Candidatos de servilleta en la era de los datos abiertos

Los cierres de listas para las PASO dejaron un centenar de nombres en listas que sirven para cumplir con trámites legales pero no para que el mendocino conozca formación, trayectoria y proyectos de sus futuros representantes. La vieja política a contracorriente de la información pública.

Avatar del Cristian Avanzini

cristian avanzini

Las listas no ofrecen al ciudadano detalles sobre los postulantes.

Imagen ilustrativa de archivo.

El cierre de listas para las PASO provinciales el sábado pasado dejó, además de heridas y reproches intrapartidarios, un tendal de nombres en listas sábana que nada dicen al mendocino que necesita conocer quiénes son los que pretenden representarlo.

Las fuerzas políticas cumplieron con el requisito legal de entregar las listas de precandidatos a intendencias, concejos deliberantes y la Legislatura antes del último minuto del 20 de abril. El centenar de nombres hizo las delicias de analistas políticos y ciudadanos de a pie que disfrutan de debatir sobre la “rosca” el domingo, pero poco para el elector crítico.

Las listas reproducidas en los medios eran simplemente eso: nombres en planillas sin más. En la era de la transparencia, la información pública y los datos abiertos esto resulta inconcebible de cara a los electores, quienes merecen conocer al detalle quiénes son estas personas que aparecen en las listas.

Una política moderna exige a los partidos estar a la altura de las circunstancias. Ejemplo de ello hubiera sido poner a disposición de los ciudadanos los listados en internet con información detallada de cada precandidato, su formación académica, experiencia laboral, trayectoria política y sus propuestas en caso de acceder al cargo para el cual se presentan. Al mismo tiempo, deberían disponer de espacios virtuales unificados para que sus potenciales votantes eleven sus propias dudas y necesidades ya que internet llega a más hogares que las recorridas de campaña y los timbreos.

De lo contrario pueden pensarse, al menos, dos cosas: que las listas son resultado de tejes y manejes resueltos a último minuto sobre una servilleta bajo negociaciones de cargos y puestos de poder; o que a los partidos les sigue conviniendo la vieja política con las mañas de las listas sábanas en la que conviven idóneos, arrimados de ocasión, amigos y familiares.

Mientras de cara a los mendocinos cada fuerza busca despegarse bajo su propia identidad recordándole al otro errores del pasado o del presente, todas fracasan de cara al elector quien, a dos meses de ir a las urnas a elegir a sus candidatos a  gobernador, intendente, concejales, diputados y senadores, no cuenta con la información imprescindible para un voto informado. Es responsabilidad de los partidos no solo hacer públicos los CV de sus precandidatos sino, además, de promover el acceso de los ciudadanos a la información.

Así como viralizan sus recorridos de campaña, sus fotos de unidad y hasta sus chicanas, bien deberían hacer lo propio con los datos, experiencia y propuestas de sus precandidatos. Mientras esto no suceda la vieja política seguirá prevaleciendo sobre la que exige el siglo XXI y merecen los ciudadanos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?