Las manchas que no se borran

Tras la consagración de River, los hinchas de Boca le recordaron al campeón de la Copa Libertadores el descenso y el millonario se jacta de ganarle a su eterno rival en la final del siglo. El pasado sigue presente, la clave es asumirlo.

Deborah Puebla

Las manchas que no se borran

Las manchas que no se borran

Se terminó. La interminable final de la Copa Libertadores 2018 tuvo su desenlace. River fue el justo ganador de un partido que marcó un antes y un después en la historia del fútbol argentino.

No volverá a repetirse. El torneo continental no tendrá jamás una final de ida y una de vuelta y, gracias a los violentos de siempre, la desperdiciamos. El primer escenario fue la Bombonera y el segundo el Santiago Bernabeu, explicale eso a tu nieto....

Pero ahora vivimos el “después”. Pasaron 7 días del aquel 3-1 del millonario y parece que el pasado volvió para recordar lo peor. En un momento de dolor tan profundo se busca el consuelo para seguir adelante. Las gastadas se contestaron con una frase que algunos  repiten cada vez que pueden: “Vos descendiste, esa mancha no se borra”.

Creo que es momento de replantearse un par de cosas. En River tienen muy en claro lo que pasó en el 2011, creo que lo saben mejor que nadie. Y sin embargo, resurgieron de las cenizas. Estaban quebrados institucionalmente y retornaron para ser dueños de una época de gloria. 

La mancha está ahí en el tiempo y que se vuelve a traerla en el presente parece ya no tener el mismo efecto. Antes era kriptonita, ahora es el sol que le da energías para levantarse ante cualquier adversidad. Descender es tocar fondo, River volvió a nacer y hoy está más vivo que nunca. 

Ahora, perder la final de la Copa Libertadores ante tu eterno rival también es una mancha que no se puede negar. Esto es eterno, es para toda la vida. “Con B de Bernabeu” es la respuesta que ahora el hincha xeneize deberá aceptar.

¿Qué es peor? ¿Qué duele más? Perder la categoría y esta final serán recordados por los siglos de los siglos. Es cierto que Boca no sabe que es descender, pero lo que sabe hacer muy bien es ver a River salir campeón de todo y además perder cuatro clásicos, dos de ellos finales (Supercopa y Copa Libertadores) en un mismo año. Guillermo no pudo superar a Gallardo en todo el 2018. 

 

River también vio salir campeón de todo a Boca en la recordada era de Carlos Bianchi y aun recordamos aquel gol de Martín Palermo que dejó fuera de la Copa Libertadores al millonario en la Bombonera. 

¿Las manchas se pueden borrar? No. Nada puede tapar lo que pasó. Ni el descenso ni esta final. 

¿Qué es peor? ¿Qué duele más? La pregunta que me interesa es ¿cómo se sale del fondo sin olvidar lo que pasó? Con mucho trabajo y aprendiendo de los errores. 

¿Se sale de esto? Si. Estamos hablando de River y de Boca, equipos que tranquilamente pueden con todo y que las historias de cada uno lo comprueba. 

Estas manchas no se deben borrar. La clave está es asumirlas, masticar el dolor, lleve el tiempo que lleve, y volver a empezar. 

No voy a olvidar que te fuiste a la B. No voy a borrar de mi memoria que te gané la final del siglo. 

Las manchas no se borran...

Temas
  • Superclásico