Cuando por falta de razón se pretende imponer la fuerza bruta

Avatar del

Santos Isgró

1/2
Cuando por falta de razón se pretende imponer la fuerza bruta

Cuando por falta de razón se pretende imponer la fuerza bruta

Cuando por falta de razón se pretende imponer la fuerza bruta

Cuando por falta de razón se pretende imponer la fuerza bruta

 El contenido de la nota, no está destinado a criticar al gobierno anterior, o ensalzar al actual.

Todo lo que exprese, aunque esté plagado de errores ortográficos, tiene la finalidad de hacer un llamado urgente a la Justicia para que actúe rápidamente.

No me asiste ninguna autoridad para hacer este llamado, pero sí el derecho de hacerlo.

Tengo más de 60 años de Facultad de la calle, incluso 12 en la Capital Federal.

En esta Facultad, nadie se recibe de médico,contador etc., pero se viven, se aprenden y se sufren hechos,situaciones y circunstancia que dejan enseñanzas muy útiles ,porque se trata con distintas personas de pensamientos disimiles, en política,deporte y muchos otros temas.

Todo se desarrolla con normalidad, hasta que un persona, o un grupo, tratan de influir en otros tratando de convencerlos que son ellos los dueños de la verdad.

Aveces se separan los grupos que fueron amigos y ahora son disidentes, y otras suele llegarse a la violencia.

Los actos de violencia, puede comenzar de distintas formas o motivos, pero nadie sabe en que terminan.

El 16-09-55  trabajaba de taxista en la Capital, cuando se produjo el golpe que destituyo al Gral. Peron, que estableció una dictadura cívico militar encabezada por el General Lonardi, que se denominó "Revolución Libertadora".

La promesa fue devolverle al pueblo la libertad de expresión, y dejar el país en orden.

Nada de esto ocurrió, y a pesar de la pasantía de IllIa y Frondizi, todo termino en la peor tragedia no natural que ha sufrido el país.

Cuando recuperamos la Democracia, la justicia no actuó de inmediato contra los que cometieron delitos de Lesa Humanidad. Primero por la confabulación de la famosa ley de " obediencia debida. "Cuando Raúl Alfonsín pronuncio la famosa frase " la casa está en orden " lo habían forzado a mentir. ¡Nada estaba en orden! Se confirmaba cuando Menen lo forzó de muy buena manera a renunciar.

Los delitos de Lesa Humanidad, se juzgaron cuando los autores tenían 80 años o más.

algunos ya habían muerto y otros murieron durante el juicio. Se gastó innecesariamente mucho dinero del pueblo por actuar tarde. ¿Qué motivos tiene una condena de 30 años o perpetua a un hombre de 80 años o más?

Eso ya pasó ,pero ha empezado otro capitulo protagonizado por algunos dementes,que nadie sabe su desarrollo y mucho menos el final.

Viviani y otros, están empeñados en imponer una dictadura sin armas.

Nadie puede garantizar que eso se cumpla, debido a la reiterada incitación forzada a la violencia.

Viviani no ha pensado que puede pasar si un piquete da vuelta un auto y el chofer queda atrapado, o el vehículo se prende fuego ,o si aparece un colega con un arma ?Si amenazar a un trabajador echarlo del gremio si no se pliega al paro no es dictadora, ¿qué es?

Si los dirigentes están convencidos que están luchando por algo justo, la única manera de comprobalo, es dándole a los trabajadores la libertad de decidir.

Si logran juntar gente a cambio comida,dinero o amenaza,deben asumir que son unos perdedores.

Si un joven quiere ser carpintero, y sus padres lo obligan a estudiar medicina. Tendremos, un medico, un carpintero y unos padres fracasados

Para finalizar, elevo un pedido a la Suprema Corte de La Nación, que tome las medidas precautorias.para todos los dirigentes, y otras personas que recurran a las amenazas o violencia verbal, pasen el día 6 de abril en la guardia de una comisaría.

No descartar que la huelga se puede cruzar con uno o varios de los que marcharon por la Democracia. Bien se podría convertir en un día de luto para la Nación.

Si eso pasa no habrá un sector ganador. Todos habremos perdido. La Argentina se sentiría avergonzada.

Un patrón que tenía a los 14 años, me hizo entender que la persona que grita, amenaza o insulta, es porque sabe que no le asiste la razón.