¿Estamos en presencia de una nueva burbuja tecnológica en Wall Street?

Avatar del

Rubén Ullúa

1/2
¿Estamos en presencia de una nueva burbuja tecnológica en Wall Street?

¿Estamos en presencia de una nueva burbuja tecnológica en Wall Street?

¿Estamos en presencia de una nueva burbuja tecnológica en Wall Street?

¿Estamos en presencia de una nueva burbuja tecnológica en Wall Street?

El índice tecnológico Nasdaq100 sorprendió la semana pasada con una fuerte reversión bajista que llevó a los precios desde niveles máximos históricos de 5.897 puntos hacia instancias de mínimos del último lunes en torno a las 5.633 unidades, perdiendo en dicho trayecto cerca del 4,5%.

>

Si bien el indicador ha logrado recuperarse parcialmente tras probar los mínimos mencionados el lunes pasado, la reversión bajista observada desde los máximos ha puesto en alerta al mundo inversor, principalmente debido a que dicha baja ha estado comandada particularmente por las principales acciones de referencia del sector, como son las de Apple (AAPL), Facebook (FB), Microsoft (MSFT), Amazon (AMZN), Google (GOOG), Netflix (NFLX) y Alphabet, lo que de algún modo ha reflotado recuerdos del año 2000, momento en que se pinchó la burbuja de las empresas punto.com y este índice revirtió a la baja y habilitó lo que sería un importante bear market (mercado bajista) hacia los siguientes dos años y medio.

En relación a lo comentado, ¿podemos pensar que estamos en presencia de un evento similar al ocurrido en el año 2000 y que la reversión bajista de los últimos días es el inicio de un cambio de tendencia para este mercado?

En lo inmediato debemos decir que no creemos en esta posibilidad. Si bien es verdad que el indicador Nasdaq y que muchas acciones que lo componen se encuentran navegando en valores desconocidos, ya que se ubican desde hace varios meses en máximos históricos, la baja observada en los últimos días si bien ha sido acelerada, no es suficiente aún como para catalogarla como el inicio de un cambio de tendencia y menos aún puede etiquetarse en un contexto de "fin de una nueva burbuja tecnológica".

>

Está claro que operar siempre en zona de máximos históricos tiene dificultades para el inversor, principalmente porque al no haber referencia de precios, el mercado desconoce muchas veces si lo que está valiendo una acción debe considerarse un precio justo o si está "inflada" por el mismo mercado.

Es habitual que en estos contextos nos encontremos con análisis que justifican el valor actual de mercado e incluso animan a una acentuación de la tendencia alcista hacia adelante, por diferentes variables futuras que puedan darse, como así también es habitual que ni bien el mercado tropieza como lo hizo los últimos días, surjan análisis apocalípticos que advierten por el fin de un ciclo y el cambio de tendencia en los precios.

Por lo anterior, resultará clave el valor crítico que pueda tomar el inversor en un contexto de estas características y saber sortear las especulaciones y la volatilidad de corto plazo, para centrarse en el "bosque" y la tendencia central.

Es por este motivo que muchas veces el análisis técnico surge como una herramienta clave que ayuda a poner paños fríos a la situación de incertidumbre de corto plazo, por el simple hecho de que permite poner en contexto la baja desarrollada dentro de un marco temporal más amplio, y es allí donde se logra dar perspectiva al análisis.

En este sentido, creemos que considerar la baja del índice desde los máximos de la última semana como inicio de un cambio de tendencia a mediano plazo es actualmente prematuro; más bien creemos que esta baja podría estar simplemente cerrando una racha positiva de seis meses de subida de este mercado, lo que sería lo mismo que considerar la caída como una simple fase correctiva de corto plazo, para que finalmente luego nuevos impulsos compradores terminen por conducir los precios en los próximos meses por encima de la barrera de los 6.000 puntos en el índice Nasdaq e incluso con posibilidades de buscar objetivos bastante más ambiciosos en los 6.500 o bien cercanos a los 7.000 puntos, extendiendo de esta forma el bull market (mercado alcista) en desarrollo desde la crisis sub-prime del año 2008.

Ahora, cuando nos centramos en el corto plazo, ¿es posible pensar que el recorte desde los máximos de la semana pasada pueda aún acentuarse, antes de que este mercado retome la senda positiva?

En este caso, la respuesta es sí.

Efectivamente hay condiciones técnicas para que este ajuste pueda ser mayor hacia las próximas semanas, quizás con posibilidades de llevar los precios hacia instancias de 5.500-5.400 puntos o bien buscar instancias de contención más deprimidas en las 5.250-5.200 unidades, para que recién luego el avance de precios quede retomado, en camino de buscar los objetivos alcistas más ambiciosos más arriba sugeridos para este mercado tecnológico.

Creemos que actualmente sólo con caídas del índice que puedan llevar a los precios más allá de la zona de los 5.200 puntos, nuestra lectura de corrección temporal para este mercado comenzaría a ponerse en tela de juicio y aún no sería un evento lo suficientemente sólido como para considerar un cambio de tendencia en este mercado y el fin de un nuevo ciclo de avance, sí al menos nos permitiría avizorar la presencia de bajas más importantes, al menos como corrección a las ganancias de los últimos años.

(*) Rubén Ullúa. Analista en Sala de Inversión.com. Esta columna fue publicada originalmente en Sala de Inversión.