Fotos de verano

Avatar del

Ernesto Simón

1/2
Fotos de verano

Fotos de verano

Fotos de verano

Fotos de verano

Subiste tu mejor foto de estas vacaciones que lentamente se apagan sin remedio.

En unos días volvés al trabajo. Qué suerte que tengo trabajo, pensaste secretamente mientras la arena del mar te acariciaba, suave, la planta de los pies.

Hiciste varias tomas, pero a Facebook e Instagram sólo subís las mejores. Las más favorables a tu desgastada y débil humanidad.

Qué bueno que te hayas podido ir por unos días. El éxito no ha dejado de sonreírte durante estos años. Pobres gusanos los que se quedaron en la ciudad. En sus tristes aglomerados urbanos donde la humedad hace que la ropa se pegue a la piel y la grasa de las capitales se meta por los poros. Por suerte vos no sos uno más. Uno o una más, para ser inclusivos y no defraudar a las feministas.

Sos mejor, no hay dudas de eso. Te pudiste escapar unos días. Les sacaste ventaja a esas miserables criaturas humanas, víctimas del capitalismo al que nunca te olvidas de criticar en tu muro.

Pero ahora es verano, las vacaciones no han terminado y tenés que mostrarles a todos lo feliz que sos. Dale, subí más fotos. Vos a la orilla del mar, vos en cuatriciclo, vos comiendo un plato extravagante, vos en la pileta con agua cristalina, vos y la ciudad de fondo. Ah, una infaltable: vos y la playa de fondo a tus pies.

¿Pudiste relajarte, pequeño burgués deleznable? ¿Pudiste desintoxicarte de esas basuras ignominiosas como Clarín, La Nación, El País Diario e incluso el New York Times? Apuesto que sí.

Fuiste de los pocos elegidos por el "sistema de derecha" al que seguís criticando sin tregua. Capitalismo salvaje, escribiste una vez en tu muro. Y hablaste de redistribución de las riquezas y de tantos otros términos trotskistas y marxistas que nunca en tu vida estarás dispuesto a poner en práctica. qué cantidad de "me gusta" conseguiste ese día. Todavía lo recuerdo. Cuánta aprobación figurada tuviste en tu muro, ¿Te acordás?

Necesitabas mostrarle a los demás que eras antisistema. Que estás en contra de tanta explotación. Aunque a vos te haya tocado estar en la cresta de la ola, arriba o más o menos al medio, ese lugar pequeñoburgués desde donde todo se puede ver con más claridad. ¿Te diste cuenta que sos casi un intelectual? Qué lejos llegaste. Tus amigos deben estar orgullosos de vos. O, para ser ecuánime y quedar bien con mis amigas feministas: tus amigas deben estar orgullosas de conocerte.

¿Te relajaste, no? Decime que lograste desenchufarte de este mundo injusto y cruento, casi inhumano. Decime, por favor, que fuiste a uno de esos restaurantes caros y pediste uno de esos platos elaborados que ninguno de los qualunques que pertenecemos al vulgo aspiraríamos siquiera a poder probar en toda nuestra insignificante vida? Sí, ¿no es cierto?, lo hiciste. Eso me deja tranquilo, porque veo que seguiste la receta del hipócrita de manual.

Cuando volvás a la ciudad vas a seguir luchando por los que menos tienen, "los pobres", como decís vos. Y vas a ir a fondo contra la derecha imperial que se queda con las riquezas de todos y todas.

Confesalo, hay días en que te sentís un tanto trastornado o trastornada, para no ser descortés con mis amigas militantes. Contame que te invade una contradicción dialéctica tremenda. Hay días en que te descubrís con todos los tips del capitalista moderno, y querés lavar la culpa y la mala conciencia poniéndote el traje de socialdemócrata, ¿no?

Prometeme que vas a ir al analista y le vas a describir la angustia que te provoca la mala conciencia. Y le vas a decir que leer a Sartre no te sirve de nada. No hay nada que calme esa angustia, ¿verdad?

Las fotos de verano poblarán las redes sociales durante todo enero, también durante febrero y quizá las postales se extiendan hasta marzo. Después de vuelta al trabajo, otra vez a la jungla, peleando día a día y batallando contra esa rutina espantosa en la que te sumerge un trabajo que no te agrada. No importa, a quién le interesa si estás o no a gusto en tu trabajo. El año pasa volando y pronto, en unos meses, será el momento de volver a mostrar esas fotos espléndidas donde vos y tu gente disfrutan del verano, la pile, los tragos, la buena comida, la arena y la playa.

Será hasta entonces.