Un año de fracking “verde”: balance positivo para el Gobierno

A 12 meses de la promulgación del decreto que regula cómo evaluar ambientalmente la fractura hidráulica, desde el Ejecutivo destacan que el desempeño de la actividad “superó las expectativas”.

Avatar del Cristian Avanzini

cristian avanzini

El balance "superó las expectativas" según Guiñazú.

Gobierno de Mendoza

El desarrollo del fracking en la provincia bajo la regulación ambiental dispuesta hace un año “superó las expectativas” del Gobierno, aunque los resultados “demoran en darse por la lógica misma de la actividad”.

En marzo de 2018 el gobernador Alfredo Cornejo promulgó el decreto 248/18 que regula cómo evaluar ambientalmente una operación de fractura hidráulica en Mendoza. Hoy, 12 meses después, el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, considera que la apuesta fue correcta a partir de un balance positivo respecto de los objetivos planteados.

“Sabemos que el desarrollo de una actividad de esta naturaleza lleva tiempo tiempo, más en un lugar como Mendoza donde el conocimiento de la geología todavía está en un estado preliminar, pero la empresa que solicitó los permisos ambientales ha cumplido con todas las inversiones y está incrementando las inversiones comprometidas”, señaló Guiñazú.

El funcionario se refiere a la petrolera El Trébol, que inyectó unos US$ 125 millones para la explotación que comenzó en agosto en el cerro El Pencal, dentro del Puesto Rojas.

Allí mismo la empresa espera explotar otros 12 pozos una vez obtenido el visto bueno del Estudio de Impacto Ambiental previsto en el decreto en cuestión.

“Ya tenemos además el pedido informal de dos nuevas concesiones para extracción no convencional en la zona sur de Malargüe”, agregó Guiñazú, quien valoró que “se están cumpliendo las expectativas que eran las de de ir poco a poco desarrollando y abriendo este horizonte nuevo productivo en Mendoza.

“Los resultados demoran en darse, lo cual es lógico en una actividad de esta naturaleza, pero hasta ahora se han cumplido y sobrepasado las expectativas que teníamos”, agregó el funcionario.

Balance ambiental

Además de ponderar el saldo positivo en cuanto a las inversiones en operaciones de fractura hidráulica Guiñazú subrayó que desde la entrada en vigencia del decreto ambiental no se detectó ningún tipo de anomalía. “Desde le punto de vista ambiental con gran satisfacción vemos que las operaciones han sido impecables; no hemos tenido ningún tipo de problema”, destacó .

“Hemos cumplido con todos los aspectos indicados en el decreto reglamentario, con lo cual reafirmamos nuestra posición de que esta es una operación absolutamente compatible con el tipo de ambiente que tiene la provincia y con el resto de sus actividades productivas”, cerró Guiñazú.

El Gobierno confía en el desarrollo de la actividad como seguro de futuro para la provincia, ya que el sector hidrocarburífero representa casi el 7% del Producto Bruto Geográfico (PBG) y la producción de crudo tradicional ha mostrado una caída marcada en la última década. Las inversiones en la “lengua mendocina” de Vaca Muerta pueden, entonces, representar una oportunidad para revitalizar la actividad y garantizar un escenario promisorio en el mediano plazo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?