En foco

Colombia se alista para una "guerra" contra Maduro

El triunfo del uribista Iván Duque tiene consecuencias no solo hacia adentro de Colombia. Será el primero en llevar a los tribunales internacionales a Maduro.

Colombia se alista para una guerra contra Maduro

 Colombia le dio su confianza en forma mayoritaria a un candidato que representa las ideas del expresidente Álvaro Uribe. Lo hizo este domingo al consagrar como nuevo presidente a Iván Duque, quien será el mandatario más joven (41 años) que haya tenido ese país, aunque ese dato sea más útil al marketing y menos relevante a la hora de analizar sus implicancias para adentro y afuera de su país.

Los colombianos sospechan que Duque quiere desconocer el acuerdo al que se llegó con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC, al que asistieron todos los mandatarios latinoamericanos como un homenaje al fin de la guerra interna, incluido Mauricio Macri.

Pero hay más allá de los asuntos propios de los colombianos que le preocupan al resto del mundo: es su posición sobre Nicolás Maduro en Venezuela. Duque y su partido, el Centro Democrático, representan la primera fuerza institucional en el mundo que está dispuesta a iniciar una "guerra" más allá de lo diplomático para desalojar a Maduro del poder. Duque y os suyos irán más allá que Macri y Sebastián Piñera, presidentes afines que no se animaron a tanto, y ya recibió el respaldo del nuevo mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, y también del chileno.

El nuevo presidente de Colombia llegó al cargo con el latiguillo de "vencer al populismo", etiqueta en la que colocó a su principal adversario, con quien llegó ala segunda vuelta, Gustavo Petro, un exguerrillero que abandonó las armas, se sumó a la política y fue alcalde de Bogotá y senador, entre otros puestos.

Y fue el único en aceptar el pedido de grupos como el que lidera el escritor Mario Vargas Llosa de denunciar ante la Corte Penal Internacional a Nicolás Maduro, acusándolo formalmente por la crisis humanitaria de Venezuela y la violación de los derechos humanos. Para el resto de los países preocupados por Venezuela, esto importa porque su posición empujará a unos y otros gobiernos a tomar posición. 

Argentina -en este punto- pasó del respaldo absoluto durante los gobiernos de Néstor Kirchner y de su esposa Cristina Fernández- a una condena verbal y poco más que eso en los hechos reales, lo que ha resonado con bronca en la dispersa oposición venezolana, pero también ha despertado críticas dentro de los presidentes y partidos "amigos" de Macri en Latinoamérica.

El expresidente colombiano Andrés Pastrana, del Partido Conservador y que apoyó al uribismo de Duque en esta elección, en diversos diálogos mantenidos con MDZ ha venido sosteniendo que tanto él, como otros exmandatarios latinoamericanos, consideran que "la paz en Colombia pasa por la democracia en Venezuela". De más está agregar que no creen que esto último exista en la nación "bolivariana". En esa línea se suma una veintena de exmandatarios como Luis Lacalle y Julio María Sanguinetti (Uruguay), Jorge Quiroga (Bolivia), Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón, Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla (Costa Rica), Rcardo Lagos (Chile). 

Las críticas a Maduro -como se puede ver- han unido a sectores adversarios dentro de sus propios países. En Colombia, durante la campaña, en reiteradas ocasiones el hoy derrotado Petro tuvo que desmentir su simpatía con el régimen venezolano actual.

¿Qué ha dicho Duque sobre Venezuela? Estas cosas:

- "Si usted vive en un apartamento, el señor del lado todas las noches golpea a su esposa y usted escucha los gritos... ¿al otro día lo saluda cortésmente o lo denuncia?".

- "A la dictadura hay que acabarla diplomáticamente en el sistema interamericano y Colombia se debe retirar de Unasur".

- "No voy a tener un silencio complaciente porque me parece que eso es lo que ha llevado a que Nicolás Maduro se mantenga en el poder".

La nueva etapa

Este lunes, de cumplir su promesa, y aun antes de que asuma, se inicia una virtual "guerra" entre el sistema institucional de Colombia y el chavismo residual de Maduro. "De ninguna manera habrá una confrontación bélica, yo no voy a llevar mi país a una guerra con ninguna nación", precisó Duque en la campaña. Un conflicto que -según Duque- no tiene al "país hermano" como destinatario, sino a Maduro y los suyos, puntualmente.