El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

En el Wok! de hoy: La caída del expoderoso ministro K supone que la Justicia empezará a actuar con más énfasis en otros casos de corrupción. En la provincia, varios nombres figuran en la lista de espera.
Avatar del

Rubén Valle

1/8
El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

El efecto De Vido, ¿también cundirá en Mendoza?

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone Peace of mind, por Shakti & Johm McLagMcLaughlin

 

#Impunidad cero. La detención del arquitecto de los negocios más oscuros del Kirchnerismo produjo un efecto quizás inédito en el país. Las manifestaciones al borde la euforia de muchísimos argentinos (y no necesariamente macristas o votantes de Cambiemos), estuvieron en sintonía con una sensación generalizada de tolerancia cero con la corrupción que antes no existía o al menos no se expresaba con tanta vehemencia como en estos tiempos.

Se podría sintetizar ese particular sentimiento en que desde hace años hay ciertos personajes a los que, haya o no pruebas contundentes, la gente señala como corruptos. Y si ellos, que son el símbolo de la impunidad no están presos, qué garantías le puede ofrecer la Justicia al ciudadano común.

Por eso con el caso De Vido, y más allá de las numerosas causas en las que está procesado o imputado (desde malversación de fondos públicos, administración fraudulenta, sobreprecios, hasta diversas irregularidades administrativas), su detención vino más a saciar una equívoca sed de venganza antes que de justicia. La forma en que se expresó esa "satisfacción" quedó graficada fuertemente en las redes sociales, donde desde la ironía y el humor corrosivo se fijó posición sin necesidad de encuestas y sondeos. 

La demorada caída del expoderosísimo ministro K, quien llegó a manejar U$S 145.000 millones, también tuvo su onda expansiva: no fue el primero en caer ni tampoco será el último, lo que abre la puerta a mirar debajo de la alfombra propia. 

Fue el gobernador Cornejo quien reconoció que en materia de justicia todavía siente "gusto a fósforo" y acorde con la metáfora abrió el gas. Para el líder de Cambia Mendoza, "la Justicia llega medio tarde con respecto a cuándo se originaron los hechos. La Justicia Federal en particular está muy en deuda con la Argentina".

Para Cornejo, ese particular sabor en el paladar también se lo dejan casos locales como los del exintendente de Guaymallén, Luis Lobos, el exgobernador Paco Pérez, el exintendente de Luján, Carlos López Puelles, y algunos exministros, como los de Transporte Diego Martínez Palau y Pablo Rousseau.

Nobleza obliga, no todos estos políticos señalados por el actual jefe provincial se encuentra en la misma situación procesal. Luis Lobos está imputado por presunto enriquecimiento ilícito. Paco Pérez, imputado por irregularidades en la concesión de áreas petroleras. López Puelles, denunciado pero no procesado. Y Martínez Palau y Rousseau, imputados por presunto crecimiento irregular de su patrimonio.

El único caso que prosperó fue el del exjefe comunal de Santa Rosa, Sergio Salgado, quien estuvo ocho meses tras las rejas (salió pagando una fianza de $1 millón) y ahora espera la elevación a juicio, procesado por administración fraudulenta, asociación ilícita y malversación de fondos públicos.

En junio del año pasado, cuando caía la mano derecha de De Vido, José López, cuando pretendía esconder los bolsos non sanctos en un convento, se abría el mismo interrogante que ahora: quién será el próximo. Porque es demasiado obvio que para armar semejante red de multimillonarios negocios tuvieron socios y esos socios (algunos convencidos, otros apretados) ahora cortan clavos. 

En Mendoza se sintió el cimbronazo  y tanto en sectores que habían pertenecido al gobierno de Pérez como en referentes empresariales corrió un sudor frío con la detención de López, pero todo quedó una vez más sotto voce.

Otro caso de sociedad creada con fines espurios fue la del sindicalista Juan Pablo Pata Medina con su pollo mendocino: Horacio Homs, una de las cabezas de Abril Catering, vinculada al líder de la Uocra platense. Homs estuvo prófugo unos días y se entregó el 2 de octubre en Quilmes. 

Hasta ahora todo se limita a un puñado de nombres, sospechas y algunas imputaciones, pero sobre todo deudas de la Justicia con la sociedad por su inacción, lentitud e incluso falta de coraje institucional. Se sabe que una justicia lenta no es justicia, pero una justicia que se desentiende directamente es cómplice.


#Lecturas

El negocio político de la obra pública. De la patria contratista a Menem. De los '90 a Kirchner. De CFK a Macri, por Luis Gasulla. (Sudamericana. 496 págs. $450)

Con la detención de Julio De Vido aún resonando desde Ushuaia a La Quiaca, esta investigación explica en detalle la matriz de los negociados relacionados con la infraestructura de nuestro país y revela por qué esa matriz -"que vincula a empresarios corruptos con políticos coimeros a la vista de una justicia garante de impunidad"- sigue activa todavía hoy. Aquí quedan expuestos con claridad los mecanismos fraudulentos de licitación en distintos niveles del Estado, el financiamiento non sancto de la política, el rol de la Cámara Argentina de la Construcción, la conexión entre los negocios de la construcción y del juego, y hasta el vaciamiento de YPF. El verdadero "club de la obra pública", al desnudo.


#Se lo dijo