El "dedazo" y los operadores mágicos están devaluados

Uno de los cambios que han operado en la política argentina en los últimos años ha sido que la coalición que ahora está en el poder no es verticalista ni autoritaria. La mesa chica no funciona a fuerza de imposiciones y por eso, a pesar de este viernes lleno de operaciones y versiones diversas, al final quedó todo igual. De Marchi ratificó su candidatura a gobernador a pesar del enojo radical y Macri no le impuso a Cornejo que unifique los comicios para mejorar sus chances de reelección. El dato: desde el seno del cornejismo dijeron que podría ser "inevitable" que el gobernador termine como candidato a diputado nacional.  

Juan Carlos Albornoz

Macri con Cornejo, Rodríguez Larreta y Morales.

Macri con Cornejo, Rodríguez Larreta y Morales.

Más allá del eslogan, uno de los cambios verdaderos que han operado en la política argentina en los últimos años ha sido que la coalición que ahora está en el poder no es verticalista ni autoritaria.

En el esquema kirchnerista, Cristina colocaba a dedo los candidatos de Mendoza por ejemplo. O acudía a algún operador mágico, como supo ser el fallecido Chueco Mazzón. 

La mesa chica imponía la estrategia. Ya sea por convicciones o debilidades, ese no es el escenario actual. El Presidente de la Nación no ordena qué hacer y los distritos como Mendoza no se allanan sin chistar a los pareceres del conductor.

Esa razón explica por qué, tras un viernes erizado de versiones, operaciones y numerosas teorías electorales, en Mendoza todo quedó igual: ni a a Alfredo Cornejo lo convencieron de unificar las elecciones con la Nación ni al macrista Omar de Marchi lo bajaron de una candidatura a gobernador que incomoda al radicalismo.

La ola de suposiciones periodísticas se desataron a partir de una reunión atípica, por la fecha, de Mauricio Macri en Villa La Angostura con tres de sus aliados en las provincias: Cornejo, Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. 

A partir de las conversaciones que se generaron en ese almuerzo de dos horas, a la que Cornejo fue solo, cada sector del heterogéneo universo de Cambiemos hizo su juego en el terreno periodístico.

Pero lo más importante fue lo que quedó de verdad después de este encuentro: poco o nada cambió en el escenario electoral local. Ante la consulta de MDZ, De Marchi reaccionó en on al supuesto de que la Casa Rosada había ofrecido su renuncia a la candidatura a gobernador como prenda de cambio de la unificación de la fecha de las elecciones.

"Me siento más candidato a gobernador que nunca", lanzó el intendente de Luján, y ratificó que está dispuesto a pelear contra el candidato a gobernador de Cornejo en las PASO bajo la consideración de que los aparatos ya no mandan en la política actual.

A su turno, Cornejo transmitió a través de sus colaboradores apenas un breve mensaje que también deja las cosas en el mismo lugar que antes: "Macri no nos pidió a los gobernadores que no desdoblemos las elecciones", aseguró.

La frase estuvo acompañada de una aclaración que le desata las manos al gobernador para decidir lo que quiera desde aquí hasta el 11 de marzo (fecha límite para convocar a elecciones desdobladas en Mendoza): el desdoblamiento electoral es un reclamo de los intendentes del radicalismo, no necesariamente el deseo del mandatario.

Algunos intendentes, efectivamente, entienden que tendrán un mejor destino si provincializan las elecciones. Y buena parte del radicalismo lo acompaña en la sensación de que, en su difícil camino a la reelección, a Macri le convendrá que se desdoblen las elecciones de Mendoza, ya que podría mechar un triunfo electoral (del cual están muy confiados) frente a las presuntas derrotas que le propinaría el peronismo en las provincias en las que también habrá desdoblamiento.

Es inevitable recordar también que Cornejo tejió una enorme alianza electoral opositora para ganar las elecciones de 2015. Esa coalición sería difícil de reeditar en comicios unificados, ya que varios aliados no apoyarían a Macri.

Convencidos de que Marcos Peña armó una reunión más para demostrar que el Presidente está en actividad en vacaciones que con el objetivo de lograr definiciones electoral concretas, desde el seno del cornejismo asomó ayer una revelación: Cornejo empieza a asumir como un destino "inevitable" su candidatura a diputado nacional en las listas de Cambiemos.

Si así fuera, privado de la reelección en Mendoza y sin mostrar interés por una candidatura a vicepresidente, las circunstancias podrían terminar acomodando a Cornejo en un casillero que tiene casi todos los demás espacios sin llenar.

El comienzo de las definiciones electorales, de todos modos, se hará esperar hasta febrero, a pesar de este repentino estertor veraniego. Es un hecho que ahora hay espacio para la discusión horizontal y que la Nación no tiene demasiado margen hoy para gritonear a los gobernadores.

Los gobernadores como Cornejo prefieren hablar de "respeto" de la Casa Rosada y pasan a otro tema. Al fin y al cabo, todos parecen entender que la vieja logística electoral, subsistente o no, no alcanza por sí sola para ganar una elección. 

Para ello, ciertamente, Macri y el resto de Cambiemos necesitarán que la realidad económica acompañe por lo menos un poco en este año y que el desastre económico de 2018 no se repita o agrave en 2019. De eso también se conversó ayer en el almuezo de Villa La Angostura: el Gobierno Nacional tiene la esperanza de que haya algunas mejoras.

Ya lejos de los sueños que atesoraba al comienzo de su gestión, Macri hoy se conforma con estabilizar definitivamente el dólar, que se desacelere un poco la inflación y que bajen las tasas de interés en este 2019. Trazó ese panorama ante los gobernadores y pidió la unidad de Cambiemos en el complejo camino a las próximas elecciones. 

A pesar de los tironeos por momentos desaforados que caracterizan a esta coalición política, ese elemento no parece estar en riesgo. 

Temas
  • Tras la cumbre en Villa La Angostura
  • cornejo
  • macri
  • cambiemos
  • argentina
  • peña
  • Macri Cornejo
  • Política
  • kirchnerista
  • Casa Rosada
  • Poder Ejecutivo
  • MDZ
  • ¿Algún argentino lo reconocerá?
  • PASO