¿Y los legisladores cuándo le piden disculpas a los jubilados?

Hace un año se voto y ahora vemos los resultados. La reforme previsional claramente fue en perjuicio de los jubilados y sería justo que los legisladores, como lo hacen las pocas veces que hacen algo positivo, también salgan a hacer un mea culpa por pegarle bajo a nuestros abuelos.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

¿Y los legisladores cuándo le piden disculpas a los jubilados?

Ya pasó un año y vemos los resultados de lo que fue la reforma previsional que el Gobierno promovió y logró aprobar en el Congreso con el apoyo mayoritario del oficialismo y la ayuda de algunos aliados. Con los números sobre la mesa para nadie es un misterio que el cambio de la fórmula fue en perjuicio de los jubilados que perdieron más del 15% del poder adquisitivo que tenían hasta el diciembre del año pasado y que en ese momento ya era bastante insuficiente.

Por si no recuerdan, y haciendo el cuento corto y a grandes rasgos, se cambió la fórmula de los reajustes que estaba ligada a la recaudación y además se cambió el período de aumentos de semestrales a trimestrales. Una fórmula que permitió "ahorrar" $100.000 millones y que aseguraban era la acertada, pero en una administración que prometía un 15% de inflación.

Considerando que hubo bastantes reparos y que el Gobierno y muchos legisladores -incluidos todos los oficialistas mendocinos- aseguraron que los jubilados no perderían ni se verían perjudicados por la reforma, sería bueno que alguno de ellos hoy saliera a hacer un mea culpa. La cuestión es que nada de lo que proyectó el Ejecutivo se cumplió y poco después de que se aprobara la reforma vino esa conferencia de Marcos Peña en la que subió la meta de inflación al 18% (quedó algo corto) y que generó toda la incertidumbre y descalabro económico que terminó con el pedido de ayuda al FMI.

Tal como lo hacen cuando logran una buena (que son pocas) y salen a mostrarse antes los medios, los legisladores nacionales deberían pedirle disculpas a nuestros viejos que tuvieron que ver cómo la inflación en 11 meses acumuló un 43,9% a nivel nacional y ellos recibieron aumentos por 28,5% (5,7% marzo, 5,7% junio, 6,7% septiembre y 7,8% diciembre). Es decir, aún faltando la inflación de diciembre ya perdieron un 15,4% respecto a la suba de precios registrada por el Indec.

Si fue tan desastroso, por qué aún no tenemos a ninguno de nuestros legisladores pidiendo por lo menos una disculpa por una decisión muy mala. Acaso sólo cuando es necesario un voto caminan las calles y el resto del tiempo se dedican a las operaciones partidarias que los benefician a ellos y a todos los que tienen viviendo de "la teta del Estado". Deberían hacerlo hecho ya, considerando que alguno incluso están anunciando una candidatura y seguramente tendrán que encontrarse con jubilados que la están viendo fea y que seguirán perdiendo en los próximos meses.

Es que aún considerando el próximo aumento, que se hará efectivo en marzo y que -según proyecciones- podría rondar estar por encima del 11%, los jubilados seguirán perdiendo poder adquisitivo. El Gobierno le prometió al FMI una inflación acumulada de hasta el 6% en los primeros tres meses del año. Si los sumamos al 2018 llegamos a superar el 50% en quince meses, el mismo tiempo que tiene la reforme y en el cual los pensionados estarían superando apenas el 40% y seguirían 10 puntos por debajo del aumento de precios.

Aunque la fórmula anterior tenía errores y no era la mejor para un país ordenado, por lo menos no les hacía perder ya que en 2017 aumentaron sus haberes en un 27% contra una 24,9% de inflación.

La cuestión de fondo es que seguimos siendo una sociedad que castiga a sus viejos y le hace muy difícil vivir y sobrevivir. Claramente todos tenemos una parte de culpa por el país que tenemos, pero hay quienes asumen una responsabilidad mayor por voluntad del pueblo (o de los partidos en las listas sábana) y se les paga muy bien por hacerlo. Por ende, también deben ser capaces de hacer un mea culpa cuando las cosas no se hacen bien y hay una parte fundamental de la población que se ve afectada.

Por si eso fuera poco, el fallo de la Corte Suprema que favorecerá a los jubilados recién comenzará a hacerse efectivo en algunos años, como si nuestros abuelos tuvieran mucho tiempo para esperar. A veces la política y la Justicia tienen que pensar en los que menos tienen, dejar de mirarse el ombligo y apurar algunos beneficios de la misma forma que apuran los ajustes de sus dietas y otros proyectos a los que les quieren sacar algún rédito.

Por ahora, los jubilados seguirán sufriendo un país que no los cuida y nos los respeta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?