Opinión Luego de la cumbre

Pasó el BID, vuelve la pelea con la Justicia

Cornejo está decidido a avanzar a todo o nada con la ampliación de los miembros de la Corte. El éxito de la cumbre de estos días no disipa el peor temor: que si no avanza a fondo con las reformas, muchos de los jueces que hoy no están de acuerdo con su política lo estarán esperando al final de su mandato.
Avatar del

Marcelo Arce

Pasó el BID, vuelve la pelea con la Justicia(Pachy Reynoso)

Pasó el BID, vuelve la pelea con la Justicia | Pachy Reynoso

Cuando en los próximos días se apaguen las luces del BID, Alfredo Cornejo volverá a una de sus obsesiones políticas: la reforma del Poder Judicial.

Con cierta justicia, el gobierno se golpeaba el pecho este fin de semana por lo que arrojó el evento internacional en el que Mendoza fue anfitrión y organizador.

Uno de los objetivos centrales que se habían planteado de antemano fue cumplido y era que este tipo de encuentro sirviera para consolidar la marca de la provincia en el mundo. Pero hubo otros resultados no tan esperados, pero igual de festejados.

La presencia aquí del presidente de la entidad, Luis Moreno, sirvió para garantizar que el banco seguirá adelante con la financiación de uno de los proyectos que al gobernador más le interesan ahora, como la reformulación de la ruta 82 (Panamericana), que se dirige al colapso tras la inauguración del demorado túnel de Cacheuta.

El BID no pagará toda la obra. Pero avanzará, según la promesa de Moreno, con la concreción de un préstamo de U$S 50 millones para poder financiar más de la mitad del costo estipulado.

Es curioso: "el mejor gobernador de la Argentina", como lo ensalzó a Cornejo esta semana el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el hombre fuerte de la política mendocina, quien acumula la totalidad del poder en la actualidad, tiene un temor. Y no ahora. Sino a futuro.

Cornejo está convencido de que si no avanza a fondo con los cambios dentro de la Justicia, muchos de los jueces que hoy no están de acuerdo con su política de reformas lo estarán esperando al final de su mandato.

Puede ser por alguna investigación por corrupción, aunque todavía no se ha presentado ninguna en Tribunales contra esta administración. Pero también por alguna denuncia con carga política que surja de aquí en más y que, descarta el gobierno, en algún momento llegará.

El camino será a todo o nada. El gobernador está decidido a seguir criticando a los jueces en público cada vez que entienda que sus fallos tienen un componente político. Esto, más allá de que que cada vez que sale a hacerlo desdibuja claramente la línea de la independencia de poderes.

La lectura es muy particular en ese sentido. En Casa de Gobierno están seguros de que una parte de la estructura del Poder Judicial, sobre todos los jueces más antiguos, cumple sus tareas sin el agregado de un contenido ideológico.

Está claro que la Octava Cámara del Crimen es la referencia gubernamental para buena parte de las críticas. Pero también cree que los magistrados más jóvenes, funcionan con una ideología vinculada a la aplicación del derecho que se transforma luego en militancia política al momento de dictar sentencia.

A los jueces Ramiro Salinas, Luis Correa Llano y Alejandro Miguel, de esa Cámara, les apuntó unos días antes de que todo brillara con el BID y después de que se archivara un pedido de jury su contra por la liberación de Nélida Rojas y su familia.

"Soy favorable a sanciones duras para jueces que actúan mal y la Octava Cámara del Crimen actúa mal, no sólo en esta causa sino en otras", dijo. El Gobierno acusa a los camaristas en este punto de tener un doble standard. Por un lado, como en el caso de la liberación de los miembros de la Tupac, de aplicar un criterio garantista.

Y por el otro, como en la pena durísima a 20 años de prisión que recibió el chofer que desencadenó la tragedia de Turbus, de dictar una sentencia exorbitante solo para responder a la fuerte presión social que el casi había generado.

Aquí habrá que ver si Francisco Sanhueza, el conductor del micro, pasará dos décadas en la cárcel y la condena "ejemplificadora y sin precedentes" terminará o no revertida en las instancias de apelación.

Los expertos en derecho penal que actúan en causas de accidentes de tránsito a nivel nacional han opinado que en nuestro país existen muchos antecedentes de condenas de este tipo por homicidio simple con dolo eventual que luego terminaron en homicidio culposo, o directamente excarcelando a los responsables.

"A puertas cerradas y cuando ya no hay presión pública por ese veredicto, los jueces actúan conforme a derecho y la pena se reduce drásticamente", es lo que coinciden abogados penalistas como Marcos Lara, con más de 30 años de experiencia en juicios por accidentes viales.

Cornejo no se atrevió a impulsar en su momento el jury en contra de los integrantes de la Octava Cámara y frenó a tiempo cuando tenía la decisión tomada.Pero eso no quitó que abogados ligados al oficialismo redactaran el pedido y luego se lo hicieran firmar a las víctimas de la Tupac."El Jury lo iniciaron las víctimas de la Tupac y no el gobierno. No ocultamos las cosas", se defendió el gobernador sobre este punto. Quizás no mienta. Pero tampoco dice toda la verdad sobre el asunto.

La mira hacia la Corte

La profundización de las reformas no tienen mucho misterio y apuntan a la Suprema Corte.Ya se sabe que el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, sacará del cajón el proyecto de ampliación de miembros del máximo tribunal que debió guardar en diciembre luego de que el peronismo y, sobre todo, el demócrata Marcos Niven le dijeran que no

Esa idea no se archivó luego de la pelea con Niven, solo se guardó a la espera de la composición de la nueva Legislatura que se verá desde mayo.Pero así y todo, el panorama político continúa siendo desfavorable a las pretensiones oficialistas: luego de la pelea interna en el PD, solo habrá que esperar una radicalización de Niven en este tema y dentro del PJ no hay señales de que vayan a apoyar algo que hace apenas cuatro meses rechazaron.

Los cambios en el seno de la Justicia se hicieron más difíciles de llevar adelante porque Cornejo fracasó en su plan A: que el juez que designó en la Corte,José Valerio, los encabezara.

El máximo órgano de Justicia mendocino está hoy en el peor de los escenarios. No tiene poder porque sin autarquía no maneja sus propios recursos y depende del Ejecutivo, tampoco logra encolumnar detrás de un objetivo al resto de los jueces del Poder Judicial y tampoco afirma su autoridad a través de sus sentencias.

Aunque el propio Cornejo, que quiere cambios, también tiene responsabilidad en este último problema de los supremos.

La jugada hecha en diciembre pasado para obtener un fallo plenario en la sentencia por la inconstitucionalidad del ítem aula, dejó sospechado al propio Valerio de haberle adelantado el fallo al gobierno .Y terminó asimismo por mellar al presidente de la Corte, Jorge Nanclares, quien rápidamente accedió al pedido y debió enfrentarse con los integrantes de la Sala II, Omar Palermo y Mario Adaro, quienes ya habían redactado y firmado sus sentencias.

Nadie puede anticipar hoy como terminará la pelea. Pero algo está en claro. La Corte se sentará y contemplará el espectáculo confiado en que el tiempo está de su lado.

Todavía es una incógnita si Alejandro Pérez Hualde, tal como lo anticipó, dejará su cargo para jubilarse este año.

El juez, uno de los que más firme se paró frente al gobernador, cumple 65 en agosto próximo aunque podría demorar su salida para irse con Cornejo y no darle la chance de que sea él quien elija a su reemplazante.

Tanto él como el  resto de los magistrados conoce el juego, e incluso ya pasaron las reglas. Y en forma personal.

Cuando arreció una de las peleas fuertes entre poderes en 2017, dos jueces de la Corte cuyos nombres no trascendieron (pero que no cuesta imaginar cuáles fueron) se lo dieron sin vueltas a Cornejo: "Nosotros no tenemos problema. Vos, sos transitorio. Nosotros, somos permanentes".