¡A clase!

Avatar del

Elia Bianchi de Zizzias

1/2
¡A clase!(Archivo)

¡A clase! | Archivo

¡A clase!(Archivo)

¡A clase! | Archivo

Ir a la escuela el lunes 6, supone que a la comunidad educativa le importa la educación de niños y adolescentes, el presente y futuro de nuestra convivencia democrática. Al afirmar esto, luego de más de cincuenta años de ejercicio docente, soy consciente de las dificultades económicas y políticas que estamos atravesando todos, no sólo los maestros, con sus justos reclamos. Todos somos responsables de la crisis educativa en la que vivimos, pero más responsables han sido los gobiernos que han fomentado el clientelismo partidario, la soberbia y la obsecuencia sindical, la cultura del facilismo, la corrupción política, la justicia ciega o lenta, las familias desmembradas , los empresarios insensibles ante la gran inflación. Situaciones que han profundizado las grietas en nuestro país: grandes ganancias de pocos (empresas, futbol, sociedad del espectáculo) y gran bolsa de subsidios para disimular la pobreza , sin trabajo, salud, vivienda y educación. La escuela no es una isla, es una institución imprescindible si queremos niños y jóvenes con conocimiento, creatividad y valores. No renunciado a reclamar por nuestros derechos, vayamos a la escuela el 6, para no vulnerar los derechos de nuestros niños y adolescentes.

Los docentes vivimos y comprendemos la necesidad de contribuir a una educación de calidad, a pesar de las complejas situaciones que vive no sólo el país, sino el mundo entero: violencia, inseguridad, exclusión, vandalimos, corrupción.

Cieramente , nos irritan por comparación los sueldos asignados a ciertos gremios, a los futbolistas y otros rubros, situaciones que nos parecen injustas, ostentosas y agraviantes, pero ellos no tienen la misión del Docente.

No obstante , los que elegimos la profesión de Maestros, sabemos que de nosotros depende, en una parte importante , la formación de niños y adolescentes. Pero no estamos solos, las familias tienen el rol principal, y debieran alzar su voz por el derecho a la educación para sus hijos.

La decadencia de la escuela pública nos desafía. El país nos necesita.

No nos dejemos manipular por gremios que no dialogan, imponen, manipulan la opinión pública y defienden sus intereses particulares.

Obremos a conciencia, por La Causa de los Niños y adolescentes, demos el ejemplo, vayamos a clase el lunes.