G. Conte

La viveza criolla, el gen "made in Argentina" de todos los populismos

La viveza criolla, el gen made in Argentina de todos los populismos

La viveza criolla es el ejercicio populista más antiguo que se conoce en la Argentina, tal vez, desde antes que se lo denominara así. Apelando al beneficio colectivo se busca solo la mayor dosis de bien personal y particular que puede, inclusive, incluyendo la destrucción de los otros -sin que se den cuenta ni tomen nota- y hasta recibiendo sus aplausos, estúpidos. Si Mauricio Macri y su gente repiten que el populismo gobierna "desde hace 70 años", probablemente se quede corto. Si piensa, además, que es exclusivamente achacable a partidos de matriz popular o vinculados a la izquierda, también. Porque el populismo, la viveza criolla, ya fue retratada -casi en tono bíblico- por el Martín Fierro hace el doble de tiempo que repiten cual loros. José Hernández lo escribió hace 146 años.

53270 Manodedios

Esa herramienta inserta en la médula de la argentinidad no solo la usaron los más desfavorecidos para poder ascender en la sociedad cuando notaban un poderoso pie aplastándolos en la cabeza, sino que muchos de los dueños de esos pies, los grandes propietarios, industriales, ganaderos o bien, tan solo ostentosos y poderosos herederos, lo aprendieron para sobrevivir a los codazos de los otros y de los impulsos rebeldes.

El populismo también es de derecha, es empresario, es religioso, es comercial, es bancario, es educativo y se basa en ese gen -cuyo brote y evolución debería estudiar alguien más que yo- vive y se activa poderosamente en todos, aun en quienes lo niegan y dicen combatir tal condición. Todos los argentinos somos portadores sanos de ese vector de viveza criolla.

Hoy son los amigos de Mauricio Macri y de su equipo los que hablan de inversiones, aunque hay un doble sentido permitido en el término que representa bastante más que una sutileza: la inversión especulativa y la productiva. ¿A que no adivinan cuál gana en Argentina?

Todos buscan salvarse solos.

Los empresarios cultores del libre mercado son atacados por el gen populista de la viveza criolla pidiendo que frenen cualquier libre competencia cuando se ven acorralados y obligados a competir, mejorar calidad y precio, promover personal capacitado y apoyar al país. 

Dejá tu opinión sobre esta nota subiéndola a tu red social.