Podcast

¿Tiene o no que ver el fútbol con la política?

El podcast de Gabriel Conte con datos de la web sobre el debate entre la prevalencia de la política o el deporte. En "Otra Manera" por MDZ Radio.

Escuchá aquí o leé más abajo:

 Kiko Llaneras escribió que "el fútbol y la política pueden ser perfectos opuestos". ¿Por qué afirmó esto? Ustedes van a estar de acuerdo, en parte: Llaneras dijo que "mientras que la política es un mecanismo para conciliar conflictos verdaderos, el fútbol consiste precisamente en crear conflictos falsos y mantenerlos a perpetuidad".

La moraleja que deja ese planteo del ingeniero español, doctor en Automática e Informática industrial y analista de modelos matemáticos en biología computacional y biotecnología, es que "por eso la política importa y debe tomarse en serio, mientras que el fútbol es intrascendente y debe tomarse más en serio aún".

Lo que opina este hombre no ha obstado para que la política se entrometa en el fútbol, u viceversa. Para saberlo no hay que ir muy lejos: eEn Argentina, Mauricio Macri basó su propia construcción política para ser el primer presidente ni radical ni peronista en su gestión al frente de Boca Juniors.

En el extremo absoluto de lo posible, hay que ubicar a la "Guerra del Fútbol" que enfrentó a Honduras y El Salvador entre el 14 y el 18 de julio de 1969, pocos días después del partido de fútbol eliminatorio para la Copa Mundial de 1970 en México. Las crónicas indican que el primer enfrentamiento en una cancha entre Honduras y El Salvador con el objetivo puesto en México 70 se realizó el 8 de junio en Tegucigalpa. Ganó Honduras 1 a 0. Pero el 16 de junio, con los ánimos caldeados, en un nuevo clásico, ganó El Salvador. Todo era hostilidad, al punto que los salvadoreños residentes en suelo hondureño emigraron a su país de origen. El desempate se jugó en México el 27 de junio. Honduras cayó 3 a 2 y El Salvador entró a un Mundial por primera vez. La guerra desatada por el odio generó entre 4 y 6 mil muertos y más de 15 mil heridos. Cerca de 130 mil salvadoreños fueron obligados por Honduras a retornar a su país. La guerra de 4 días terminó gracias a la mediación de la OEA,

El escritor estadounidense Chad Harbach, que hoy tiene 43 años y es director del diario N+1, definió al fútbol así: "Lo adorabas porque lo considerabas un arte: una actividad en apariencia sin sentido, llevada a cabo por personas con aptitudes especiales, una actividad que escapaba a todo intento de quienes pretendían definir su valor y sin embargo, de algún modo, parecía transmitir algo verdadero o incluso fundamental sobre la condición humana. Y la condición humana consistía, básicamente, en el hecho de que estamos vivos y tenemos acceso a la belleza, hasta podemos crearla aquí y allá, pero algún día estaremos muertos y ya no lo tendremos".

Hay otro tema del que cuesta siempre hablar: el Mundial 78 de Argentina. En Mendoza, están presos muchos policías que encabezaron una especie de limpieza racial para disimular la realidad por los tiempos de la dictadura. En Alemania, la prensa está recordando esta semana que mientras Videla, Massera y Agosti celebraban en las canchas, mataban a la ciudadana alemana Elisabeth Käsemann. Un artículo de la Deutsche Welle recuerda, además, que la Asociación de Fútbol Alemán "se ensució la smanos". Cuenta que El 6 de junio de 1977, la selección alemana jugó un partido amistoso contra los anfitriones en Buenos Aires. Tres días antes, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el presidente de la DFB, Hermann Neuberger, quien había justificado el golpe militar en entrevistas, se enteran de la muerte de Käsemann. En lugar de cancelar el juego, deciden mantener la noticia en secreto. El pueblo alemán solo se entera después del partido.

En 1978, la selección alemana se traslada a Ascochinga, cerca de Córdoba y cerca de un centro de tortura del servicio secreto argentino. Alemania queda eliminada en la ronda intermedia tras la "vergüenza de Córdoba" y la derrota por 2-3 ante Austria.

Al mismo tiempo, Argentina avanza derrotando a Perú por 6-0, en un partido que todavía se sospecha que ha sido comprado. Pocos días después, el equipo del entrenador César Luis Menotti gana la Copa 1978 con un 3-1 contra Holanda. Las imágenes de Videla dando gritos de júbilo dan la vuelta al mundo.

Llaneras, el escritor con bases matemáticas del que hablamos al principio, analizó que "si el fútbol es el opio de los pueblos, al menos lo es de todo el pueblo". Clare, antes revisó las encuestas que indican que en su país, España, el fútbol interesa al 48 por ciento de la gente a la que le importa el deporte. Un estudio realizado por el Centro de Opinión Pública y Estudios Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA dio cuenta que en la Argentina el 65% de la gente que vive en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores dijo que le interesa el fútbol. Mucho. Muchísimo. De todos los interesados, el 77% son hombres y el 23%, mujeres.

Hay un dato extra que puede igualar a la Argentina con España: el fútbol no solo interesa a mucha gente, sino que además interesa a gente muy diferente, y si bien hay una leve ventaja entre los sectores obreros, el interés se le despierta prácticamente en igual proporción a sus patrones, o comerciantes, o profesionales liberales.

Hay un dato español que aportó Kiko Llaneras, principal fuente para esta columna, ya que no es opinión, sino datos puros, relevados y evaluados: el fútbol no reconoce ideologías. No se divide en Yegua y Gato. A todos nos puede unir el fútbol, como en esa propaganda en el que un delincuente apura a quien conduce el móvil policial para que apure la llegada a la comisaría, porque ya está por empezar un partido del mundial.

Volviendo sobre otro escritor, como Chad Harbach, deja una definición que lo despega de la política en lo conceptual, aunque después los argentinos seamos capaces de unir agua, aceite y cualquier otra cosa que se eche en el mismo recipiente: "Una actividad en apariencia sin sentido, llevada a cabo por personas con aptitudes especiales, que escapa a todo intento de quienes pretenden definir su valor y sin embargo, de algún modo, parece transmitir algo verdadero".

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 15:41
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 15:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"