El "Viva la Patria" es sólo de la boca para afuera

En medio de los festejos por el 25 de Mayo me llamó la atención la cantidad de personas que hacen referencia a la Patria, pero que no son capaces de sentarse a una mesa, dejar de lado las aspiraciones electorales y apuntar a un gran acuerdo nacional.
Avatar del

Edu Gajardo

1/2
El "Viva la Patria" es sólo de la boca para afuera(flickr.com)

El "Viva la Patria" es sólo de la boca para afuera | flickr.com

El "Viva la Patria" es sólo de la boca para afuera(flickr.com)

El "Viva la Patria" es sólo de la boca para afuera | flickr.com

Este fin de semana las celebraciones del 25 de Mayo me llamaron poderosamente la atención por algunas cuestiones que me parecen contradictorias. Todo el mundo se acordó de la Patria en las redes sociales y en los discursos, pero todo de la boca para afuera, porque a la hora de pensar en la Patria en los hechos, nadie quiere dejar de lado sus aspiraciones personales para pensar en el bien común y, al contrario, se agita aún más la famosa "grieta".

En estos momentos en que el país enfrenta una crisis -porque aunque no nos guste la palabra es una crisis- que se arrastró por años y que el Gobierno actual no ha sido capaz de solucionar y controlar, la única forma de sacar adelante la Nación es a través de un gran acuerdo y una mesa donde todos nos sentemos y dejemos de lado los colores, los odios y pensemos en que cada uno es parte de este país que pide a gritos que nos dejemos de joder y hagamos las cosas bien.

No basta con ir a comerse un locro y aplaudir el folclore, no basta con llenar de banderitas y recordar a los próceres. Es necesario que todos cambiemos el pensamiento ese que dice "qué puede hacer el país por mí" y apuntar al "qué puedo hacer yo por el país".

No basta con que los supermercados llenen de banderitas y pongan música criolla. No queremos eso de ellos, queremos un compromiso de seriedad y menos especulación de parte de los grandes formadores de precios que aprietan el bolsillo de los mendocinos. Eso es hacer Patria.

Hacer Patria es, por ejemplo, especular menos con el trigo y no hacer que corra una bola que termina con fuertes aumentos en el pan. En ese pan que muchas veces puede ser el único alimento de una familia.

Hacer Patria es dejar la soberbia con la que decías que tenías todas las soluciones y asegurabas que era fácil, por ejemplo, bajar la inflación. Un primero paso para eso es abrir la Casa Rosada a economistas y representantes de otros sectores para analizar en qué se falló y evitar que los errores se vuelvan a repetir.

Menos marchas y más mesas de diálogo

El problema fundamental de la Argentina (y siendo bastante vulgar pero muy representativo), es que todos las quieren tener más larga. No se dan cuenta que con sus afanes electorales lo único que hacen es postergar a la Patria y hundir cada vez más a las personas que dicen representar.

Nada se va a solucionar y va a ser un circulo vicioso eterno mientras todos sigan pensando en su metro cuadrado y en su parte de la "teta del Estado".

Argentina necesita de un gran acuerdo en el que todos estén sentados a una mesa, desde el más PRO hasta el más K, hablando sin pensar en qué rédito político o electoral puedo sacar, sino pensando en que después de eso tendremos un mejor país.

Hasta ahora eso no existe y el 25 de Mayo lejos de unir, alejó aún más esa posibilidad. Vimos marchas y cuestionamientos de sectores que a las "puteadas" critican todo, pero no ofrecen alternativas y anuncian que no están dispuestos a sentarse a conversar si no se cumplen sus condiciones. Hoy nadie está en posición de poner condiciones, todos tenemos que bajar las pretensiones y pensar en la Patria de verdad y no de la boca para afuera.

Tenemos que dejar de lado el discurso de la herencia, pero también tenemos que dejar el "Macri gato". Si no somos capaces vamos a seguir con los mismos problemas y vamos a tener que aceptar que nada es casualidad y tenemos el país que nos merecemos.

Los grandes cambios en la historia, en el resurgimiento social y económico de muchos países que pasaron grandes crisis, estuvieron precedidos por grandes acuerdos sociales, por espacios donde se dejaron de lado las diferencias y el único color fue el de la bandera que los cobija a todos.

El patriotismo no es ponerse la camiseta y gritar más fuerte que el otro, es ponerse la camiseta para escuchar al otro y escucharnos todos para avanzar sin cometer los errores del pasado.