¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta

El enfrentamiento por el enfrentamiento mismo llega en algunos casos a situaciones ridículas. ¿En serio utilizamos la preocupante situación del ARA San Juan para insultarnos?
Avatar del

Federico Croce

1/9
¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta(web)

¿Qué nos pasa? Hasta el submarino tiramos en la grieta | web

La situación del submarino ARA San Juan no me deja dormir. 

Pero a la preocupación y congoja que siento por los 44 compatriotas perdidos y por sus familiares, -y que seguramente comparto con la mayoría del pueblo argentino que va empapándose minuto a minuto de las noticias, siguiendo con atención cada flash informativo, cada parte oficial de situación- debo sumarle una profunda tristeza porque veo políticos, periodistas, militantes, intelectuales, argentinos que utilizan esta situación para dividir, para juzgar, para criticar al otro, para ensanchar "la grieta".

"Te vi amargado y poniendo 'Je suis Charlie' en tu muro; pero por el ARA San Juan no ponés nada", leo por ahí. "Muchos argentinos muestran apatía en las redes por el tema del submarino", dicen algunos periodistas. Yo me pregunto... ¿Qué hay que hacer para mostrar empatía con los familiares o preocupación por esta situación? ¿Cómo ayudar en este momento si no es rezando -los creyentes-, o dirigiendo nuestra energía, nuestros mejores pensamientos y deseos hacia los perdidos y hacia quienes los buscan? 

Para algunos, pareciera que directamente cualquier tema viene bien para seguir zanjando diferencias. ¿Y cuál es el plano en el que las discusiones y las acusaciones siguen a flor de piel? Las redes sociales. Facebook. 

Hace pocos días, diario Clarín publicó una encuesta realizada por la consultora Solo Comunicación, en donde se determina que la red social Facebook es, de todos estos espacios virtuales de manifestación de opiniones, el primero en cuanto a solidificación y visualización de la grieta política.

El trabajo de "Sólo Comunicación" consistió en un cuestionario telefónico, y se tomaron 1.250 casos, con un margen de error de +/- 2%. El universo lo conformaron personas residentes en la provincia de Buenos Aires, de ambos géneros, y mayores de 15 años. ¿El primer dato específico? Casi seis de cada diez entrevistados considera que las redes sociales profundizan las diferencias, opinión que aumenta a medida que crece la frecuencia de uso de las redes. A continuación, más conclusiones:

¿Es necesario que en estos momentos de desasosiego, de angustia, nos juzguemos entre nosotros y nos midamos con la vara de Facebook para saber si nos importa más o menos la vida de los 44 tripulantes? 

¿En serio creemos que solamente una publicación en nuestro muro con carita triste o mensaje emotivo es lo que marca nuestra argentinidad en estos momentos? ¿Uno que en su momento se manifestó preocupado por Siria, o se apenó con los ataques terroristas en Francia o España pero que olvidó poner algo en su página de Facebook sobre la situación del submarino... es un insensible, o un vendepatria?

Me harta la grieta. Estoy cansado de este extremismo ideológico, de este fanatismo que "se come" todo el sentido común de la mente de tantos argentinos.  

¡Basta de peleas absurdas! Ojalá nuestras oraciones, nuestra buena energía, nuestro pensamiento, nuestra vibra estén enfocados en el logro de un final feliz a esta terrible situación.