¿Vamos a ahogarnos en un vaso de agua?

El cambio climático está a la vista. En ocho años, las lluvias casi se duplicaron. Mendoza, ante un desafío sin precedentes.
Avatar del

Santiago Montiveros

1/2
¿Vamos a ahogarnos en un vaso de agua?(Alf Ponce / MDZ)

¿Vamos a ahogarnos en un vaso de agua? | Alf Ponce / MDZ

¿Vamos a ahogarnos en un vaso de agua?(Alf Ponce / MDZ)

¿Vamos a ahogarnos en un vaso de agua? | Alf Ponce / MDZ

¿Qué vamos a hacer con Mendoza? No podemos seguir desarrollándola, ampliando las zonas productivas y construyendo, bajo los paradigmas históricos. Como dice el eslogan de MDZ Radio, debemos pensar de otra manera. ¿Seguimos siendo una zona desértica? A la luz de los hechos, vamos hacia un escenario muy distinto.

En los últimos años, el promedio de lluvias anuales fue incrementándose. En 2008, las precipitaciones fueron de 198 milímetros; ese número subió a 218 en 2010, hasta alcanzar los 348 milímetros el año pasado. Y hoy, el día más lluvioso en los últimos dos años, precipitó el agua que suele caer en 3 meses.

Casas inundadas, calles intransitables y daños en estructuras que no fueron pensadas para los niveles de lluvias que estamos sufriendo. Hay evacuados que no pueden regresar a sus viviendas, como si estuviésemos a la vera de un río: consecuencias de un cambio climático que tendrá otras aristas en la provincia.

Parece paradójico, pero pese a las persistentes lluvias, se espera que falte agua para los cultivos, ya que las nevadas serán cada vez menos intensas y los ríos, producto del deshielo, disminuirán su caudal. Si bien ya hay algunas gestiones para contrarrestar esto, como la construcción de mini diques que permitan almacenar agua en época de escasez, aún no hay señales de un plan integral a largo plazo.

Se necesita conocimiento en las autoridades a cargo de encarar quizás la misión más importante de la historia de Mendoza. Y surgen algunas dudas a la luz de algunos hechos. Hoy, el Senado confirmó al agrimensor Sergio Marinelli como superintendente general de Irrigación. ¿Está a la altura del cargo? Deberá demostrarlo desde el minuto uno de su gestión.

Las calles intransitables, los autos dañados y las viviendas inundadas no son un daño en sí mismo, son señales de este cambio climático que pone a la provincia otrora desértica ante un desafío sin precedentes.

Entrevista con el licenciado en Ciencias de la Atmósfera Nicolás Rivabén, en el programa "Lo demás es lo de menos" (MDZ Radio):