Tampieri y su "De polen y cenizas"

Avatar del

Elia Bianchi de Zizzias

1/2
Tampieri y su "De polen y cenizas"

Tampieri y su "De polen y cenizas"

Tampieri y su "De polen y cenizas"

Tampieri y su "De polen y cenizas"

 Susana Tampieri acaba de presentar su libro "De Polen y Cenizas" , en el stand de la provincia de Mendoza,editado por la Dirección de Cultura de Mendoza.

La presentación estuvo a cargo de la diputada nacional Norma Morandini, nadie mejor para dar su testimonio de la novela, por sus cualidades intelectuales, su permanente compromiso con el país, por su historia, por sus dolores.

Comentar tu obra, es tratar de realizar una síntesis casi imposible de las historias vividas en nuestro país, para los que nacimos entre las décadas del 30 o 40, cuando aún vivían nuestros abuelos inmigrantes y nos fascinaban con los relatos de tierras lejanas.

Catalogar tu novela en un género literario sería poner límites a la experiencia vivida, al conocimiento veraz de parte de nuestra historia, a la riqueza de tus reflexiones que, sin lugar a dudas , abrevan en lo mas selecto de la literatura universal y que dan un brillo oportuno a las palabras de tus personajes. Un lenguaje cuidado que evidencia un conocimiento académico de tiempos y sintaxis, pero que, a la vez es, claro y contundente.

La historia comienza en 1.891, cuando familias de inmigrantes piamonteses, bologneses y judíos rusos llegan a la Argentina, viviéndola como tierra prometida y huyendo de los espantos de guerras y persecusiones: los Bassanelli, los Sacchi, los Feiner y los Syrkin inician una aventura familiar que los lleva a instalarse en distintas regiones del país, con anhelo de formar una familia en la que la educación y el esfuerzo del trabajo sería su desafío más profundo y así lo hicieron.

La vida de estos singulares personajes, con sus grandezas y mezquindades , van hilvalando un relato en el que se entrecruzan culturas diferentes, desencuentros religiosos, prejuicios , triunfos y desencantos. "Crisis morales", que destruyen familias y empresas con la hipocresía de dos mundos diferentes y pendulares. "Los buenos y los malos", "Nosotros y los otros" . Paralelamente, deviene la historia de nuestro país , a partir de la mención de hombres como Mitre , Lisandro de la Torre, Sarmiento, Alvear, Leandro Alem, Irigoyen. El gran festejo del Centenario de la Independencia se entrecruza con los movimientos anarquistas y los movimientos revolucionarios.

El amor está presente en los personajes de Mario Bassanelli y Esther Feiner. La autora narra, con maestría, una relación signada por las diferencias de posición. Los Bassaneli han construido un imperio industrial en Córdoba,católicos a ultranza, y Esther, una culta mujer de ascendencia judía, que resultará uno de los personajes más entrañables de la novela.

Esther se encuentra envuelta en circunstancias familiares y por su espíritu crítico y comprometido, en los avatares de la "Decada infame" , de los imperios de Mussolini y las dictaduras Hitlerianas. El espanto se apodera de ella cuando revive dramas del holocausto, la persecusión a los judíos y el ingreso de nazis a la argentina protegidos por Perón (1.945 Con un rigor histórico, Tampieri describe los episodios políticos-sociales que se inician en la Secretaría deTrabajo y luego, con el Estatuto del Peón, la connivencia de la Iglesia Católica con el General de los primeros tiempos, porque estos escenarios van marcando la vida de sus personajes. La crisis de la industria de los Bassanelli, que traerá aparejada una crisis aún mayor, de destrucción de la familia, por la corrupción, la hipocresía, las infidelidades.

Sin lugar a dudas, cada personaje merece una presentación especial, tan intensa y compleja es su participación en la trama de la novela.Sin embargo, prefiero centrarme en la vida de Sandra, la hija de Mario y Esther.

Sandra representa a la mayoría de los jóvenes idealistas de aquellas épocas. parece irreconciliables. Busca refugio y respuestas en los libros de autores en los que se identifica con sus experiencias sentimentales y su búsqueda de sentido. El Werther de Goethe encarna su ideal romántico y trágico a la vez. En su diario va volcando sus emociones: su dolor, su ira, su desobediencia, sus desencantos, la apasionada defensa de su libertad.

En las escuelas de la dictadura peronista, se destaca por su inteligencia, sin embargo, debe padecer las injusticias de no "pertenecer"al partido gobernante.Además , la discriminación por no ser doblegada a aceptar los slogan oficiales y las clases de religión obligatorias. Su fina sensibilidad le permite comprender la fuerza de un poder dictatorial que convierte a los ciudadano en súbditos del régimen. Tanto en su paso por la secundaria , como en la universidad , tomada por los ultramontanos, franquistas, exponentes de dialécticas fascistas, defenderá con coraje el ideal de la Reforma de 1.918

Sandra sabe de las fiestas con las que Perón agasajaba a las chicas y chicas de la UES, un holgorio continuado , la persecusiones de la CGU y de los "veedores" o los "tiras", espías que perseguían a los estudiantes que se oponían a la "Doctrina". Escribe en su diario " Toda esta farsa me mortifica. La escuela que me forma me obliga a mentir.Guardaré estos apuntes porque estoy segura de que en algún momento , aunque yo sea muy vieja, podré mostrarlos en ina Argentina diferente. Tal vez los chicos de entonces no quieran creer estas cosas que vivimos"

El Manifiesto Liminar se transforma en su credo "Los dolores que quedan son las libertades que faltan".

El relato termina en 1.955, con los héroes del "Cordobazo".

Ciertamente , estamos en presencia de una novela conmovedora, didáctica que desafía a los de nuestra generación a la memoria sin máscaras y a los jóvenes de hoy a conocer el principio de la grieta que hoy nos divide nuevamente .

Finalizo este, con una cita que Susana recrea de un poema, poco conocido quizás, de Ricardo Guiraldes:

"¿Cómo podría loar la audacia y ser modesto? ¿Cómo podría cantar la libertad y ser sometido?¿Cómo podría cantar el valor y ser temeroso?¿Cómo podría cantar la libertad, enmascarándome? Para poder ser sufuciente , necesario es no haber pedido. Para no pedir , es necesario bastarse.¿Qué autoridad lleva mi mano?Ninguna. Ni tengo quién me lleve ni quiero ser llevado".

Elia Ana Bianchi Zizzias