Opinión El fenómeno Ramón

Ahí viene Ramón: de personaje viral a diputado nacional en 4 meses

Fue subestimado por los partidos tradicionales y terminó siendo la sorpresa de las elecciones. ¿Cómo hizo para duplicar su caudal de votos tras las PASO de agosto?
Avatar del

Kevin Maroto

1/2
Ahí viene Ramón: de personaje viral a diputado nacional en 4 meses(Pachy Reynoso/MDZ)

Ahí viene Ramón: de personaje viral a diputado nacional en 4 meses | Pachy Reynoso/MDZ

Ahí viene Ramón: de personaje viral a diputado nacional en 4 meses(Pachy Reynoso/MDZ)

Ahí viene Ramón: de personaje viral a diputado nacional en 4 meses | Pachy Reynoso/MDZ

José Luis Ramón será diputado nacional por muchas razones. Algunas se deben a méritos personales, pero la mayoría están vinculadas a la subestimación y soberbia con la que observaron su ingreso a la política los partidos tradicionales de Mendoza.

El personaje simpático de los videos virales para "educar al ciudadano" y defender sus derechos en su rol de abogado de la ONG Protectora pasó a ser una amenaza para el status quo y terminó recibiendo descalificaciones incluso de parte del propio gobernador Alfredo Cornejo, quien empezó a observar con preocupación su crecimiento; algo de lo que también deberían haber tomado nota el FIT y el peronismo.

Ramón participó de todos los debates a los que fue invitado, incluso en aquellos que sus rivales despreciaron enviando candidatos que ocupaban lugares marginales en sus listas. Además recorrió la provincia a bordo de su ya mítica "ramoneta", generando "ruido" con su impronta y carisma en cada lugar que visitaba y sumando adhesiones impensadas al inicio de su campaña.

Así fue como Ramón duplicó el caudal de votos obtenidos por el Partido Intransigente en las PASO de agosto. Simplemente asegurando ser el representante del hombre común y prometiendo cuidar el bolsillo del ciudadano de a pie, defraudado por el sistema político y las fuerzas tradicionales. De esta manera, fue captando el voto antisistema, el sufragio del ciudadano desencantado siempre dispuesto a votar por un outsider. Ramón terminó, casi sin proponérselo, ocupando el lugar vacante de lo novedoso, tan seductor para el votante mendocino en cada elección legislativa.

La política mendocina subestimó a Ramón pero él no subestimó a los electores. Con escasos recursos y mucho ingenio se fue ganando cada voto. El peronismo no lo vio venir y el FIT no supo reinventarse a tiempo para combatir su crecimiento. Méritos propios, un contexto favorable y ayudas involuntarias de sus contrincantes contribuyeron a que "el personaje viral" termine ganando una banca legislativa nacional en sólo cuatro meses. Un fenómeno que será recordado, discutido y estudiado por mucho tiempo en el ámbito político provincial. 

Protectora afrontará ahora el desafío de realmente convertirse en una alternativa seria y una verdadera "fuerza nacional" -como afirmaron ayer Ramón y Vadillo- y no quedar en el recuerdo sólo como un fenómeno pasajero que llegó al Congreso con sello prestado y capitalizando mejor que nadie las herramientas de la política 2.0.