¿Y vos? ¿A qué renunciarías para volver a tener un país en orden?

El proceso de orden en la Argentina está costando y le pega duro a todos, especialmente a la clase media. En ese camino todos piden mejoras, pero nadie está dispuesto a ceder nada. ¿Vos qué cederías?
Avatar del

Edu Gajardo

1/2
¿Y vos? ¿A qué renunciarías para volver a tener un país en orden?(publicada por Infobae)

¿Y vos? ¿A qué renunciarías para volver a tener un país en orden? | publicada por Infobae

¿Y vos? ¿A qué renunciarías para volver a tener un país en orden?(publicada por Infobae)

¿Y vos? ¿A qué renunciarías para volver a tener un país en orden? | publicada por Infobae

Hace algunos días me encontré en un viaje en Trole haciéndome una pregunta clásica de un capítulo del Chapulín Colorado, "¿y ahora quién podrá defendernos?". La respuesta es dura, pero real. Nadie nos defenderá, nos tenemos que defender solos y está en nosotros comenzar a cambiar algunas cosas.

Es que las críticas de Cornejo al gobierno nacional y hacia Aranguren tuvieron una respuesta durísima y demostraron que no hay pie atrás con las medidas correctivas que está llevando adelante el gobierno nacional. Sin vuelta atrás no queda otra solución que nosotros también pongamos en orden las cosas en las que podemos llegar a "sacar una tajada", "nos beneficiamos" o "abusamos del sistema".

La semana pasada una persona fue a la empresa que presta los servicios de energía eléctrica porque compró un departamento y quería hacer el cambio de titularidad. Hasta ese día nunca miró con detenimiento la factura de la luz, como muchas personas, ni tampoco sabía que tipo de cliente era. Pero cuando estaba allí le hicieron una pregunta que no todos responderían de la misma manera.

En ese instante recién se dio cuenta que era beneficiaria de una tarifa social porque la antigua dueña de su casa era una jubilada. Entonces, si hacia el cambio de titularidad perdería ese "beneficio" y las facturas tendrán de manera inevitable montos más altos. Entonces decidió, igualmente, hacer el cambio y hacerse cargo de la factura que le corresponde y no hacer uso de esa tarifa social. No le sobra un peso y ha sentido los golpes de las tarifas, pero había una cuestión moral y de responsabilidad de hacer lo correcto por el bien de un país.

Aunque parezca una cuestión mínima, es un paso que da un ciudadano común para intentar que las cosas se pongan en orden y tener una economía más sana, con inflación más baja y con mejores condiciones para todos. Sin embargo, para eso es necesario terminar con los círculos viciosos donde "el más vivo" saca un beneficio y donde estamos acostumbrados a que todos nos caiga de arriba.

Ahora la pregunta es qué haríamos nosotros en ese caso, nos quedamos con el subsidio o renunciamos y acomodamos la tarifa.


En "El Mecanismo", la serie de Netflix que trata sobre el Lava Jato y el caso Odebrecht en Brasil, dejan en claro una cuestión que caracteriza a las sociedad que tienen incrustada la corrupción y es que ese mecanismo existe tanto en los altos niveles como en la vida cotidiana. En las grandes empresas del Estado, pero también -por ejemplo- en el que te instala un servicio y te cobra por fuera para solucionarte más rápido un problema o el ciudadano que se aprovecha del sistema, el monotributista millonario o el que pide una tarifa social.

Todos pedimos soluciones y que las cosas mejoren, pero no queremos que nos toquen ni un peso y que las soluciones sean mágicas, pero así no es como las cosas se arreglan.

¿Y vos?¿A qué estarías dispuesto a renunciar?