Qué decía hace un mes el FMI de la Argentina

"Tratar de llegar a un dígito en cuatros años era muy optimista. Es difícil", apuntó Werner, endeclaraciones a la prensa.

Un capítulo del informe del FMI sobre la Argentina se denomina "Las trampas del gradualismo fiscal".

Allí, expresó:

- "Para ser claro, se necesita una recalibración de la combinación de políticas: una reducción más rápida del déficit fiscal, menor impuestos, y una política monetaria menos restrictiva, no un endurecimiento general de las políticas. Esta permitiría tasas de interés más bajas, expectativas de inflación mejor ancladas, menos al alza presión sobre el peso, un camino más sostenible para la deuda pública, y reducida vulnerabilidad a un endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo".

- "Un gasto gubernamental más bajo es esencial. Las reducciones de gastos deberían centrarse en áreas donde los gastos han aumentado muy rápidamente en los últimos años, en particular los salarios, pensiones y transferencia social. Con un tercio de la población viviendo debajo de la pobreza umbral, sería importante mitigar el impacto del reequilibrio fiscal en los pobres. Mientras que el nuevo Pacto Fiscal con las provincias alienta la disciplina fiscal a nivel subnacional, más el fortalecimiento del marco institucional para la política fiscal disminuirá los costos económicos asociado con la realineación de la posición fiscal".

Por su parte, esto dijo el director para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner:

- Bajar la inflación a niveles de un dígito "lleva tiempo y es difícil", y que las metas originales del Gobierno eran muy optimistas.

- Sostuvo que llevar la inflación de 40% a un dígito "ha tomado tiempo en la región" y recordó que México tardó seis años y Colombia quizá un poco más.

- "Tratar de llegar a un dígito en cuatros años era muy optimista. Es difícil", apuntó Werner, endeclaraciones a la prensa.

- Agregó que los procesos de desinflación en México, Colombia y Chile "presentaron elementos inerciales importantes, y en ese sentido las metas originales que había planteado el Gobierno eran ambiciosas".

- "Lo importante es que la tendencia y la dirección se mantenga", agregó el funcionario del FMI que prevé para este año un crecimiento del 2%, y una inflación del 19,3 por ciento, superior a la meta oficial del gobierno del 15%.

- Al preguntarle si la dificultad para bajar la inflación era un efecto colateral del gradualismo, Werner señaló que "en países que han avanzado con consolidaciones fiscales tal vez más rápido, también hemos visto rezagos importantes".

- "El gradualismo se presenta a la Argentina como una opción en un contexto de mercados internacionales de capital muy diferentes al que enfrentó México después de la crisis del Tequila para bajar la inflación" añadió el director del FMI.  

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 23:11
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 23:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"