El PJ dilata tensiones y angustias

En "modo enero", evita confrontaciones. Por eso nadie saldrá a criticar a Alejandro Bermejo por su decisión de no adelantar las elecciones en Maipú, tal como hicieron los otros jefes comunales del PJ. Tranquilamente espera, por otro lado, que la Corte empiece a darle tratamiento en febrero a la acción de inconstitucionalidad contra el decreto de Cornejo que impide la reelección de la mayoría de los caciques. Se trata de una actitud que intriga incluso a los miembros del alto tribunal.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

El PJ dilata tensiones y angustias

Aparentar un enero clásico y casi distendido, aunque no lo sea, es el propósito del peronismo mendocino.

No lo es, claramente. Antes de la vacaciones, cuatro intendentes dejaron una bomba jurídica en la mesa de entradas de tribunales: la acción de inconstitucionalidad contra el decreto de Alfredo Cornejo que "jubila" a los accionantes.

Antes de que termine enero, además, el quinto intendente peronista, Alejandro Bermejo, dejará vencer los plazos para la convocatoria anticipada de elecciones en su municipio, en una actitud que invita a pensar en una fuerte diferencia interna con sus colegas del partido.

Pero nada sacude demasiado al justicialismo local en estas horas. Nadie reacciona ni lo va a hacer. Las preguntas quedan flotando en el aire, sin desesperación, por ahora.

En el justicialismo orgánico dicen que la decisión de Bermejo "se respeta" y que no hay razones para abrir un frente interno por ello. El intendente de Maipú no ha descartado que vaya a convertirse en candidato a gobernador el año que viene. Ese juego, al parecer, entusiasma mucho más en los cuarteles peronistas, que quieren dar la sensación de que tienen muchas opciones para 2019.

Más cerca de la Vendimia, dicen, llegará el momento de ver si esas opciones pueden generar alguna síntesis electoral. Está todo por verse.

Sin embargo, nada evitará la irrupción de una tormenta de verano, antes de la Vendimia. A partir del 1 de febrero, empezará una cuenta regresiva tensa para el peronismo, a la espera de un fallo de la Corte que salve a los intendentes reelegidos que fueron fulminados por la promulgación de la enmienda del artículo 198 de la Constitución.

En estos días, por lo bajo, dirigentes justicialistas y jueces se tantean. La acción de inconstitucionalidad presentada en diciembre por los cuatro intendentes peronistas no ha tenido ningún tipo de movimiento en la Corte.

El primero será notificar al Gobierno, a comienzos del mes que viene "¿Van a presentar una cautelar en febrero para apurar los plazos?", se preguntan algunos jueces, tratando de vislumbrar cuál será el paso siguiente del justicialismo.

Pero de eso no hablan en el PJ: el presidente partidario Guillermo Carmona ha convenido con los intendentes no intervenir en su estrategia jurídica.

Hasta ahora, la única medida visible del peronismo fue evitar alterar la paz de alguien en el alto tribunal con este caso. Por eso los intendentes ni siquiera reclamaron que se suspendiera la feria de enero para el tratamiento de su demanda, a pesar de la urgencia electoral que tienen: si no hay un fallo más o menos rápido, la sentencia podría ser tardía para los intereses de los intendentes impedidos de ir a otra elección este año.

La acción recayó en la Sala 2 de la Corte, una sala aparentemente amigable para el justicialismo en este momento. Está integrada por dos jueces que se han enfrentado a Cornejo (Mario Adaro y Omar Palermo, que ya volvió del exterior tras varios meses de licencia) y el ministro José Valerio, que es la contracara, ya que fue designado por el gobernador para ese cargo.

Realmente nadie sabe si será la Sala 2 la que resuelva el caso o si el tema terminará en un plenario como el que forzó Cornejo el año pasado, cuando corría riesgo de perder su litigio con el SUTE por el ítem aula. Nadie sabe cómo se desarrollará la tormenta que se viene.

El PJ prefiere no adelantarse a las novedades y apenas deja flotando en el aire sus percepciones: "Ante una medida electoralista de Cornejo, nosotros apostamos a la institucionalidad y esperamos que la Corte falle de acuerdo a derecho", reclaman.

Pero al margen de alguna proclama, este PJ en "modo enero" procura no complicarse la vida tan pronto con angustias e interrogantes del futuro cercano.

Como por ejemplo, si habrá en algunos departamentos que hoy gobierna candidatos alternativos con la capacidad de calzarse el traje y reemplazar a los veteranos caciques, si la Corte revierte, al final, el famoso fallo Kemelmajer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?