Finalmente una agenda que une a América Latina: la corrupción

Si bien existe en la región desde la colonización, la gran novedad es que ahora tenemos mecanismos más eficientes, veloces, descentralizados y accesibles para descubrirla.
Avatar del

Ariel Kogan

1/2
Finalmente una agenda que une a América Latina: la corrupción(Publicada por diariossobrediarios.com.ar)

Finalmente una agenda que une a América Latina: la corrupción | Publicada por diariossobrediarios.com.ar

Finalmente una agenda que une a América Latina: la corrupción(Publicada por diariossobrediarios.com.ar)

Finalmente una agenda que une a América Latina: la corrupción | Publicada por diariossobrediarios.com.ar

Muchos me pueden llamar ingenuo. "Pero Ariel, la corrupción en América Latina existe hace mucho". Desde la colonización, sin lugar a dudas.

La gran novedad es que ahora tenemos mecanismos más eficientes, veloces, descentralizados y accesibles para descubrir los diversos mecanismos de corrupción y los personajes de esas historias.

Esta situación nos presenta una oportunidad histórica de pasar a limpio nuestras sociedades, principalmente la relación promiscua entre el interés público y (parte) de la iniciativa privada. Construyendo un nuevo contrato social, basado en principios éticos correspondientes a las democracias más consolidadas del siglo XXI.

Además, y no menos importante, se abre una puerta (o mejor un portón) de oportunidades para invertir pensando en aquellas agendas, que en algún momento se creyó, que unirían nuestro continente: erradicación de la pobreza y construcción de sociedades con oportunidades reales para todos y todas. 

Inversión pensando en la transición para sociedades no dependientes de combustibles fósiles y todo lo que esta agenda significa en términos de cambio de cultura y estilos de vida. Y finalmente, tal vez el mayor desafío de nuestras sociedades: la educación.

Una educación cívica, educación para la vida en una sociedad que cambió radicalmente en la era de Internet, educación para el desarrollo de seres humanos íntegros.

Como empecé el texto, me pueden llamar ingenuo, pero vamos a ver en los próximos años, más rápido de lo que imaginamos, en América Latina nuestras sociedades siendo lideradas y gobernadas por representantes que tendrán en el combate a la corrupción su principal bandera política (sin importar el color partidario).