opinión

Quién la tiene más larga: mensaje a la oposición y al gobierno

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, Roberto Irrera, analiza la semana en donde el dólar pegó una trepada. Qué pide.

Quién la tiene más larga: mensaje a la oposición y al gobierno

Ante la falta de políticas de Estado, el sector inmobiliario no resulta la excepción y sufre el flagelo inflacionario igual o peor que otros sectores de la economía y a sociedad.

La fluctuación del dólar, las políticas de ajuste, las tasas de interés, están provocando así una desestabilización del mercado ante la incertidumbre que todo esto genera.

Esto está originando un daño tremendo y hasta malicioso a la economía del país y sus habitantes, dado que ser reciente toda motivación de inversión en todos los ámbitos y en especial en la construcción de nuevas unidades de viviendas, tirando por la borda toda posibilidad de acceder a créditos hipotecarios por la pérdida de la relación cuota ingreso, considerando el cierre de paritarias en porcentajes menores al índice inflacionario.

Por lo tanto creemos que tanto el Gobierno como la oposición, la oposición y el Gobierno, deberían dejar de medir la corbata para ver quien la tiene mas larga, trabajar para lograr una política de Estado a largo plazo, donde el esfuerzo sea soportado en forma proporcional y no que siempre paguen los que menos tienen, pensando siempre en un país para todos.


Opiniones (3)
21 de julio de 2018 | 22:30
4
ERROR
21 de julio de 2018 | 22:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No se les cae la cara de Vergüenza?!
    3
  2. Ponete a laburar papá. Lo que estos tipo hacen no es laburar, es molestar. Cero riesgo ponen y se las dan de consultores especializados. No son más que tocatimbres.
    2
  3. No entiendo de qué se quejan éstos. Cobran por no hacer nada el 3% de cada vivienda que ofrecen al Banco para Procrear. Se llevan por cada una de 1.200.00 la módica de 36.000, otro tanto el tasador y otro parecido el escribano/a, que en resumen al hipotecado le resultan 90.000 que no le sirven sino para desvalijar su bolsillo. El banco de 1.200.000 dice que subsidia 300.000, pero en realidad el cliente los gasta en éstos, sátrapas, que como sanguijuelas, se llevan sin hacer nada el 10% de lo que significa la deuda definitiva del ingenuo hipotecado. Un negocio redondo, para quienes no hacen nada y aportan menos.
    1