Esto es Macri

Avatar del

Oscar Demuru

1/2
Esto es Macri(Télam)

Esto es Macri | Télam

Esto es Macri(Télam)

Esto es Macri | Télam

 Nada asombra en la política argentina, plagada de contradicciones y de eternos ganadores, quienes administran el poder conseguido o seduciendo para la revolución o para el cambio. Dos hechos concretos de eta semana donde Macri, no el gobierno, se ha pegado dos tiros en los pies. El primero el acuerdo con Franco, su padre por el Correo, donde las explicaciones tanto a favor como críticas recién comienzan pero generan opciones para el campo de batalla. No sé si es justo, legal o técnicamente lo mejor, lo que está claro que en lo profundo, no hay cambios al menos en todo aquello que se criticó, el favorecer a parientes, amigos, etc. Para que Macri "sea o hubiera sido el cambio", deber haber puesto claros límites y barreras, en las que parientes, amigos ni contratan ni arreglan con el Estado, eso es el cambio, contrapuesto a lo que ellos, Cambiemos sostuvo de sus antecesores. Parientes y amigos abstenerse de hacer negocios aunque legítimos con el Estado, pues están todos bajo sospecha. Ese caballo de campaña dio rentas, y... Primera conclusión: no cambiaron nada.

Segundo hecho la ministra de la Suprema Corte de Justicia, Elena Highton de Nolasco, han arbitrado todos los medios jurídicos para que a los 75 años deje la corte, cuando se aferraron a las bondades de Carlos Fayt y casi se encadenan en los tribunales en su defensa, hicieron de Fayt, lejos de ser un buen jurista , un símbolo de la batalla de lo que no debía ser, porque la edad no era un límite a tamaña sabiduría, y ahora muestran toda la hilacha con una acción contradictoria de sus ofertas de aceptación a la senilidad como expresión de la independencia en el tan preciado Poder Judicial. 


Segunda conclusión, no cambiaron nada, han actuado del mismo modo, y hace poco más de un año se abrazaban al Poder Judicial. Se va perfilando, más allá de otros detalles, su verdadera concepción, y van perdiendo los voceros del Cambio no militantes, esos argumentos que en la calle, el trabajo la mesa familiar, sostenían con fuerza y convicción, empieza el desencanto, reitero no ya en los grandes temas de hacia donde vamos, sino en la profunda concepción de ejercer el poder de un mismo modo, sólo que un tanto más gentiles y a veces con mejores modales.

Y acá no hay pasado, ni herencia, hay incongruencia y lo que se dice en política dos tiros en los pies o pisarse los cordones con mocasines. ¿Seguirá abierta la invitación a que Cambiemos? Cada uno saque sus conclusiones.