Inflación: dos aumentos en dos días complican la baja

Los datos de junio calmaron la expectativa del mercado, pero el ajuste de YPF impactará en julio. En Mendoza se suma además el incremento del 16% en la luz.

Avatar del Cristian Avanzini

cristian avanzini

a las naftas en mendoza se suma el aumento de la luz.

ALF PONCE / MDZ

La inflación comenzaba a ceder, a decir por la expectativa en baja que expresó el mercado al cierre de junio. Sin embargo julio arrancó con un doble cross energético que complicará el panorama tanto en el país como en la provincia.

El lunes YPF remarcó sus surtidores en un 2,5% en promedio, y detrás fueron sus competidores acompañándola. Consumidores y empresas masticaron la bronca al cargar combustible aunque desde el Gobierno enviaron un comunicado con aclaraciones que sonaron casi a tener que “agradecer” a las petroleras por su benevolencia ante lo dispuesto por la reglamentación del impuesto a los combustibles líquidos.

El aumento “tendría que haber sido del 11,8% por litro, de acuerdo a la normativa vigente que toma para su actualización la suma de la inflación de los tres meses anteriores”, señaló la secretaría de Energía de la Nación en un comunicado de prensa.

De esta forma se consumó el sexto aumento en las naftas en lo que va de año, que implica un ajuste en torno a los $8 por litro de súper.

Al mal trago hidrocarburífero se sumó al día siguiente otro golpe en Mendoza: un aumento del 16% en la tarifa eléctrica por el ajuste en el Valor Agregado de Distribución (VAD) que corresponde al servicio de las empresas. Aquí también el Gobierno local se apuró a aclarar que se trata de un ajuste mínimo si se tiene en cuenta que las compañías pedían una suba del 45%.

El doble impacto energético se hará sentir en la inflación de julio por el efecto cascada que este sector tiene en toda la cadena de valor, de la producción a la distribución y el consumo final.

El combo atenta contra la tendencia a la baja que mostró el IPC de la provincia del pico del 4% de febrero al 3% de mayo.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza los últimos días de cada mes el Banco Central reveló en junio una tendencia a la baja del 31% a 30% para los próximos 12 meses. Los especialistas creen que el IPC nacional del mes pasado se ubicó en torno al 2,6%, lo que ratificaría la curva descendente que, con cautela, comienzan a celebrar en la Casa Rosada.

Sin embargo los golpes del combustible y la tarifa de la luz en Mendoza comprometen la tendencia y podrían recalentar la inflación de julio.

Por lo pronto el Gobierno se sienta en la buena noticia de un dólar en calma para pensar en algunos meses sin turbulencias de cuidado. Al menos, hasta octubre.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de junio:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?