Argentina, en una crisis con aroma a fin de ciclo

Tras estar siempre a un paso de la gloria, la generación de Lionel Messi hoy está cerca de un adiós definitivo.

La profunda crisis que atraviesa la selección argentina de fútbol huele a un definitivo fin de ciclo de la generación de Lionel Messi, que tras quedar siempre a un paso de la gloria hoy está cerca de un adiós definitivo.

El mejor jugador del mundo, cinco veces Balón de Oro, no resultó por sí solo garantía de éxito. Messi estuvo tres veces a las puertas del título con Argentina desde 2014, pero sin un equipo con identidad propia de juego, sin un proyecto a largo plazo ni estabilidad institucional, todo indica que no habrá una cuarta oportunidad en Rusia.

Las individualidades no alcanzaron y hoy los dirigidos por Jorge Sampaoli se aferran a un milagro para sostener el sueño de avanzar hacia el tricampeonato y la primera Copa del Mundo de Messi.

Sampaoli asumió la responsabilidad de la goleada sufrida a manos de Croacia en la trágica noche de Nizhni Nóvgorod. Todo salió mal: una cadena de decisiones que resultaron fallidas, un Messi fantasmágorico como nunca se vio y una renovación a mitad de camino que no tuvo la rebeldía suficiente.

El técnico asumió hace apenas un año y planteó 13 alineaciones distintas en los 13 partidos que dirigió y para los que convocó a 59 jugadores. El plazo de por sí fue breve, y más aún con la urgencia de conseguir una agónica clasificación en los últimos cuatro partidos de las eliminatorias sudamericanas y los cambios constantes que jaquearon toda posibilidad de hallar un estilo propio y los socios adecuados para Messi.

Sin solidez en la defensa, demasiada improvisación en el mediocampo y poco abastecimiento a varios de los mejores delanteros de las ligas europeas, Argentina fue un equipo desconcertado.

Las lesiones del histórico arquero titular Sergio Romero, a quien Sampaoli decidió no esperar, y la joven promesa Manuel Lanzini, atentaron contra el proyecto días antes del viaje a Rusia. Y Argentina pagó caro los errores del portero Wilfredo Caballero en su debut mundialista. También los escándalos de último momento, como la polémica suspensión del amistoso preparatorio con Israel en Jerusalén, el desaire al papa Francisco y la elección de un rival demasiado fácil para el único partido de fogueo que tuvo finalmente Argentina, Haití.

Pero la crisis de la "Albiceleste" comenzó muchísimo antes. Desde el fracaso de Corea del Sur y Japon 2002, cuando quedó eliminada en la fase de grupos, pasaron nueve entrenadores: Marcelo Bielsa, José Pekerman, Alfio Basile, Diego Maradona, Sergio Batista, Alejandro Sabella, Gerardo Martino, Edgardo Bauza y Sampaoli. Tampoco los seleccionados juveniles encontraron estabilidad y la cantera de cracks se secó en los últimos años. Difícil competir así contra proyectos a largo plazo como los de Alemania o España, por ejemplo.

Lejos habían quedado los exitosos ciclos de César Luis Menotti y Carlos Bilardo, que conquistaron los Mundiales de Argentina 1978 y México 1986.

A esto se sumó la crisis institucional y financiera de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), que quedó expuesta tras la muerte en 2014 del poderoso Julio Humberto Grondona. El directivo gobernó con mano de hierro durante 35 años y era considerado el "número dos" de la FIFA. Y las tres derrotas consecutivas en las finales de la Copa del Mundo de Brasil 2014 y las Copas América Chile 2015 y Centenario 2016 sumaron presión a la selección argentina de cara a Rusia.

Al Mundial llegaron ocho de los históricos jugadores del combinado que cayó en la final de Brasil ante Alemania, con un gol de Mario Götze en el minuto 113. De ellos, sólo entraron el jueves como titulares cuatro: Messi, Javier Mascherano, Sergio Agüero y Nicolás Otamendi. Luego entró Gonzalo Higuaín. Pero Ángel Di María fue al banco junto a Lucas Biglia y Marcos Rojo.

Antes de que empezara a rodar el balón, Messi había advertido que era "ahora o nunca". Qatar 2022 lo encontraría con 35 años. Los ojos llorosos con los que dejó Nizhni Nóvgorod parecerían indicar que comenzó a decir adiós.

Cecilia Caminos (DPA)


Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 15:31
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 15:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"