¿"Macri basura, sos la dictadura"?

Avatar del

Roberto Vélez

1/2
¿"Macri basura, sos la dictadura"?

¿"Macri basura, sos la dictadura"?

¿"Macri basura, sos la dictadura"?

¿"Macri basura, sos la dictadura"?

La consigna "Macri basura sos la dictadura" constituye un despropósito. Y una señal peligrosa. Como instalar la idea de un "enfrentamiento civil".

De tal posicionamiento se desprende lo que hay hacer frente a una tiranía. Voltearla.

Esta es la lógica de los no tan democráticos sectores radicalizados del espectro K. Acompañados por aliados y por discursos que mezclan la biblia con el calefón.

Legítimo es recordar luchas y militancia de la década del 70. Pero cada cosa en su lugar. No se pueden obviar gravísimos errores políticos de ERP y Montoneros durante periodos democráticos; que no los resuelven autocriticas tardías. Ya vivimos lo de "mientras peor mejor".

Al Argentinazo en las urnas le siguió la reestructuración, la sustitución de Cámpora y la evaporación de las pautas programáticas, la derechización con Perón y las AAA, el desastre con Isabel, López Rega, Rodrigo y el infierno; la dictadura del 76.

Quienes comparan una con otra situación, o son provocadores (como los encapuchados gordos con buena ropa, palos y capuchas con olor a servicios), analfabetos políticos o suicidas; unos cuantos funcionarios K no tienen otra salida que interrumpir el proceso institucional para evitar las rejas.

Dejaron tierra arrasada, ejercen la oposición sistemática e irresponsablemente quieren meternos en un tembladeral.

Un concepto indisolublemente vinculado al de democracia es el de la soberanía popular: el poder del pueblo está en el pueblo. Y en nuestro caso y muy particularmente vinculado a nuestra cultura político-electoral, se manifiesta en la urnas.

Si estos sectores peronistas son tan "populares", debieran abstenerse de plantear consignas que no se corresponden con vocaciones auténticamente democráticas. Otra cosa es reducir tal soberanía a comicios. Se impone luchar, militar y resistir. No se puede seguir tolerando ajustes contra el pueblo.

Macri, Cornejo y aliados; Coalición Cívica, Libres del Sur, Partido Socialista e independientes funcionales y funcionarios de la entente que nos gobierna, debieran entender que "no es no".

Con mucha mayor razón cuando sabemos que para ganar las elecciones mintieron escandalosamente desde la demagogia política.

La reciente renuncia de Sureda, Secretario de Aranguren (al que Carrió denunció por "negociaciones incompatibles con la función pública"), es una muestra de prácticas aristocráticas y autoritarias cuyas "marcas van en el orillo". En su despedida le dice; "Si Usted cree que la libertad ajena es un bien transable que Usted puede arbitrar a su gusto, debo decirle que no estoy de acuerdo. O mis convicciones o su autoritarismo".

Mucho menos de acuerdo estamos nosotros con el gobierno. Pero a nada renunciamos. Dañada también la legitimidad de origen; se impone resistir el autoritarismo de los CEOS que gobiernan para los ricos. Ningún ciudadano les ha extendido un cheque en blanco.

De nuestra parte el compromiso de siempre. Desde posiciones democráticas enfrentar el ajuste y la corrupción.

Los delincuentes comunes y los genocidas no son presos políticos.

Nuestra interpretación nos posibilita miradas de otra clase.

Y la certidumbre de que ni con unos ni con otros resolveremos los problemas de fondo que se soportan por lo menos desde 1916; sin solución de continuidad.