¿Por qué a las reinas siempre nos falta "un poquitito más"?

Así como en el ajedrez la reina es considerada la pieza más relevante del juego detrás del rey, en la Fiesta Nacional de la Vendimia sucede lo mismo. ¿Aún no lo entendemos?
Avatar del

Muriel Del Barco

1/2
¿Por qué a las reinas siempre nos falta "un poquitito más"?(MDZ)

¿Por qué a las reinas siempre nos falta "un poquitito más"? | MDZ

¿Por qué a las reinas siempre nos falta "un poquitito más"?(MDZ)

¿Por qué a las reinas siempre nos falta "un poquitito más"? | MDZ

Aunque ustedes no lo crean hace unos años atrás, en el 2008 más precisamente, fui electa Reina Departamental de Luján de Cuyo. Sinceramente no era mi sueño, ni mucho menos. Pero fue una experiencia que se llevó a una nena y me entregó a una mujer.

Conocí ese escenario tanto por dentro como por fuera. Estuve del otro lado y con tan solo 20 años fue criticada, juzgada, menospreciada, tuve miedo y un sinfín de inseguridades. Y hoy, por esas cosas de la vida, me toca estar del otro lado, comunicando, dando a conocer a cada una de las candidatas, abriendo debates acerca del rol de estas jóvenes, discutiendo si la Fiesta Nacional de la Vendimia se trata o no de un concurso de belleza.

Podríamos discutir hasta el final de los días, pero lamento decirles que el debate que circunda alrededor de esta emblemática, cultural y social fiesta, no cesará jamás. 

Porque, le pese a quién le pese, la Fiesta Nacional de la Vendimia y la elección de su Reina tiene un valor inquebrantable en cada uno de los mendocinos. 

¿O acaso no te brillan los ojos cuando le contás a los turistas que la Fiesta Nacional de la Vendimia es la segunda celebración de cosecha más importante del mundo, detrás del Día de Acción de Gracias, en Estados Unidos, según el ránking realizado por la revista National Geographic? De hecho, no es la primera vez que Mendoza figura en las páginas de la National Geographic. En 2008, National Geographic Traveler publicó su puntuación anual de destinos turísticos, y de los 109 destinos, Mendoza obtuvo el número diez. Luego, en 2009 la colocó dentro de los 50 sitios del mundo que jamás deben dejar de conocerse.

Por ende, la importancia de esta fiesta no puede ponerse en duda. Es parte de cada uno de nosotros, es nuestra esencia, nuestro orgullo. Pero lo que sí podemos poner en duda, es cómo queremos que nos representen. Como pasa con nuestro intendente, con nuestro gobernador y hasta con nuestro presidente.

¿Cómo queremos que sea la embajadora de los mendocinos? ¿Qué queremos que haga?

Luego de haber portado una corona en mi cabeza y de haber escuchado a miles de jovencitas enfrentarse a este gran sueño, podría asegurar que a las reinas siempre nos falta un "poquito más". Representar a una provincia, al vino y a los mendocinos no es "tarea de bobos", todo lo contrario. Y ante la incapacidad de hacerlo, nos sentimos simbólicas y desdibujadas.

Una de las piezas más relevantes del juego

Qué diferente sería todo si las reinas, por ejemplo, se capacitaran durante algunos años (aprendiendo idiomas, ceremonial y protocolo, estudiando acerca de la historia, el vino y la cultura de nuestra provincia). Qué diferente sería todo si las chicas tuvieran como obligación culminar sus estudios antes de presentarse como candidatas. Qué diferente sería todo, si a estas "niñas" las eligiéramos de manera democrática para que puedan ejercer la potestad real.

Así como en el ajedrez, la reina es considera la pieza más relevante del juego detrás del rey, en la Fiesta Nacional de la Vendimia sucede lo mismo.

Entonces, ¿relevamos juntos el rol de estas mujeres para sentirnos bien representados o seguimos reduciendo esta figura a una "niña tonta" que lo único que sabe hacer bien es sacarse una foto en un evento protocolar?

Temas
  • vendimia
  • rol
  • mujeres
  • Mendoza
  • debate