La importancia y necesidad de la reforma

Avatar del

Alfredo Bisquert

1/2
La importancia y necesidad de la reforma

La importancia y necesidad de la reforma

La importancia y necesidad de la reforma

La importancia y necesidad de la reforma

Aún a riesgo de parecer extemporáneo, creo importante insistir , saliendo de los vaivenes partidarios y las mezquindades oportunistas, sobre la importancia y necesidad, -le agregaría "urgencia"- , de la reforma de la sabia y centenaria Constitución de la Provincia de Mendoza.

>

En cuanto a la necesidad, prácticamente todos los sectores políticos partidarios la han planteado, con la casi exclusiva excepción de los espacios más conservadores, en distintos momentos de la vida de nuestra Carta Magna, y especialmente, desde la recuperación de la democracia en 1983; una gran cantidad de proyectos legislativos de reformas parciales o totales presentados así lo demuestran. Quizás ese mismo dato pueda también señalarnos con claridad que la reforma requiere , entre otras cosas, una clase social y política, no sólo partidaria, que sea capaz de mirar , imaginar y construir una Mendoza de aquí a los próximos cien años, como lo hicieran oportunamente los constituyentes, superando las especulaciones electorales de cortísimo plazo, siendo capaces de pensar y consensuar políticas de estado que se sostengan en el tiempo, diseñando un lugar para nuestra Provincia en el contexto nacional y mundial, cada vez mas cambiante, vertiginoso, asimétrico y global. Un ejemplo de esa visión, se halla reflejado en instituciones establecidas en la letra de 1916, como el Departamento General de Irrigación, y la Dirección General de Escuelas: una clara concepción que el agua y la educación son estratégicas para el desarrollo, y por ello mismo deben ser políticas de estado, de largo plazo, resguardadas de los cambios de gobierno, con consensos sólidos y plurales.

Se podrá plantear la oportunidad, el momento como argumento para oponerse... pero lo cierto es que nunca habrá un tiempo ideal; siempre existirán visiones e intereses contrapuestos.

Por otro lado, las decisiones jurídico políticas de una sociedad son expresión de su dinámica y desarrollo. Cualquiera sea el marco teórico que sostengamos, desde las leyes como superestructura, a las normas como reflejo soberano, una sociedad democrática, que ha elegido un régimen político republicano, debe, como contrapartida inevitable, generar espacios de discusión e impulsar los cambios que la misma población expresa y el contexto socio político anuncia.

En ese sentido, y en cuanto al ordenamiento jurídico de una Nación, es imprescindible la adecuación de nuestra Suprema a la Constitución Nacional de 1994, como la mayoría de las jurisdicciones de nuestro país han plasmado ya.

La importancia de la reforma está seguramente vinculada con los temas a incluir. Seguramente la reforma debe ser pensada en forma integral y coherente, incorporando derechos de tercera generación, plasmando en nuevas instituciones la participación ciudadana activa, etc. .

Sin orden de prelación, y respetando la integralidad mencionada, es imprescindible una modificación . La misma deberá referirse, al menos, a la representación política, a la conformación de las Cámaras Legislativas y la participación y representación de los Departamentos en la Casa de las Leyes, a la autonomía municipal, a los organismos de control republicanos y la participación directa y semi directa de la ciudadanía, a la problemática medioambiental y el uso de los recursos ,al respeto a la diversidad, estableciendo nuevos derechos y garantías, el ordenamiento territorial y, por supuesto, a las reelecciones, sus límites y duración de los mandatos, entre otros.

La dirigencia política y social que acepte este desafío será, seguramente, recordada por su grandeza.