los datos positivos que arrojan los arribos de visitantes y la dinámica económica que genera un sector que supera a la vitivinicultura en peso en el PBG.

Entre enero y noviembre llegaron a la provincia 110.000 turistas extranjeros, un 32,4% más que en 2017, según datos oficiales del Indec. El aeropuerto local El Plumerillo fue, además, el más activo fuera de Ezeiza y Aeroparque ya que se posicionó en ese periodo como el que más vuelos con turistas internacionales recibió, seguido por Córdoba con unos 80.000 y Rosario, con unos 30.000.

La noticia es, en la tierra del vino, para descorchar, pero también para estar atentos a que, efectivamente, se traduzca en un desarrollo sin inequidades económicas ni sociales. Un tipo de cambio competitivo después de la brutal devaluación del año pasado tienta a los visitantes extranjeros, que pueden hacer valer su dinero al disfrutar de su estancia en Mendoza. Sin embargo la fiebre del dólar puede generar que algún que otro vivo quiera subirse a la onda de la bonanza con precios abusivos que, en última instancia, terminan perjudicando a los mendocinos en general ya que no pueden acceder a la oferta gastronómica, por ejemplo, como a la imagen de nuestra provincia como un destino “caro”.

Caso aparte es el del enoturismo, la estrella del desarrollo del sector en nuestra provincia junto con el Aconcagua. Cada vez más bodegas abren sus puertas con tentadores menúes y alojamiento a los visitantes, pero son contadas con los dedos de media mano las que lo hacen con valores accesibles para las condiciones de ingreso del promedio de los mendocinos. Además crece el “turismo encapsulado”, con turistas extranjeros que son recogidos en el aeropuerto y llevados en un transfer privado directo a la bodega, desarrollando su experiencia solo en la zona de viñedos, lo cual le quita oportunidades al comercio y la gastronomía de otros puntos de la provincia.

A nivel social también hay, según lo señalan los propios empleados del sector, una deuda del turismo (sobre todo el premium) con el recurso humano. En muchos casos “experiencias del vino” 5 estrellas solicitan trabajadores bien preparados para atender al turista, con excelente presencia, predisposición y manejo de idiomas si es que no también traslados a zonas alejadas, a cambio de un sueldo promedio de comercio del Centro.

Mendoza está en franco crecimiento como destino turístico y los ojos del mundo se posan cada vez más en ella. Dependerá de los propios actores privados el velar por mantenerse en la vía del ascenso sostenido y del Gobierno, estar atento para evitar “disfunciones económicas y sociales” que deriven en un impacto negativo de la industria sin chimeneas.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?