Carta abierta a los que confiaron en mí

La autora se bajó de la carrera electoral por no alcanzar la edad mínima que exige la Constitución Provincial para ser senador.
Avatar del

Mariana Abraham

Carta abierta a los que confiaron en mí

Carta abierta a los que confiaron en mí

Digamos que no es un buen momento de mi vida. Cuando pensaba que por fin iba a pelear desde adentro, desde donde se decide el bienestar de la gente, de la misma con la que siempre estuve en la calle, trabajando, ayudando, militando, un señor "grande", de esos que se han eternizado en la política, le avisa a la gente," ojo, es muy joven, no sirve. Tiene apenas 27 años". Como si tener más te diplomara en experta de la vida.

Lo que tengo es unas tremendas ganas de ayudar. Lo que siento es que no me han contaminado, ni lo podrán hacer. Lo que necesito es demostrar que puedo.

Me ven joven, me ven mujer, me ven débil. Claro, los avala una vieja Constitución, a la que hace mucho esos "eternizados" prometieron modificar, por anacrónica, vieja, fuera de época. Una Constitución que aún discrimina a los discapacitados, a las mujeres y a los jóvenes.

Está bien, acepto las reglas y renuncio. Pero dejo bien en claro que considero una gran injusticia que mi edad no permita que pueda trabajar por la gente con total honestidad y capacidad. A los que confiaron en mí, que fueron muchos, perdón, por mis 27 años.

>

Mariana Abraham

Ex precandidata a Senadora Provincial