Ctera, la CGT y el kirchnerismo deberían sincerarse y dar un golpe contra Macri

Avatar del

Ernesto Simón

Ctera, la CGT y el kirchnerismo deberían sincerarse y dar un golpe contra Macri(Adrián Escandar/INFOBAE)

Ctera, la CGT y el kirchnerismo deberían sincerarse y dar un golpe contra Macri | Adrián Escandar/INFOBAE

¿Para qué seguir disimulando lo que no pueden ocultar? Ctera, la CGT y el kirchnerismo no soportan haber perdido las elecciones de 2015 contra Macri. Deberían ser claros frente a la sociedad.

Bajo la bandera vapuleada de la democracia y la libertad de expresión, dos derechos que el peronismo nunca respetó y el kirchnerismo mucho menos, los militantes nostálgicos de la Década Robada añoran volver al poder para seguir saqueando al país y robarse la plata de los argentinos y argentinas. La triste realidad que los mueve a cortar calles, a tomar escuelas, lanzar paros inexplicables y a atentar secretamente contra un gobierno elegido por el pueblo es el deseo de hacer caer al presidente Macri.

Pido no se tome esta nota como una defensa al Gobierno de Cambiemos ni al propio Mauricio Macri. El oficialismo ya tiene sus epígonos entre los que, obviamente, no me encuentro anotado. Siempre fui crítico con esta gestión, con la anterior y con la que venga. Aparte, si se me permite una digresión, el Gobierno nacional ha forrado con pauta a un conjunto de medios y a un grupo generoso de periodistas. Esto se traduce así: Se les paga mensualmente con cash del Estado a medios y comunicadores para asegurarse de que Macri no sea criticado con furia indebida o virulencia insolente en canales de TV, en radios y en diarios.

Volviendo al tema del sinceramiento: Ctera, CGT y el kirchnerismo ladrón deberían hablarle de frente a la sociedad, sin temor, sin medias tintas, y explicarle a los argentinos y argentinas, a ustedes y ustedas, que no soportan no estar en el poder y que la idea que tienen es derribar el gobierno democrático de Mauricio Euforia Macri. Deberían incluso sumarse Suteba, la izquierda rentada colectora del cristinismo y, ¿por qué no?, tendrían que invitar al pueblo a plegarse a esta "patriada" cleptocrática del peronismo remozado que busca volver. Las canciones no mienten. En cada paro, corte o toma, el cántico de "vamos a volver, a volver, a volver vamos a volver" suena con la intensidad desmedida del energúmeno y el grito estertóreo del medio pelo sin formación ética pero con la cabeza lavada.

En Argentina no queda mucho margen para seguir alimentando la hipocresía que durante tantas décadas a fisurado al país y ha llenado de rencores a los ciudadanos. Una confesión audaz y frontal sería hasta una manera sencilla de redención que el kirchnerismo podría adoptar con inteligencia inusitada.

Sería cuestión de que los justicialistas se animen a probar. Si al fin y al cabo, la política criolla ha pasado por tantos estados de alteración que una ofrenda de golpismo confeso no le vendría mal a nadie.