opinión

El trastorno límite de la personalidad y la regla del "contacto cero"

El trastorno límite de la personalidad y la regla del contacto cero

(Expongo una experiencia de una persona ex pareja de una mujer TLP)

"He sido pareja de una persona con un oculto TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD (TLP). Al conocerla todo era perfecto. Una intensidad amorosa de la que es difícil no caer rendido...

Después, vino la fase de la devaluación.

Si. La persona que supo llegar a mi corazón con un persistente y manipulado bombardeo amoroso, luego de forma brutal supo cómo alejarse sin ningún remordimiento. Ese ciclo, compuesto por esas dos fases, Idealización y Devaluación, lo he experimentado tantas veces que ya no puedo contabilizarlas...- Cuando uno queda noqueado, arrodillado y denostado de forma tan cruel, se pregunta qué ha pasado. Porqué la persona que en un primer momento se preocupó muchísimo en enamorarte, después de forma cruel y aparentemente sin sentir nada, te devalúa y te deja. Uno empieza a leer, a interesarse por esa conducta, a hablar con psicólogos, psiquiatras, etc...Así, un día tuve una entrevista con un buen profesional en psiquiatría. Ese día lo entendí todo. El TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD es una enfermedad grave, incurable, y que puede permanecer oculta para la gran mayoría de la gente, pero es muy mal vivenciado por las personas que tengan una relación "afectiva" con un TLP. Si eres pareja de una persona que tiene TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD (TLP) escápate de allí urgente o vas a tener que subir a una montaña rusa de emociones, de la cual no vas a salir bien parado emocionalmente. Vas a entrar en un "bucle" del cual no te va a ser fácil escapar. Hoy hay personas que acaban siendo víctimas de relaciones con personas que tienen TLP. Si... se crean "víctimas de víctimas" de este grave trastorno. Una de las cosas centrales de esta clase de personas es la facilidad que tienen en aburrirse, disgustarse, en sus relaciones de pareja, y cuando llega ese momento ya no van a hacer ningún esfuerzo para mantener la máscara que los ha mantenido en esa relación ideal (fase de idealización). Allí llega la fase del desprecio y la denostación, donde van a empezar a no mantener ninguna apariencia, y es ahí donde la victima va a tener esa "disonancia cognitiva". La víctima se va a encontrar con "dos vivencias discordantes". La primera es esa apariencia de persona buena, que me quiere, que puedo contar con ella y mantener una relación estable y saludable y, por otro lado, comportamientos totalmente diferentes, que te llevan a pensar: "mi pareja no me quiere, me engaña, me manipula"... Más allá de los celos, el desengaño, la tristeza y la angustia que estas conductas generan y el grave tormento que vive la víctima, esas conductas del TLP llevan a la víctima a un estado de permanente dubitación y de no saber muy bien a qué atenerse: mi pareja ¿es ángel o es demonio? ¿Es una buena persona o estoy delante de una persona que no le importo en absoluto? Esa disyuntiva mantiene a la víctima en un estado de paralización y poco a poco, al no saber a qué atenerse, la lleva a ir retrayéndose y finalmente, a un estado de indefensión psicológica que la deja bloqueada e inmovilizada. La disonancia cognitiva, estos dos sentimientos encontrados, puede durar aun hasta después de la relación, porque después de la fase de devaluación, denostación y abandono que los TLP utilizan, la victima puede seguir "sometido" a ese tóxico doble vinculo psicológico. Por un lado, las declaraciones de amor y los recuerdos positivos de la fase de idealización y, por otro lado, todo lo que la víctima ha sufrido en esa fase de denostación. La victima ya no sabe a qué atenerse y no sabe si pensar si todo lo que vivió con su pareja en esa relación fue verdad, o todo fue fruto de la manipulación. Esta disyuntiva, después de la relación, la lleva a tener sentimientos encontrados, sentimientos de tristeza alternados con sentimientos de rabia, alternados con sentimientos de impotencia y no poder hacer nada y que se alternan - a su vez - con sentimientos de vacío, desesperanza y abandono. Es decir, un caos psicológico que la va llevando poco a poco a un daño del que va a ser difícil salir.

Un problema de la víctima de un TLP es que inconscientemente tiende a "comparar" sus nuevas relaciones de pareja con la tóxica relación con el "TLP" que acaba de terminar. Una nueva relación no será igual, les adelanto, ya que los TLP, en la relación de pareja, lanzan un fuerte anzuelo emocional a base de seducir muy intensamente, con un enérgico bombardeo amoroso, completamente ficticio. Ninguna persona "normal" utiliza esas estrategias de seducción con esa frialdad y esa eficacia.

Una persona normal - que se aproxime a ti después de una relación de pareja con un TLP - seguramente no se va a acercar con "tanta intensidad amorosa", y eso dará la sensación de que hay una meseta emocional, que en la nueva relación no "siente" tanto, que no es tan buena, tan intensa como la persona que acabo de dejar. Y eso es un artefacto emocional producido por algo que fue ciertamente ficticio. La seducción que el TLP utilizó es un artefacto puesto a su servicio, para beneficiarse de la confianza y de la relación con la propia víctima, pero no hubo nada de genuino y de real y eso la victima tiene que saberlo. Por lo tanto, no debe seguir comparando las futuras relaciones de pareja que pueda generar, con esa relación que creía sublime, porque ese grado idílico era pura manipulación. Era una estrategia de manipulación y - por suerte - no volverá a tu vida.

La relación con una persona TLP es realmente "adictiva", y la palabra que hay que utilizar es "desengancharse". El proceso por el cual la victima queda vinculado a su ex TLP es un proceso donde ha habido toda una liberación de sustancias y hormonas que inducen a una sensación de euforia y de bienestar y, en un determinado momento, la victima sufre la abstención de esas sensaciones (síndrome de abstinencia) que - en el caso del TLP - fueron inducidas, fueron creadas durante la fase de seducción y de bombardeo amoroso, de un trance sexual manipulador, pues también utilizan la sexualidad para inducir a la víctima a ese estado de euforia y bienestar. Cuando la víctima se da cuenta que se ha generado un vínculo tóxico y que ese vínculo ha sido "traicionado", que era todo ficción, convierte su realidad quizá en una de las más dolorosas situaciones que pueda experimentar. No por el desenamoramiento o por haber perdido una relación de pareja, ya que eso es un duelo bastante normal y la gente está preparada para afrontar esa clase de situaciones. Sino porque esto viene acompañado de un proceso de "desintoxicación" cerebral que lleva un cierto tiempo, y que tiene que ver con esas sustancias tan adictivas que se han generado en la fase de seducción, en la fase de la brutal manipulación. Tu ex TLP - al principio - sabía muy bien hacer ese tipo de idealización. Un bombardeo amoroso, muestras de amor, siempre dándote mucha atención. Te atiborraba de sexo y supo despertar en ti un trance en el cual creías que estabas delante del amor de tu vida. Todo esto estimuló en tu cerebro la hormona feniletilamina y muchas otras sustancias - oxitocina, dopamina y serotonina -. Estas sustancias han creado en tu cerebro "una adicción". Una "adicción a la intensidad" que esa persona ha fabricado. Una simulación de amor que no era amor. Parecía amor, pero era pura simulación y no era real. Cuando todo eso recorre tu cuerpo, te empiezan a "enganchar" en esa "adicción".

Tienes que pensar - y es lo más importante para entenderlo todo - que la fase de idealización seguido de la fase de devaluación, denostación o abandono forman parte del mismo ciclo. Es como un pez que se muerde la cola. Las víctimas de un TLP lo describen como estar metido en un bucle que te está destruyendo, pero no puedes salir de ahí. Estás enganchado a algo que te está haciendo un grave daño psicológico. Pues es pura manipulación.

El CONTACTO CERO te va a servir saludablemente para distanciarte y olvidar. El CONTACTO CERO te va a ayudar a poder salir de la situación y de la cual no ves la salida. Cualquier recuerdo, foto, objeto, etc. que llegue a ti, va a hacer no solo que no avances sino que retrocedas y, vivir constantemente en un bucle en el cual siempre se repiten las mismas historias - sin solución - no es una opción para un buen vivir. La relación con un TLP funciona de la misma manera que una adicción. De hecho, tienes adicción a esas sustancias que se han liberado en tu cuerpo y mente, de una manera inducida y manipulada. Por lo tanto, si te viene a la cabeza volver con esa persona TLP, piensa que vas a re-traumatizarte. Quizá al principio será como antes: un bombardeo amoroso. Pero irremediablemente llegará la fase de denostación y es ahí donde la re-traumatización será mayor y será todavía más difícil salir. Las personas que han vuelto varias veces con su ex pareja TLP describen que cada vez es más difícil salir. Que cada vez que vuelven el trauma es mayor, y que cada vez tienen menos fuerzas para liberarse de esta relación brutalmente tóxica.

Por lo tanto, la mejor manera para salir es poniendo en práctica ya mismo el CONTACTO CERO. También puede ayudarte - por ejemplo - llevar un diario y anotar todos los malos momentos que padeciste. Eso - más tarde o más temprano - te ayudará a recordar todo la que has tenido que soportar, sufrir o tolerar..." O tener la suerte de encontrar a una buena persona con un perfil que te encause - con auténtico amor - a la normalidad..."

UNA RECOMENDACIÓN PARA LOS QUE SUFREN UNA RELACIÓN CON UN "TLP": SALGAN DE ALLÍ URGENTEMENTE Y CONTACTO CERO. NO HAY OPCIÓN.-

Opiniones (1)
21 de agosto de 2018 | 05:14
2
ERROR
21 de agosto de 2018 | 05:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Seudociencia y alarmismo. TLP una sigla que te etiqueta de incurable. Me parece que el autor necesita ahondar mas en el metodo cientifico y renunciar a lo patetico y tremendista.
    1