L. Manson

Martín Fierro Federal: kermés berreta e impopular

Una premiación que copia en versión bizarra el aparatoso glamour de la gala porteña. El federalismo como ilusión y algunas sugerencias para que este evento sea más atractivo.

Martín Fierro Federal: kermés berreta e impopular

Este sábado, se desarrolló una nueva entrega de los premios Martín Fierro Federal, evento en el que la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentinas cumple, con buenas intenciones y escaso atractivo, el objetivo de galardonar a programas de radio y televisión del país.

Un par ideas para que evitar la bochornosa fiesta "low cost"

Más allá de la desencajada premisa de camuflar una premiación con bajo presupuesto en una experiencia glamorosa, la transmisión que estuvo a cargo de la Televisión Pública, se anotó unos cuantos porotos tan bizarros como fallidos. Desde una alfombra roja en la que desfilaron personajes tan variopintos como el mediático abogado Fernando Burlando, Marcela Tinayre con conjuntivitis; y el mismísimo Luis Ventura haciendo alarde de que alguien comparó los Martín Fierro con los Oscar.

La idea de copiar en versión "low cost" la ceremonia porteña, con una premiación federal que contó nuevamente como sede a Termas de Río Hondo en el Hotel Amerian Carlos V, es absolutamente desatinada. En lugar de organizar un evento nocturno dentro de un salón de eventos, con una conducción impresentable, y una iluminación tan horrible como la de un mal set de fotos de una quinceañera; los organizadores podrían pensar en una primaveral y descontracturada celebración diurna, al aire libre, en alguno de los bellísimos rincones naturales que ofrece la enorme geografía de nuestro país. De esa forma, un telón de fondo más estético y original ya estaría garantizado de antemano.

La fantasía de un país federal y sus consecuencias en los Martín Fierro

Rocío Marengo y Oscar Gómez Castañón fueron los conductores de la cutre gala de este sábado. Marengo remarcó permanentemente su "ansiedad" antes de anunciar los nombres de los ganadores, aunque tanto ella como cualquiera de nosotros conociéramos sólo a un pequeño puñado de los nominados. Su animación arrancó con un desliz, elogiando las bondades del trabajo que se hace en los medios del "interior". Acto seguido, cuando Luis Ventura subió al escenario se encargó de remarcar, cual paladín de la equidad nacional, que él había desterrado el concepto de "interior" para la entrega de estos galardones, reemplazándolo por la noción de "federal". Una idea que suena bien sólo en las intenciones.

La realidad sobre cómo son seguidos los medios de comunicación en nuestro país, se divide claramente entre oyentes y televidentes que alternan entre programas de factoría porteña, con otros pertenecientes a cada una de las provincias. En este sentido, y ya que a Luis Ventura le gusta organizar varias fiestas para agasajar por separado la labor de distintos medios, resultaría más atractivo y eficaz desarrollar eventos provinciales. La premiación cobraría más suspenso e interés, ya que el público efectivamente conocería el desempeño de casi todos los ternados; y de paso aportaría un poco más de pimienta en términos de competición entre conductores y periodistas, que son caras reconocibles específicamente dentro de los límites cada provincia.

Como está planteada hasta ahora la entrega de los Martín Fierro Federal, sirve de ameno punto de encuentro entre colegas para compartir una cena, pero lo cierto es que tanto comunicadores como espectadores, desconocemos el trabajo que se hace en cada radio o canal de televisión del país. De esta manera, el premio se reduce a la elección puntual que hace un jurado sobre los materiales ternados. Fuera de ese comité de evaluación, y más allá de que a través de la web todos tengamos la chance de seguir radios y canales que van de Salta a Tierra del Fuego, lo cierto es que las propuestas de alguna provincia vecina o distante son frecuentadas por un público muy acotado. 

En este sentido, se podrá decir que la premiación federal cumple con la meta de dar a conocer el trabajo que se hace en cada rincón de la Argentina, y despertar la curiosidad alrededor de materiales como la ficción televisiva cordobesa La chica que limpia, que además de ganar en el rubro Ficción, se llevó la máxima distinción: el Oro. La validez de ese objetivo es verdaderamente loable. Lo que aquí se cuestiona es el escaso atractivo que tiene esta celebración como evento televisivo con cierto alcance popular.

Mendoza, la provincia que "ganó todo" pero trajo pocos premios

Un detalle tan simpático como errático por parte de los conductores de esta entrega de los Martín Fierro Federal, fue insistir durante la gala con el latiguillo de que Mendoza se lleva "todos los premios". 

El marcador provincial se abrió con el galardón conquistado por MDZ Radio por el programa Con qué derecho, en el rubro "Programa de Servicios", y pronto fue seguido por Mendoza Deportiva, que sale al aire por La Red y se llevó la estatuilla en el rubro "Programa Deportivo". Tal vez por el nivel de entusiasmo de los nominados locales, que coreaban eufóricamente desde sus mesas "¡Mendoza! ¡Mendoza!", Rocío Marengo lanzó el comentario de nuestra provincia como arrasadora de los galardones. Bastante más tarde, con los espaciados reconocimientos a programas de televisión mendocinos como La casa real (El Siete), que ganó en el rubro "Programa de Entretenimientos", y Marcela Navarro (El Siete) premiada por "Labor Periodística", el co-conductor de la gala, Oscar Gómez Castañón, también se sumó a la falaz arenga de Mendoza como la gran triunfadora.

En términos concretos, nuestra provincia sólo conquistó 4 premios sobre las 19 nominaciones que tenía en su haber.

Opiniones (2)
19 de agosto de 2018 | 08:46
3
ERROR
19 de agosto de 2018 | 08:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Haciendo zaping me encontré con la entrega de estos premios y durante media hora me quedé viendo como para tener idea de los que era a todas luces un fiasco. Como dice el comentario, pocas veces he visto algo tan berreta. Pero no critiquemos tanto porque poco se puede esperar de un personaje como luis aVentura. Tampoco, como mendocinos nos podemos quejar de que la radio y tv de esta provincia solamente ganaron cuatro premios. Esto no hace más que decir por las claras lo mediocre de la mayor parte de la programación de los medios locales, especialmente la televisión en donde pululan conductores que se sienten estrellas y solo tienen el brillo de una vela, con mucho de amateurismo, con contenidos copiados de la televisión porteña y a veces hasta copiando la escenografía. Creo que la programación de los canales 7 y 9 en cuanto a los contenidos locales, escasamente sirven para entretener a la gente que lamentablemente no puede acceder al cable o satélite. Tal vez salven la ropa de esta crítica un par de ediciones de los noticieros locales en donde algún que otro conductor está a la altura de lo que debiera ser un programa de noticias. Y si hablamos de las emisoras de radio solamente zafan unas pocas porque emiten música con algo de publicidad que es preferible a escuchar como en otras, subestiman al oyente con programas que apenas superan lo mediocre a excepción del contenido cómico con el que cuentan los programas de radio nihuil que tanto en la mañana como en la tarde sus dos animadores deben remar en dulce de leche para levantar el ánimo del oyente. Todo lo demás; muy pobre.
    2
  2. Q paso. Malos premios ? No se puede hacer eso al aire libre.
    1