De Marchi, Cobos, los radicales de Cornejo y el 'fair play'

Comienza a palpitarse una final que sería inevitable en la pelea por la candidatura a gobernador del oficialismo provincial. La disputarían el equipo del mandatario y un competidor ambicioso. Y pasa de todo en la previa: el conjunto adversario acaba de cambiar su principal jugador, por ejemplo. Hay declaraciones calientes también, pero existe un límite: local y visitante están obligados a respetar el juego limpio, porque forman parte del mismo espacio político.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

De Marchi, Cobos, los radicales de Cornejo y el 'fair play'

Una metáfora futbolística sirve para pintar el estado de las cosas en el oficialismo provincial, de cara a las próximas elecciones: apenas iniciado el partido, abandonó la cancha un jugador y entró en su lugar otro. El que salió, o habría salido, es Julio Cobos. Figura descollante en otros tiempos, vive una suerte de ocaso en la actualidad. Cometió un grave error (la novela del acomodo de su pareja en la Justicia) y la hinchada -el electorado-no se lo está perdonando en las encuestas. Pero Cobos tenía un reemplazante natural, alguien que se estaba preparando para entrar si fallaba la estrella. Un jugador que esperaba su oportunidad y que sospechaba que podría tenerla, antes de que surgiera. Ese es Omar de Marchi, quien ha ingresado al primer equipo con un apetito notable. Se come la cancha, va a todas las pelotas como si fueran la última. Falta mucho todavía. Pero todo indica que el frente oficialista Cambia Mendoza deberá ir a una PASO para resolver la candidatura a gobernador del año que viene. Por eso la imagen futbolística es precisa: hay dos equipos en pugna. El equipo del gobernador, por su parte, es sólido y ha fortificado su unidad. Juega de local y en los últimos tiempos ha acordado un asunto importante: cuando elijan al 10, la decisión será respetada por el resto y todos los otros jugadores se van a encolumnar detrás suyo. Pero eso todavía no ha pasado. Hoy por hoy, es tiempo de gambeta y vidriera para más de uno. Varios ( Suárez, Tadeo García Zalazar, Martín Kerchner) creen en sus condiciones y se muestran para que el capitán (Cornejo) les ponga esa camiseta. ¿Asusta al equipo cornejista el poderío del rival? Poco por el momento. Se desconoce cuál será la formación definitiva del equipo de De Marchi y si llegarán 'refuerzos' (¿Laura Montero?) más cerca de la final. Aunque en la política, como en el fútbol, no es muy conveniente subestimar al adversario. Menos cuando ese conjunto está liderado por el 'pícaro' De Marchi, que ha decidido calentar la final para que empiece a jugarse antes de tiempo. Demasiado antes, tal vez: el equipo de Cornejo no quiere saber nada hasta la segunda quincena de enero. Recién entonces, dicen, empezará a definir quién será el conductor del equipo. Tal vez esa diferencia en la estrategia explica un áspero cruce que tuvieron durante la jornada de ayer 'Rody' Suárez y De Marchi, a quien le pusieron el sobrenombre en el equipo rival. Los últimos sondeos dicen que el intendente de la Capital es el mejor posicionado hoy para convertirse en el candidato a gobernador del cornejismo. Y cree el intendente capitalino que De Marchi le hizo trampa al invitarlo a último momento al acto que protagonizó en la Legislatura para promover la boleta única. Se lo reprochó en persona, en una conversación telefónica, y despotricó después en público contra la supuesta puesta en escena electoral del líder del PRO, de la cual Suárez no participó. Ese chispazo fue un dato a tener en cuenta, porque entre estos dos equipos, que comparten el universo oficialista de Cambiemos pero parecen encaminarse a una inevitable confrontación, hay una sola cosa que no puede faltar: fair play.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?