¿Por qué tiene que seguir existiendo la Reina de la Vendimia?

Sigue el debate: ¿Para qué sirve "tener" una reina? ¿Cuál es su rol? ¿De dónde viene la idea de elegir a una chica para que sea "soberana vendimial"? Opiná vos, lector.
Avatar del

Federico Croce

1/6
Las soberanas vendimiales y el gobernador Cornejo.(Alf Ponce / MDZ)

Las soberanas vendimiales y el gobernador Cornejo. | Alf Ponce / MDZ

Las Reinas 2016.(Pachy Reynoso/MDZ)

Las Reinas 2016. | Pachy Reynoso/MDZ

Las reinas departamentales en el último Acto Central.(Pachy Reynoso/MDZ)

Las reinas departamentales en el último Acto Central. | Pachy Reynoso/MDZ

Hace unos años, las reinas de la Capital dieron la nota con un piletazo.(Pachy Reynoso / MDZ)

Hace unos años, las reinas de la Capital dieron la nota con un piletazo. | Pachy Reynoso / MDZ

¿Por qué tiene que seguir existiendo la Reina de la Vendimia?(Pachy Reynoso / MDZ)

¿Por qué tiene que seguir existiendo la Reina de la Vendimia? | Pachy Reynoso / MDZ

¿Por qué tiene que seguir existiendo la Reina de la Vendimia?(Alf Ponce / MDZ)

¿Por qué tiene que seguir existiendo la Reina de la Vendimia? | Alf Ponce / MDZ

Siguen adelante las elecciones departamentales de las Reinas de la Vendimia. Y entre los periodistas que cubrimos año a año esta fiesta, hay un dicho que en la última década se ha convertido casi en una ley: "No hay Vendimia sin quilombo".

No hablo de los líos políticos, de las marchas de protesta, de los reclamos o de los piquetes en el Carrusel. Hablo de las reinas peleadoras, de las conflictivas, de las intrigas en el hotel mientras conviven, de los dimes y diretes que producen. Hablo del chisme vendimial, bah.

Este 2017 ya dio para que en un departamento del Valle de Uco desairen a la ganadora y ni la saluden, en el Este haya acusaciones de campaña sucia y las reinas distritales armen guerra mediática en las redes sociales, en otro tilden de discriminatoria a la soberana, y en otro se arme la polémica por una "reina curvy".

Con este tema pasa un poco lo que plasmaba en la columna del fin de semana anterior: nos quejamos de las reinas, las insultamos, decimos que son ridículas... pero al mismo tiempo nos interesa lo que hacen estas niñas a tal punto de convertir en nota más leída cualquiera de estos chimentos.

Y entonces... ¿Cabe preguntarnos si tienen que seguir existiendo las Reinas de la Vendimia? La pregunta la contestamos solamente viendo el interés que producen y la importancia que los mendocinos a su figura. Se trata de un ícono histórico y cultural. 

El origen de la Reina

Según explicó en MDZ hace algunos años Patricia Rodón, periodista y escritora, hacia 1800 se había instituido una celebración anual en Mendoza llamada "Fiesta de las chinas", donde en galpones iluminados con candiles de grasa, inmigrantes y criollos se mezclaban con el rasguido de las guitarras, se disputaban las bellezas de las "chinas" y bebían vino nuevo.

"El origen de nuestra festividad tiene otro antecedente en 1913, cuando Mendoza fue elegida sede del Segundo Congreso Nacional de la Industria y el Comercio. Merced a la iniciativa del español José Trianez Díaz, se realiza por primera vez una fiesta, fuera del ámbito de las hileras donde los trabajadores celebraban el final de la cosecha tocando la guitarra, cantando y bailando cuecas y gatos cuyanos, para posteriormente elegir una joven entre todas las cosechadoras, que coronaban con racimos de uva siguiendo la tradición mediterránea", seguía Rodón.

La Reina, hoy

Wikipedia, que en materia de Fiesta Nacional de la Vendimia se ve que alguien ha tomado el trabajo de completar a conciencia, explica que la figura o función de la Reina y Virreina Nacional de la Vendimia, más allá de sus objetivos o ideas personales, es la de actuar como embajadoras de la provincia, representando a la misma tanto a nivel nacional como internacional, haciendo promoción de la actividad productiva y turística local. Para ello, cuentan con un cronograma de fechas o agenda en la que se manifiesta los distintos puntos o lugares geográficos que deberán recorrer o visitar a fin de llevar a cabo sus tareas.

Los sitios o países que comúnmente visitan son aquellos que están ligados a la vitivinicultura o aquellos en los que se encuentran potenciales empresas que invierten en actividades de la industria, transporte, entre otras.

¿Son o deben ser cosechadoras las reinas? No tiene sentido debatir algo así: antes lo eran, ahora el tiempo cambió. ¿Es necesario debatir la vida privada de cada Reina? Yo creo que no: su vida privada es la que tienen y al final de cuentas, en promedio, termina siendo representativa de la sociedad de la que forman parte. Y sus opiniones serán las que las catapulten o las hundan. 

Toda esta gran introducción es para explicarles que, aunque muchos citadinos no lo comprendan, las Reinas departamentales tienen un rol social que, guste o no, su comunidad le otorga.

Ellas surgen de los barrios, de las Uniones Vecinales, y es cierto que se convierten en un referente que puede hacer que se visibilicen problemáticas de los diferentes distritos de un departamento: desde ya cuando hablan, la prensa publica sus dichos.

Por supuesto, hay que pensar en una Vendimia que les brinde esos espacios, que genere la posibilidad de que se expresen, y que las chicas puedan mostrarse como jóvenes mendocinas preocupadas por su provincia y por su gente todo el año, y no solo este par de meses.

Hubo ejemplos: Reinas militantes por el agua pura y en contra de la minería, o reinas que se pronunciaron en temas como la problemática de la drogadicción en algunos departamentos, o la inclusión e igualdad a la hora de apoyar el matrimonio igualitario.

En la Ciudad quizás nos parece anacrónica la figura de la Reina de la Vendimia, pero en los departamentos, sigue siendo atesorada y su vigencia es plena. La sociedad que las llevó hasta el reinado distrital y departamental las siente propias: las quiere. ¿Hay, acaso, algún eslabón más legítimo para abordar cuestiones sociales? ¿Está bien que sirvan para algo menos trivial que exhibir su belleza? Yo creo que sí.

Temas
  • vendimia
  • Mendoza
  • fiesta
  • uva
  • vino
  • reina
  • corona
  • soberana
  • vendimial