A los foristas: basta con los agravios

Dicen que los foros online son la cloaca de Internet. Casi no hay comentarios sin insultos. Y eso no colabora con el debate.
Avatar del

Ricardo Montacuto

1/2
A los foristas: basta con los agravios

A los foristas: basta con los agravios

A los foristas: basta con los agravios

A los foristas: basta con los agravios

A fuerza de ser absolutamente sinceros, si en MDZ aplicásemos a rajatabla nuestras propias reglas del foro, alcanzarían unas cuantas decenas para contar los comentarios que aprobaríamos cada día. Pero como en todo, las reglas se van relajando como las esponjas: Se llenan de agua cuando dejamos de apretarlas.
Hoy, tomamos la decisión de levantar el foro de una nota en la que abundaban los insultos al gobernador Francisco Pérez, al senador Juan Carlos Jaliff  -el protagonista de las declaraciones sobre el presupuesto- y la misma fórmula agresiva se repetía entre los foristas. ¿Qué sentido tiene?

Entendemos que hay responsabilidades por la división brutal, dolorosa, fratricida de la Argentina. Desde que gobierna la presidenta Fernández de Kirchner hay unos y otros, nosotros y aquellos, ellos y nosotros, los buenos y los malos, y los que piensan bien y los que piensan de otra manera, y casi siempre irreconciliables.

No nos importó hoy levantar el foro de la nota más comentada del día. Pero nadie merece ser insultado por su rol político, su profesión, o por lo que fuere. Se pueden hacer las más duras críticas sin necesidad del insulto. A pesar de ello, en MDZ son más los comentarios que rechazamos que los aprobados cada día, a causa de los agravios.

El ida y vuelta en los foros y el buen uso de las redes sociales componen  invalorables herramientas de comunicación entre todos nosotros, y donde los funcionarios, la política, el gobierno, quienes conducen, pueden acceder de la forma más cruda a lo que piensa la gente de cada hecho, de cada medida de gobierno, de cada noticia que nos afecta.

Paremos con los insultos. Sólo son una descarga inútil y una piña en el vacío. Y no ayudan a construir una verdadera opinión sobre los problemas del país. Para ello es mejor el respeto que la violencia. Por eso en MDZ buscamos atenernos a la sana costumbre del debate sin agravio. No hace falta...

¿O si?