opinión

El tiempo, un bien no renovable

El tiempo es el único bien que no se renueva, por lo que, si alguien te lo regala, es importante que seas consciente de su valor. Si alguien te regala su tiempo, agradécelo.

El tiempo, un bien no renovable

Cuando llamas a un experto, pides una propuesta de trabajo, solicitas los servicios de un técnico amigo, consultas a un abogado en forma informal, o a la prima que es médica y a la que acudes con frecuencia; o esa persona que te enseña algo que tu no sabes, -por citar algunos ejemplos- es importante ser consciente de que su tiempo vale, al igual que el tuyo.

Muchas personas no tienen en cuenta que el tiempo es un regalo emocional que el otro decide invertir en ti, y lo toman como algo menor.

También suelen pensar que el otro está obligado a brindarle su tiempo, simplemente porque sí: nada más errado.

El tiempo es un recurso valioso y cada vez más escaso, debido a la multiplicidad de actividades que realiza la mayoría de las personas, y la velocidad de la transformación actual.

  • Regalar tiempo

Cuando eliges regalar tiempo es una de las mejores formas de invertir en ti y en los demás.

No hace falta ser voluntario de una organización gubernamental para hacerlo, ya que, seguramente, en tu círculo directo hay muchas personas que podrían beneficiarse con tu presencia y acompañamiento.

¿Recuerdas esa vez en que te sentiste enfermo y tal vez hubo alguien que estuvo a tu lado, sin decir palabras? Su sola presencia alcanza.

Lo mismo puedes hacer tú, convirtiendo tu presencia en un tesoro invaluable de compañía, afecto y cercanía para otros.

  • 13 formas de obsequiar tiempo

  1. Pasa más tiempo con tus seres queridos.

  2. Elige una causa social que te represente y apóyala donando unas horas al mes.

  3. Entrega tu conocimiento dedicando tiempo para los que lo necesitan.

  4. Acompaña a alguien que sufre.

  5. Envía un mensaje cálido y reconfortante frente a las dificultades de alguien que amas.

  6. Regístrate en una biblioteca para ciegos y lee para ellos. Graba cuentos y libros y dónalos a bibliotecas parlantes.

  7. Escribe cartas para personas desconocidas, reconfórtalos.

  8. Espera a quienes viven contigo con alegría y disposición para escucharlos.

  9. Ejercita la habilidad de la empatía, silenciándote, escuchando y mirando profundamente a los ojos.

  10. Reza y envía tus mejores pensamientos y deseos para personas que conoces, incluso para ciudades y países en dificultades.

  11. Conecta sin necesidad de palabras.

  12. Abraza con más frecuencia.

  13. Haz sentir tu calidez en todos los lugares donde interactúes con otros.

Daniel Colombo

Master Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos de trabajo; comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 21 libros.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 08:28
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 08:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"