Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli

Tal como escribí en abril de este año, cuando llegó el técnico al seleccionado, está lejos de ser el mejor ejemplo para la sociedad argentina. Sin embargo, hay personas a las que poco les importa eso y lo único que importa es el fútbol. Mis razones para no confiar en el Jorge Sampaoli persona.
Avatar del

Edu Gajardo

1/4
Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli(Télam)

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli | Télam

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli(Télam)

Las 5 razones por las que no hay que confiar en Sampaoli | Télam

No me importa si ganó una Copa América o llevó a Chile al Mundial de Brasil, tampoco lo extraño ahora -como chileno- que no vamos a Rusia 2018, porque más allá de un técnico y logros deportivos, hay momentos en que la sociedad necesita ejemplos y personas que le hagan bien al país en el largo plazo.

Lo que pasó con Jorge Sampaoli el 23 de diciembre no es nuevo, no es que se sacó y mostró una cara que no es suya. Tal como escribí en abril sigo pensando que hay razones por las que no puedo creer nada de lo que dice el actual técnico de la Selección Argentina y ex entrenador de Chile, lugar donde también mostró lo suyo, incluso con cuestiones que rozaron el delito.

Seguro hay personas que no les importa nada si putea o no a alguna persona o si las insulta por el sueldo que tienen, porque lo único que vale es ganar el Mundial. Sin embargo, estos personajes que son reflejo para nuevas generaciones, quieranlo o no, influyen más allá de su labor en la cancha de fútbol.

Por eso, a la hora de analizar a la persona por sus acciones, deja mucho que desear y particularmente tengo cinco razones por las que no puedo creerle nada al casildense.

1.- Por juntarse con tramposos

El técnico tuvo un paso por Chile y trató directamente sus "dudosos" contratos con Sergio Jadue, expresidente del fútbol trasandino. Ese dirigente ahora está detenido en condición de testigo arrepentido en Estados Unidos por las coimas que recibió en el denominado FIFAGate. Con él hizo sus contratos y no le importó que eso significara "hipotecar" el fútbol al otro lado de la cordillera (mirar el punto 5). Además, por las condiciones que ponía, sabía con quién estaba tratando. Ese mismo personaje fue con el que Bielsa se negó a trabajar porque no le generaba confianza. 

2.- Por evadir impuestos

El técnico acordó su contrato con el señor Jadue de tal manera que una parte del dinero que recibía se lo depositaran en un paraíso fiscal para evadir impuestos. Una vez que fue descubierto él y la asociación de fútbol chilena por el Servicio de Impuestos Internos (la AFIP trasandina) pagó ante la amenaza de problemas legales. Sólo cuando fue investigado puso el dinero para evitar condenas.

3.- Porque no respeta su palabra y sus contratos

Sampaoli en su complicada salida de la selección chilena alegó ser rehén del organismo. En enero de 2016, una vez que Jadue escapó a Estados Unidos quiso irse pero sin pagar la claúsula de 6.3 millones de dólares (si se iba la pagaba él y se lo echaban la recibía) y que indicaba el contrato que firmó sólo dos meses antes. Después todos sabemos que en el Sevilla también hizo lo suyo, negando negociaciones con Argentina mientras dirigía al equipo español, lo que finalmente también quedó al descubierto.

4.- Por panqueque

Porque no puede decir una cosa a este lado de la cordillera, disculpándose por lo que hizo en el control vial y después cruzar el cerro y decir que fue algo menor. Acá asume las culpas y afuera dice que es porque la sociedad está llena de envidia y que hay personas que disfrutan de ver al otro mal.

5.- Por los daños colaterales de sus acciones

Porque mientras él arreglaba con Sergio Jadue grandes montos en sus contratos, toda la estructura que él manejaba dejaba que algunos clubes del fútbol chileno se hundieran hasta de ser desafiliados por sus problemas económicos. En la investigación contra el dirigente una de las aristas fue el pago de "sobresueldos" por trabajos que no se hicieron y se disfrazaron como premios. Por el Mundial de Brasil pidió premios extras para él Becaccese y Desio (el mismo que estaba con él durante el incidente de Casilda). Eso se pudo conocer gracias a un correo que envió el presidente del fútbol chileno a su consejo directivo indicándole que los pagos "debían ser anexados a los contratos de imagen y pagados en el extranjero. Ustedes entenderán la razón".

La fiscalía acreditó estas situaciones, pero el Servicio de Impuestos Internos no se presentó como denunciante. En cuatro años Sampaoli cambió su contrato en seis ocasiones. Cuando llegó cobraba $722 mil pesos argentinos mensuales, luego en 2015 estaba cobrando $2.800.000 argentinos mensuales y había acordado con Jadue un contrato hasta 2018 que llegaría a los $ 4 millones de pesos argentinos mensuales. Mientras eso ocurría, los dirigentes que aprobaban los presupuestos y que elegían a Jadue para seguir al frente del fútbol, fundían a un club de la ciudad de Concepción.

En el fondo, si la plata no alcanza para todo, lo que le das a uno, se lo quitas al otro. Mientras Sampaoli cobraba millones, había muchos clubes que no podían pagar sus sueldos. Los efectos colaterales que no toman en cuenta algunos técnicos que no se preocupan de la realidad del todo y sólo piensan en cobrar a fin de mes.