Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

En el WOK! de hoy: el impuestazo de Dujovne logró que referentes de todos los equipos se pusieran la camiseta de Mendoza y patearan para el mismo arco. A futuro, ¿se aprovechará un poder de lobby similar para traccionar por otros temas y rubros?
Avatar del

Rubén Valle

1/8
Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

Bebida saludable & milagrosa: para la defensa del vino no hubo grieta

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone Transportation, por Julia Kent 

#El vino (nos) une. Entre las numerosas propiedades que posee el vino esta semana descubrirmos otra, mucho menos conocida y promocionada: logra que se hable el mismo idioma.

La medida nacional anunciada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, de gravar con un impuesto del 17% al vino obtuvo como respuesta unánime que por una vez todos los sectores involucrados -directa o indirectamente- en la industria vitivínicola, por una vez fueran Mendoza. Una sola voz, un solo reclamo. 

¿Cuánto hace que no veíamos a políticos, empresarios, dirigente gremiales y funcionarios hablando el mismo idioma, apelando a los mismos argumentos, como si el vino fuera realmente una política de Estado?

Este frente común hizo cierto el eslogan "El vino nos une" donde los músicos más representativos de la Argentina unieron sus voces para promocionar a la bebida nacional (ley 26.870, julio de 2013). Eran tiempos en que no se dudaba de las bondades del zumo espirituoso. Haber sido incluido ahora, caprichosamente, en la misma bolsa que los "productos no saludables", como las bebidas con azúcar agregada, la cerveza y los cigarrillos, más que una polémica abrió una dolorosa herida en los hacedores del vino.

Entre los argumentos a favor de lo saludable se apeló una vez a la Organización Mundial de la Salud, que sostiene que el vino posee buenas virtudes para la salud y no es comparable, por ejemplo, con la cerveza que se elabora de forma artificial en unos pocos días. En el caso del vino, entre producir la uva y luego industrializarlo, pasa un periodo mínimo de 18 meses y es un proceso de fermentación natural. Para ir al grano (de uva), el vino es un alimento y es saludable, siempre y cuando no se consuma en exceso, como bien lo explicó en detalle Pablo Ponce en una nota en MDZ.

Imperdonable torpeza de la Nación ir contra la bebida nacional sin conocer o relativizando sus cualidades para justificar un impuesto que, tras esa acción mancomunada que sentó a la misma mesa al gobernador Cornejo con referentes vitivinícolas (después de haberlos criticado duramente por hacerse eco de supuestos "rumores") para pactar un lobby que buscará demostrar ante el gobierno nacional que el impacto no será sólo económico sino también social, con mayor impacto en Mendoza, San Juan y La Rioja.

En esta sintonía fina, hasta los legisladores nacionales que suelen ser islas autosuficientes o víctimas ad hoc de la organicidad de sus partidos, esta vez hablaron con similares argumentos, en un castellano vínico común.

¿Será demasiado, esperar, proponer o sugerir que por una vez se capitalice este envión para pelear por otros temas que involucran a Mendoza? Sin negar que el vino es parte de nuestra identidad y que no sólo se limita a la bebida en sí sino a todo lo que la complementa, sobre todo el turismo, existen ideas, proyectos, emprendimientos en otros rubros e industrias que hay que acompañar con más fuerza (paso a Chile, obras hidroeléctricas, fomento a las energías alternativas, desarrollo del Polo TIC, etcétera) si no se quiere seguir limitando la matriz productiva a la vitivinicultura, apostándole todas las fichas a este sector.

Puede que no se consiga llegar al "impuesto cero", o que del 17% se baje al 10 o al 5, pero el efecto de tirar para el mismo lado (eso que únicamente vemos en el fútbol, cuando juega la Selección Argentina) demuestra que no es imposible pugnar por más causas "justas". Queda confirmado una vez más que el bolsillo es un órgano demasiado sensible y que cuando se lo toca moviliza hasta al más sedentario. 


#El resaltador

La atención cotiza en datos

"Los datos están haciendo repensar gran parte de las estrategias de comunicación política. Casi todas las interacciones cotidianas que realizamos dejan una huella que es almacenable y analizable... ¿Por qué esta importancia de los datos? Porque lo que está en juego es la atención de los ciudadanos. Bajo el concepto de 'Economía de la Atención', Michael Goldhaber pone la mirada en cómo las redes sociales están modificando nuestras pautas de consumo: 'Una gran cantidad de información crea una pobreza de atención y una necesidad de asignar esa atención eficientemente entre la sobreabundancia de fuentes de información que podrían consumirla'. La política compite por la atención de ciudadanos en ecosistemas sobrecargados de información y de estímulos".

{ Luciano Galup, en un artículo publicado en Política Argentina }


#Se lo dijo