Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos

El juicio y posterior condena a Nahir Galarza por el asesinato de Fernando Pastorizzo tuvo un momento cúlmine mediático y horrible: un video casero xxx que mostró una veta decadente de nuestra sociedad.
Avatar del

Federico Croce

1/6
Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos(web)

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos | web

Una tragedia mediatizada(WEB)

Una tragedia mediatizada | WEB

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos(web)

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos | web

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos(WEB)

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos | WEB

Un crimen que también nos interpela como sociedad

Un crimen que también nos interpela como sociedad

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos

Nahir Galarza, el video porno y el morbo de todos

El caso del asesinato de Fernando Pastorizzo y por el cual la joven Nahir Galarza fue condenada transformándose en la mujer argentina con la condena más larga de la historia fue tratado en una suerte de telenovela mediática que a todos debe preocuparnos: y quiero referirme a un hecho puntual que me causó mucha impresión, y me llamó profundamente la atención.

En el juicio se hizo mención a un video casero de contenido sexual que habrían filmado Fernando y Nahir, cuyas imágenes finalmente no fueron exhibidas. Nahir amenazó al fiscal Sergio Rondoni Caffa con que podría quitarse la vida para que no lo hiciera. "¿Es necesario que muestre ese video? ¿Por qué lo quiere mostrar? Si usted muestra ese video va a ser el responsable de que yo me suicide", le dijo. El abogado de la familia Pastorizzo, Juan Carlos Peragallo, fue quien solicitó la reproducción de ese material. El archivo dura algo más de dos minutos y se encontró durante el análisis de "la nube" del teléfono de Fernando, la víctima. El objetivo del letrado era mostrar el vínculo que existía en la pareja. 

"El video no debería salir a la luz pública porque no hay copia. Es imposible que se filtre", comentó a Diario La Nación una de las personas que pudo acceder al mail de Pastorizzo. Según contó, la única versión de esas imágenes se encuentran en "la nube", a la que solo se puede llegar a través del mail de Fernando Pastorizzo... sin embargo, el video terminó filtrándose (¡oh, sorpresa!).

Lo que me parece sorprendente, es que el nombre de la chica se haya convertido en el puesto número 1 en los buscadores de porno y en las páginas pornográficas de Internet más conocidas, y que, por más que se baje de la web y que los sitios de internet lo borren, hay usuarios que siguen subiéndolo, pasándolo por Whatsapp, etc... aún con un pedido desesperado de su protagonista que amenaza con la más drástica decisión. ¿El morbo puede con todo? ¿La adicción al sexo ya es endémica? ¿Nada nos detiene en el afán de consumir pornografía? ¿Por qué tipos grandes quieren ver a chicas casi menores de edad teniendo sexo en videos caseros? Muchas preguntas. Como siempre, recurrí a los profesionales.

  "Yo creo que en este caso puntual hay una curiosidad mezclada con morbo. Y ese morbo es multiplicado, porque al habitual que surge cuando un personaje del espectáculo se expone así (Florencia Peña, Silvina Luna), se agrega el hecho de que esta joven le pegó dos balazos a su pareja. Muchos seguramente esperan 'descubrir' algún rasgo predictivo o encontrar una conducta sádica que preanunciara el desenlace", opina el sexólogo José Luis Rodríguez.  

"A la gente le gusta mirarse cuando tiene sexo. Antes se hacía con un espejo, después con fotografías, luego filmadoras, 8 mm, vhs, y hoy lo inmediato de la videocámara del teléfono. Y a algunas personas, menos, les gusta exhibirse, que los vean. Están aquellos a quienes incluso les excita la posibilidad de ser descubiertos y esta exposición real los excita más", describe José Luis.  

 "Aquí no hay que hablar de perversión, que es un término que casi no se utiliza. Tenemos que hablar de parafilias: conductas compulsivas y fijas, repetitivas; muy parecidas a una adicción. Algunas parafilias no son socialmente aceptables. Mientras el sadomasoquismo o el fetichismo no se cuestionan, otras como la pedofilia, quebrantan la ley. En este caso estamos hablando de voyeurismo -ese placer de observar la privacidad del otro-. Si una persona ocasionalmente siente esta curiosidad de buscar pornografía en internet es una cosa, pero si necesita exclusivamente de esto en su vida sexual para satisfacerla, ya hablamos de parafilia", aclara el terapeuta Germán Morasutti. 

El problema de los menores y el acceso a la pornografía 

"La sociedad actual es pornoadicta, está erotizada y violentizada, por material que antes tenía triple XXX y ahora es triple AAA: 'accesible, asequible y anónimo'. Estamos viviendo un periodo de hipersexualización de niños, niñas y adolescentes, lo que lleva a adultizar a menores precozmente", nos explica la directora del CEPAS, Alejandrina Román.

"Es una sociedad en la que la velocidad de internet y la telefonía móvil tan útil en algunos aspectos es nociva en otros. El naturalizar el consumo de porno de edades tempranas, lleva a las nuevas generaciones a educarse sexualmente con modelos muy distintos a los de sus padres y abuelos. Lo que les vende la pornografía es la sexualidad como objeto de consumo, esa inundación de mala información genera varios problemas en su vida de relación. El primero es la conducta adictiva: no pueden parar. Esto abre puertas a otras adicciones perturbando su aprendizaje, su trabajo y, lo más grave, su deseo y su dificultad para la intimidad con el otro de carne y hueso no virtual", considera la psicóloga y sexóloga Román. "Los modelos que se proponen en Internet y que se buscan son sexistas: el afecto está ausente, las mujeres violentadas y los machos potentes y violentos", cierra.

¿Los medios de comunicación e Internet en sí, también tienen culpa?

Consulté también a mi amiga sexóloga Jésica Tolín, y ella indicó que "con el auge de la tecnología y con la masiva incorporación de la sociedad a las redes sociales, todos nos hemos transformado en espectadores con dudosa autoridad moral para subir o bajar el dedo juzgando lo que vemos. Es una especie de 'dictadura del click', donde la intimidad, reputación y en muchas ocasiones la vida de las personas pasan por nuestro juicio".

"Este fenómeno no sólo nos vuelve falsos especialistas en toda clase de asuntos sino que además despierta emociones muy primarias que generan placer. La fantasía de mirar a través de la ropa de la personas se hizo realidad; pero no sólo con su cuerpo, sino además con su vida; lo que genera una omnipotencia que es disfrutada sobre todo para los que no obtienen placer en la vida real, con otros de carne y hueso", sigue Jésica.

"Teniendo en cuenta este panorama, y utilizando las condiciones dadas, los medios de comunicación hacen lo suyo manipulando la cabeza de los consumidores con sus hilos despiadados. La pregunta es: ¿quién es más perverso? ¿quién vende fragmentos de vida o quien las compra?", se pregunta Tolín. 

Tanto las profesionales Román como Tolín advirtieron que les llamaba la atención que un crimen de diciembre 2017 ,en 6 meses se resolviera tan rápido; y que con hombres femicidas o abusadores la justicia se tomaba mucho más tiempo. "Como si fuera poco algunos, están sueltos con posibilidades de cometer delitos nuevamente", agrega Alejandrina Román. "Para nada justifico a esta joven, cuya salida al problema fue la violencia, pero es todo un tema el de la justicia selectiva", agregó.

En el caso de Nahir, hay un intento claro de demonizarla y estigmatizarla porque además de ser 'la asesina' es 'la provocadora', 'la puta', 'la indecente'. No solo tuvo lugar una condena que le costó su libertad -esto no está en debate: la justicia analizó, siguió su curso, actuó y dictó sentencia-, sino que la sociedad entera se encargó de maltratarla institucionalmente, mediáticamente, socialmente; casi condenándola a algo peor que la cadena perpetua... la pena de muerte.

Temas
  • Nahir
  • Galarza
  • fernando
  • Pastorizzo
  • crimen
  • tragedia
  • video
  • Porno
  • pornogafia
  • sexo