La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

En el #Wok de hoy: Terminar con el parate de la feria despertó la reacción del gremio + Con un paro nacional saldrán a defender sus privilegios y a refutar las críticas de Macri + Mendoza también quiere aggiornar un poder tan esencial como cuestionado.
Avatar del

Rubén Valle

1/9
La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

La familia judicial se resiste a perder sus históricos beneficios

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone Pubis angelical, por Charly García


#El eslabón perdido. Por acción u omisión, la Justicia continúa merecidamente bajo la lupa ciudadana. Algo todavía más evidente es que a la familia judicial no le gusta que la critiquen. Mucho menos, que le quiten privilegios. Se lo dijo el presidente Macri en la cara al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, pero también lo dice la calle, los medios, los columnistas de opinión y lo gritan a su modo las redes sociales.

De los tres poderes es sin duda el más cuestionado, sin embargo Julio Piumatto, secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, jura y perjura que es el poder que más trabaja y redobla la apuesta asegurando que es el más eficiente. "La productividad de una oficina judicial supera por mucho la de cualquier oficina de cualquiera de los tres poderes del Estado", desafía el líder sindical. Y para reafirmar esa visión personalísima, Piumatto y sus muchachos se ufanan desde un panfleto de que "los trabajadores no somos el problema, somos la solución".

>

Es cierto que el problema de fondo de la Justicia no está en los empleados sino más arriba, en los que deben impartir justicia y, ya sea por ineptitud, desidia o falta (o exceso) de sintonía política, no cumplen el objetivo esencial de aplicar la ley como corresponde.

En este contexto de facturas que vienen y vueltos que van, una vez más se cuestiona con énfasis la existencia de la feria judicial, ese parate de un mes que no se condice con el atraso de miles de causas y otras tantas materias pendientes. 

En su paso por el programa Mesa MDZ, el subsecretario de Justicia de Mendoza, Marcelo D'Agostino, haciéndose eco de lo que piensa cualquier argentino de a pie, preguntó retóricamente:"¿Los hospitales cierran en enero? ¿Por qué sí cierra la Justicia?". De esta manera, el funcionario dejaba planteada la posición oficial al respecto. 

Alejandro Gullé es otro de los que ve con buenos ojos eliminar la feria judicial. Frente a esta modalidad establecida en la Constitución, el Procurador general de la Corte especula que "se podría reglamentar a través de una ley. La idea no es dejar sin vacaciones a los empleados ni a funcionarios, ni a magistrados, sino gestionar de otra manera el sistema de tal forma que se las tomen de manera alternada". La feria de julio, opina, podría suprimirse por medio de una acordada y la de enero a través de la Legislatura.

Si desde la Nación se viene planteando una reestructuración casi total de modelo de país, resulta lógico que la Justicia sea considerada el eslabón más sensible y estratégico a priorizar si se pretende que el resto de los engranajes funcionen correctamente.

Tocado en sus históricos beneficios, ahora el gremio judicial está en pie de guerra. De hecho ya fijó fecha para un paro nacional (será el 15 de noviembre) en rechazo a las reformas laborales y a los cuestionamientos de Macri.

Otros, en cambio, acusan recibo y empiezan a dar señales de entender cuál es el mandato ciudadano. Por caso, la Asociación de Magistrados de Buenos Aires ya les planteó a sus afiliados extender la jornada a 8 horas, atender hasta las 15.30 en los juzgados, eliminar la feria de invierno, restringir licencias y realizar la feria de verano del 15 de diciembre al 15 de enero. El eco alcanzó al terreno legislativo. El diputado de Cambiemos, Guillermo Castello, abrió el fuego presentando un proyecto para suprimir la feria judicial. El viento a favor, aseguran, alcanzaría para llegar a buen puerto.

Como lo ha dicho en reiteradas ocasiones el gobernador Cornejo -y varios de sus referentes en la materia- urge aggiornar la justicia en Mendoza, un servicio esencial que todavía se maneja con códigos del pasado. En ese contexto, claro, entra su polémico proyecto de incrementar los miembros de la Corte de 7 a 9. Independientemente de lo que modifique en lo operativo, sin dudas el nuevo esquema impactará en la dinámica política del máximo tribunal.

El panorama permite inferir como aspecto positivo que por fin la Justicia está ubicándose en el centro del debate. Si algo favoreció durante tantos años al mundo judicial fue moverse con sigilo, encerrado en sí mismo y evitando dar explicaciones. Bien no nos fue. 

-------------------------------------------------------

#Lecturas

Primavera sangrienta. Argentina 1970-1973 un país a punto de explotar, por Marcelo Larraquy (Sudamericana. 288 págs. $399)

Crónica del nacimiento y crecimiento de la guerrilla a comienzos de los '70, y de un día feliz: el 25 de mayo de 1973, cuando asume Cámpora y los presos políticos por las primeras acciones armadas salen en libertad gracias a la presión popular y a un indulto que no había firmado... nadie. Larraquy registra voces calladas hasta ahora, que relatan de primerísima mano las tácticas de la guerrilla para enfrentar a una dictadura militar en retroceso. A partir de testimonios inaccesibles hasta hoy y nuevas fuentes documentales, el autor compone el retrato de una época que encaminaría al país hacia su década más espeluznante. 

-------------------------------------------------------

#El resaltador

La grieta interior

"El gran debate hoy en la Argentina no es el kirchnerismo o el gobierno, la grieta está en el interior del macrismo. No sé si es justo decirlo así porque ellos ya ni se consideran macristas, están tan enfervorizados contra Macri...Se están dividiendo entre los que piensan que Macri debería haber ido más rápido y pagar costos más altos y quienes piensan que la única forma de hacerlo era esta".

{ Alvaro Vargas Llosa, periodista y escritor, autor de El estallido del populismo }

-------------------------------------------------------

#Se lo dijo

---------------------------------

---------------------------------

 ---------------------------------