Los Mártires de Chicago: historia de una injusticia y un legado a los trabajadores

Avatar del

Juan José Deliberto

1/2
Los Mártires de Chicago: historia de una injusticia y un legado a los trabajadores

Los Mártires de Chicago: historia de una injusticia y un legado a los trabajadores

Los Mártires de Chicago: historia de una injusticia y un legado a los trabajadores

Los Mártires de Chicago: historia de una injusticia y un legado a los trabajadores

Un 1° de mayo de 1886 en EEUU más de 300 mil trabajadores confluyeron en una huelga por la reducción de la jornada laboral, que en muchos casos superaba las 14 horas diarias de trabajo.

>

Ocho representantes de ese movimiento fueron falsamente acusados, por el poder, de instigar hechos de violencia; el 11 de noviembre de 1887 cinco de ellos fueron ahorcados: George Engel, August Spies, Albert Parsons, Adolf Fischer y Louis Lingg -quien se suicidó para no morir en manos enemigas-. Samuel Felden, Oscar Neebe y Michael Scwab recibieron larguísimas penas en prisión. Nunca se pudo probar nada.

Como trabajador considero un deber moral ofrendar la memoria a esos valientes de Chicago cuyos cuerpos colgaron injustamente injuriados, sólo por defender las ocho horas de trabajo, y por querer construir una sociedad nueva.

La mujer también fue parte de esa lucha, allá en el norte Lucy González, más conocida como Lucy Parsons, mexicana que luego de la muerte de su pareja, Albert Parsons, dedicó 62 de sus 89 años de vida, a la militancia comprometida en Estados Unidos. Fue una de las grandes organizadoras de la clase obrera estadounidense que junto a los mártires de Chicago, conquistaron la jornada laboral de ocho horas para todos los trabajadores.

>

Como resultado de aquellas intensas luchas obreras, los empresarios y el gobierno norteamericano por fin reconocen la jornada laboral de 8 horas, y ese efecto se extendió en muchos otros países del planeta. Cada 1º de mayo el mundo recuerda la lucha de esos mártires, y con el paso del tiempo las convenciones internacionales, las constituciones y las leyes les han dado la razón.



En la Argentina, desde 1890 también se celebran los 1º de Mayo con grandes concentraciones obreras que se convierten en atmósferas para visibilizar situaciones de injusticia y explotación laboral, también ese día, pero acá en el sur del continente, precisamente en Rosario, otra mujer irrumpe en el escenario y denuncia la explotación laboral de las mujeres, fue arrestada luego en varias oportunidades, se llamaba Virginia Bolten, nacida en San Luis en 1870, y se transformó en una de las grandes defensoras de los derechos de la mujer sobre todo en el campo laboral. Todos los 1º de mayo siempre concentraron miles de trabajadores y estuvieron marcados por la represión. Pero el 1º de Mayo de 1904 se congregaron 70.000 obreros en el barrio de La Boca en Buenos Aires. Fueron atacados por la policía y muere el primer mártir del movimiento obrero en Argentina, el marinero Juan Ocampo de 18 años. El presidente Julio Argentino Roca da la orden de secuestrar el cadáver de este trabajador, que muchos historiadores consideran el primer desaparecido de nuestra historia. Pero luego un 1º de mayo de 1909 cerca del Congreso ocurrió la gran tragedia. Ese día, para homenajear a los mártires de Chicago y en protesta por la desocupación, los bajos salarios y las malas condiciones laborales, los trabajadores se reunieron masivamente. Para dispersar a la multitud, el coronel Ramón Falcón dio la orden de disparar contra los manifestantes. Murieron 11 obreros y unas 80 personas resultaron heridas, entre ellas, varios niños.

Muchos en el mundo y también en nuestro país han sufrido la violencia ilegítima del poder, sólo por defender derechos y libertades que muchos de nosotros hoy podemos disponer, entonces nuestro compromiso debe apelar a la memoria, fortalecer las luchas por la justicia y defender los derechos conquistados contra cualquier medida que los intente deteriorar. Los mártires de nuestra historia son estandartes que guían nuestra memoria colectiva para construir una historia diferente, un mundo un poco más igual.