No la vi venir

Avatar del

Gustavo Gutiérrez

1/2
No la vi venir

No la vi venir

No la vi venir

No la vi venir

Gustavo Gutiérrez

Presidente Coalición Cívica Mendoza

A un mes de la marcha por la democracia y del paro posterior se imponen en mi mente una serie de reflexiones. No es caprichoso tomarse tiempo para analizar con perspectiva fenómenos sociales de alto impacto.

La primera de las reflexiones es que a pesar de los antecedentes mundiales y locales (primavera árabe, 8N, convocatoria por Nisman y la Marcha de la Democracia) a todo nivel dirigencial la realidad se impone dando cuenta de un cambio de paradigmas que debiera de reflejarse en los modelos mentales vigentes en nuestro país.Pocas personas son las que pueden detectar los llamados "cisnes negros". El ejemplo de Carrio anticipando con varios meses de antelación el triunfo de Trump es uno de ellos.

Hay un cambio de paradigmas que pese a las evidencias muchos niegan. Viendo lo sucedido en la magnífica citada marcha, las redes sociales definitivamente pueden competir con los aparatos partidarios y gremiales. Y con los medios. Y dichas redes no tienen dueño!. Notable!. Y no es un fenómeno nuevo!. La clase dirigencial algo intuía pero seguía presa de cálculos mentales basados en temores cuantitativos. Me incluyo. No la vi venir en su total dimensión.

La clase dirigencial está acostumbrada a pensar unidireccionalmente desde arriba hacia abajo. Incluso la cúpula del PRO muy afín al desarrollo de campañas en las redes sociales, la concibe en un solo sentido. Una marcha supuestamente mal organizada, puesta en duda, y hasta boicoteada por todas las fuerzas que componen Cambiemos y por muchos analistas que trabajan en medios al final fue todo un éxito.

Los partidos políticos creen monopolizar la democracia y la marcha ha sido un verdadero cachetazo en primer lugar para el Partido Justicialista destituyente y en segundo lugar para un Cambiemos atemorizado por lo que no surja desde arriba.

Un golpismo explícito venía sucediendo en distintos actos opositores al oficialismo. Sin saberlo ello llenó las calles de gente en favor de una democracia que permita que un presidente que no sea peronista termine su mandato. Los sectores golpistas habían perdido hasta la vergüenzasiendo que todos sus caminos conducen a Cristina Kirchner muy temerosa de su futuro judicial, a los que se sumaron el paro nacional apurado por quienes corrieron del palco al triunvirato cegetista, ATE versión Yasky, Baradel, Hebe de Bonafini, los organismos de derechos humanos (que reivindican el terrorismo, descreen de la democracia liberal y admiran a dictadores como Maduro), los cánticos de La Cámpora, el discurso peronista impregnado de alusiones al hambre (en consonancia con el kirchnerismo que habla de hambre planificada), la ciudad sitiada por cortes.

Por un lado tenemos una CGT que dice que no quieren voltear al gobierno elegido por la mayoría de los argentinos; que se conforman con que haga lo que ellos quieren. Por otro lado, una izquierda quema gomas que dificulta todo tipo de accesos urbanos acompañando a kirchneristas que le marcan la cancha a las organizaciones de los trabajadores. Si lo ve Vandor se muere de ACV!. Es como si un caniche toy empujara a un rottweiller. En realidad vienen a ser las PASO que tiene el PJ entre el kirchnerismo (CTA, piqueteros, Baradel) y el peronismo tradicional (CGT).Más un Sergio Massa que nunca hablará mal de Hebe....fueron socios en "Sueños compartidos".

Las preguntas que nos deberían hacer reflexionar son, entre otras: ¿Por qué es tan difícil pensar estratégicamente a 10 años?.Por qué discutimos la Universidad cuando la mitad del secundario abandona y en la primaria no se comprenden textos simples?.Cómo es posible pensar en el ejemplo Moncloa con esta presente oposición?.Por qué esta oposición no entiende que en nuestro país la inversión es bajísima en términos de PBI?.Por qué no se discute el tema productividad (el caso Sancor nos exime de comentarios). Por qué no se entiende que todos estos desafíos han de hacerse sin dinero?.Por qué crecer al 3,5% en una población que crece al menos de un 1% es importantísimo a través de inversión y un buen sistema de protección social?.Por qué algunos proponen "la gran Duhalde", quien sacó al país de la recesión (crecía 7% cuando llegó NK) al precio de subir 50% la pobreza?. Otros se preguntan porque no es posible que un gobierno no peronista termine su mandato?....Tal vez toda la gente que marchó sin centro de dirección el otro día se hiciera las mismas preguntas...

Gran parte de la sociedad aspira a un país normal donde Viviani o Baradel deberían ir presos. Acá les dan la medalla del mérito peronista. Esa parte de la sociedad que salió a las calles espontáneamente desde las redes sociales siente que hay una parte del país al que no le importa si Cristina robó, quebró el país o destruyó la educación. Y se siente impotente frente a ello y de alguna manera le hace frente a pesar de su impotencia. No entiende también a los que dicen que Venezuela NO es una dictadura pero a su vez cantan "Macri, basura, vos sos la dictadura" (Carmona, diputado nacional por Mendoza puede mostrarse orgulloso de su chavismo y que conste que no estoy de acuerdo con que le digan "payaso" a Carmona. No me parece bien que degraden así a los payasos, que hubo muchos muy buenos y divertidos).

También siente que hay una gran asociación ilícita en pie todavía, que es "Justicia Legítima", en mi modesta opinión la banda más importante a desbaratar. No hubo discursos en la marcha. La gente con sus preguntas hizo el discurso. Algunas preguntas se inscriben en esta reflexión. Las hicieron sin la cara tapada y sin palos.Festejo que las redes sociales definitivamente pueden competir con los aparatos partidarios y gremiales. Y con los medios. Y no tienen dueño. Notable. Y que nos hayan dado lección a quienes componemos la clase dirigencial política. Ni que hablar a las otras corporaciones. Las redes sociales son y habrán de ser importantísimas para desbaratar las mafias sindicales, políticas, empresariales. Ya lo están haciendo. A su fantástica manera, se juntaron de taquito y a favor, no en contra. No la vi venir en su real dimensión. Bienvenida sea mi ceguera parcial.