Ser radical y no saber por qué

Un militante del radicalismo reflexiona acerca de las bases que constituyen a este partido en Argentina.
Avatar del

Leandro Volpe

1/2
Ser radical y no saber por qué

Ser radical y no saber por qué

Ser radical y no saber por qué

Ser radical y no saber por qué

La UCR está atravesando una de las peores crisis de su historia. Algo para nada casual.

Si bien el partido centenario nunca tuvo un programa definido en materia económica, si tuvo sus fervientes defensores del intervencionismo estatal en las cuestiones económicas.

Luego de la estafa que fue la Alianza, al triunfar el ala conservadora de la UCR, no hubo recambio progresista. Digo estafa, y me hago cargo, porque De la Rua engañó a sus votantes diciendo que iba a dejar de hacer todo lo que hizo Menem y terminó profundizando sus medidas de ajuste.

No hubo recambio, se terminaron los talleres de formación política y se transformó el partido en una herramienta netamente electoral, y en sus comités sólo funcionaban (y funcionan) los llamados "equipos técnicos" para afrontar los comicios.

>

¿Formación y discusión ideológica? Bien, gracias.

Es por eso que muchos jóvenes (y no tan jóvenes) radicales no saben el porqué de su simpatía con la UCR. Los más, por el hecho de ser hijo de tal, otros, porque le caía mal la "Yegua" que hablaba en cadena nacional todos los días. También están aquellos que, por ahí, con formación académica llevan a cabo timidamente, discusiones ideológicas, intentando sostener algunas banderas, pero sin lograr evitar caer en contradicciones en la práctica.

Pero ojo, siempre está la "pesada herencia" disponible para "justificarlos".

Volviendo al tema de la crisis del partido, y haciendo algún análisis historiográfico del asunto, nunca antes se vio a la UCR llevarse tan bien con un gobierno netamente de Derecha. Lo paradójico es que los tipos se creen gobierno, pero no lo son! Sus legisladores se rasgan las vestiduras defendiendo el ajuste, los tarifazos, la transferencia de recursos a los sectores concentrados, etc. en los ámbitos que pueden hacerlo, a cambio de migajas.

En este proceso de despolitización de la sociedad, que está llevando a cabo el gobierno, la dirigencia de la UCR parece no hacerse mucho problema.

El partido de Além fue por muchos años, una herramienta nacional y popular, que velaba por los desposeídos. Esa herramienta hoy es cómplice y parte de una nueva ola neoliberal en nuestro continente, de los mismos creadores de la Operación Cóndor y el Consenso de Washington.

"Sigan ideas, no sigan a los hombres" dijo el padre de la Democracia. Yo le agregaría, "tampoco a los partidos". ¿De qué sirve pasarse la vida intentando cambiar un partido político si lo que realmente queremos transformar es la sociedad?

Es tarea de aquellos radicales, que poseen una cierta sensibilidad social, que sienten que los derechos de los desposeídos están siendo vulnerados, dar realmente el salto para la construcción de una sociedad más justa. Dejar de lado la melancolía que, a veces, ata a las personas a partidos, en este caso, por tradición y no por convicción.

En el Campo Nacional, Popular y Democrático los estamos esperando.

Leandro Volpe, Secretario General de Los Irrompibles Mendoza - Radicalismo Popular