Los docentes dicen "no" a Cornejo

Avatar del

Rubén Esper Ader

1/2
Los docentes dicen "no" a Cornejo(Pachy Reynoso / MDZ)

Los docentes dicen "no" a Cornejo | Pachy Reynoso / MDZ

Los docentes dicen "no" a Cornejo(Pachy Reynoso / MDZ)

Los docentes dicen "no" a Cornejo | Pachy Reynoso / MDZ

 "Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol". "Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano". Martin Luther King

Las recientes declaraciones y las medidas tomadas por el Gobernador, Alfredo Cornejo marcan una herida casi lapidaria para la relación docente-gobierno, en lo que queda de su mandato. Y más aún si, por segundo año consecutivo saca el aumento salarial por decreto, ignorando olímpicamente la negociación paritaria. Se apresuró a deslegitimar lo votado en el plenario del SUTE, diciendo que no era representativo y que habiendo una minoría docente que aceptaba la oferta del 17 %, el paro dispuesto para el lunes 6 y martes 7, tenía que levantarse. Un absurdo total. Con ese criterio, el Gobernador de Mendoza debiera ser Adolfo Bermejo, ya que salió segundo.

El sindicato relevó mandatos de más de 1.200 escuelas de la provincia, dónde únicamente Malargüe trajo mandato de aceptar la miseria salarial que propone el Gobierno. ¿Por qué debieran creerle los docentes este año, cuando el año anterior los engaño? Los docentes y en general los empleados públicos perdieron casi el 15% , del salario frente al 41% de la inflación del año 2016.

El sociólogo, Alain Touraine, reconocido educador, sostiene: "Los culpables de lo que pasa en la educación, no son los docentes, son los sistemas..." y advierte que hemos pasado de una sociedad posindustrial a un modelo postsocial donde la sociedad, tal y como la conocemos, se descompone en favor de un sistema donde predomina el individualismo..."

>

Efectivamente, la escuela que tenemos es producto de la revolución industrial del siglo XVIII, heredera del racionalismo, del positivismo, de matriz tecnocrática, homogénea, vertical, hiperburocrática, disciplinar, prescriptiva, cuantitativa, etc.

Esta pelea que propone el Gobernador, encubre un problema de fondo: el deterioro educativo al que nos llevan Jaime Correas (J.C) y Emma Cunieti. Pero se veía venir (ver nota en MDZ del 13/12/15, "Los desafíos de Jaime Correas"), la equivocación de la D.G.E; quien basa su política educativa en tres ejes: orden, disciplina y evaluación. Una pedagogía absolutamente retrógrada. Todo a contramano de un sociedad que se nos presenta multicultural, diversa, con niños y jóvenes más proclives a la sensibilidad racional, que a la lógica cartesiana tradicional. Pensemos que tipo de alumnos se consiguen con estos principios. ¿Creativo? ¿Con juicio crítico? ¿Más feliz en la escuela?

Es cierto que hay escuelas que poseen experiencias sobre inteligencias múltiples, interdisciplina, pensamiento lateral, pensamiento creativo, neurociencias, educación popular, planteos holísticos, pero son solo eso: experiencias. Los funcionarios de la DGE, no están dispuestos a modificar el sistema. Amordazan, cercenan y someten al docente de muchas maneras: con la burocracia, la falta de capacitación, los bajos salarios, el desprestigio social. No lo cuidan, lo desprecian.

De hecho, las escuelas que mejor funcionan son las que orientan su acción en torno a un PEI, producto de la cultura institucional, la participación y compromiso de los actores de esa comunidad. Pero son islas. Son microsistemas

Necesitamos un sistema que contemple esta multicausalidad con mayor preponderancia de la afectividad, la comunicación y la creatividad, tanto del docente como de los alumnos. Pero, para que ello se produzca, el gobierno, el sistema, debe generar las condiciones óptimas, cuestión que no ocurre.

El elemento vital de la escuela, el conocimiento, pide a gritos ser tratado como totalidad integrada y no como parcelas inconexas y sin sentido, a través de un curriculum prescripto e impuesto a los docentes; como si estos fuera neófitos totales menoscabando su formación de grado, sus saberes y su propia capacidad para proponer e innovar.

Hay consenso universal sobre el tema: sin protagonismo y participación docente es imposible generar cambios efectivos y auténticos al interior de los sistemas educativos. Los cambios hacia adelante, son difíciles de lograr si al docente no se le brindan condiciones de libertad para que realice su tarea. Y peor aún, si además, se lo maltrata, humilla, subestima y bajos salarios...bueno.

Cuando asumió J.C, expresó que iba a traer al reconocido lingüista, Pedro Luis Barcia. Convengamos que una persona prestigiosa no puede por sí misma modificar los problemas estructurales de comprensión lectora que poseemos en la provincia.

Por otra parte contrataron como asesor, al pedagogo de Bs.As. Gustavo Iaies quien se canso de dar reflexiones, diagnósticos y datos desacertados sobre Mendoza, confundiéndose con la realidad de su propia provincia. Una pérdida de tiempo y de dinero público. Es decir un año 2016, con vacilaciones, parches, improvisaciones y propuesta retrógradas. Cambiemos hacia el siglo XVIII y IXX.

Este sistema, lejos de disminuir las desigualdades sociales de origen que traen nuestros alumnos las aumenta. Nuestra educación no iguala, más bien fragmenta, separa, divide, margina y tal vez lo peor, enfrenta a los actores través de la enfermedad de la competencia.

El problema es el sistema, que ya no da más.

El fenómeno social llamado educación es complejo, el deterioro viene de años, sin dudas. Hay que pensar en conjunto logros para los próximos de 10 años, con metas puntuales; a través de un programa democrático, con participación de todos los sectores involucrados e interesados,

Si queremos niños más felices en la escuela, docentes que no se frustren y padres que se comprometan más con la educación de sus hijos, este no es el camino.

"El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas". Paulo Freire.

Lic. en Ciencias de la Educación

Rubén Esper Ader