El ideario de los derechos humanos y los presos políticos, nada tienen que ver con la delincuencia

Avatar del

Roberto Vélez

1/2
El ideario de los derechos humanos y los presos políticos, nada tienen que ver con la delincuencia

El ideario de los derechos humanos y los presos políticos, nada tienen que ver con la delincuencia

El ideario de los derechos humanos y los presos políticos, nada tienen que ver con la delincuencia

El ideario de los derechos humanos y los presos políticos, nada tienen que ver con la delincuencia

En Las Heras, militantes que lo fueron otrora de la izquierda peronista, participaron durante gobiernos justicialistas de negocios con la "vaca atada"; que los transformaron en prósperos empresarios.

Denunciados en dos circunstancias en el Concejo Deliberante y en la Fiscalía de Estado, pese a las evidencias, nada pasó. Prevaleció la cofradía.

Las complicidades políticas y judiciales de instituciones que en relación a la justicia y a la democracia dejan mucho que desear, posibilitaron una vez más impunidad.

Y al contrario.

El señorito que medró con la obra pública, fue distinguido por correligionarios del ámbito de derechos humanos de Miranda y por éste, que fuera funcionario de Furfuri colaborador de la dictadura, como ciudadano ilustre de Las Heras; AYASA SA.

A propósito. Pese a las gestiones formales ante el Intendente Orozco vía Tello (secretario privado del Intendente) y ante otros funcionarios, no ha sido posible ver el decreto respectivo. Lo que indicaría interés común, de unos y de otros, que en muchas circunstancias claves son socios, de que no suministrarlo.

Mis denuncias devinieron en posicionamiento en organismos de derechos humanos locales para que cesara con las denuncias. No se podía cuestionar "compañeros".

De lo contrario sancionarían.

Los ex presos políticos no podían hablar de política. Salvo ellos.

Imaginen la respuesta;

Grité; haber sido represaliado por la dictadura no lo transforma a uno en buena persona.

No me importaba un rábano seguir perteneciendo a ámbitos cooptados políticamente por los K., en nombre de una transformación nacional y popular, que como el combatiendo el capital de la marchita, resultaba un cuento más.

Amén de haber adoptado posiciones genuflexas frente a los Milani, Berni y compañía; que en simultáneo reprimían. Ley antiterrorista K mediante.

Otros compañeros con buen tino y solidaridad disuadieron a algunos fanáticos a sueldo. Correctamente sostuvieron que la única condición para integrar la organización Ex presos políticos, es haberlo sido. Y cada uno podía opinar libremente.

Lo cierto es que en nombre de los derechos humanos se han bastardeado ideario, trayectoria y prácticas.

No falta quienes desde la ignorancia asocian derechos humanos con defensa de delincuentes. Fogoneados por la extrema derecha envalentonada, en un contexto de gobiernos conservadores que trabajan para retrotraernos a épocas superadas.

Criminales genocidas presos también posan de víctimas. Y se posicionan como presos políticos.

Somos pocos y nos conocemos mucho. No ignoramos la existencia de métodos no muy democráticos en el funcionamiento de la organización cuestionada. Y de algunos proveedores de materias primas del departamento que han hecho buenos dinerillos con esta operatoria de la construcción de viviendas populares devenida en negocio para algunos. De ninguna manera el único caso.

De modo tal que hubiera sido también importante escuchar a los abogados K, alzar la voz frente a tanta evidencia de delitos, enriquecimiento, violación de deberes de funcionarios públicos, que se ha producido en Mendoza durante esta década "ganada" peronista.

Varios de los que todavía encumbrados preparan un nuevo engaño electoral. En el que están y terminaran todos juntos.

Ningún camino inspirado en el bien común se recorre de la mano de delincuentes.

Cuando tales defensores se pronuncien en términos contundentes frente al accionar delictivo y mafioso de entre otros Lobos en libertad, pero de ninguna manera solo él, empezaremos a creerles.

Por lo pronto sería recomendable se aboquen a la causa y a la defensa en sede judicial.

Porque esta cuestión de "presos políticos" se la creen solo ellos.

Bastardeando cuestiones sagradas.

Un preso político es el que lucha por ideales y es víctima del Estado.