M. Arce

Ahora la consigna es "el nuevo Estado"

Alfredo Cornejo no se corrió de su promesa inicial de gobierno: austeridad y orden fiscal para mejorar el funcionamiento del Estado. Evitó meterse en los temas conflictivos y cuidó el tono para pedir la reforma de la Corte, el asunto que lo obsesiona.

Ahora la consigna es el nuevo Estado

Alfredo Cornejo no se salió del libreto que más cómodo le sienta en su mensaje de apertura de sesiones, el número 178, de la Legislatura: mostrarse como buen administrador.

Ya demostró a esta altura, luego de su tercer mensaje ante la Asamblea Legislativa, que ese ámbito no es el que el gobernador elije para dar sus batallas políticas.

Llega rapidito, como hizo esta mañana, le habla a los legisladores, hace un balance de gestión; retacea los anuncios ( hoy mencionó un plan de viviendas y becas parta docentes); promete poco, evita profundizar los temas conflictivos (como los aumentos de tarifas o la reciente puja con Mauricio Macri) ; resalta logros (como la reducción de la pobreza o las discusiones paritarias); saluda y se va.

Donde sí se metió, con un tono un poco más firme, fue con la polémica del fracking. "La gran mayoría de los mendocinos quiere la armonía del desarrollo con el cuidado del medio ambiente",  les dijo a quienes se oponen a esta tipo de prácticas y que desencadenaron protestas la semana pasada en el Sur y en el Valle de Uco.

Este año buscó introducir un nuevo concepto en este sentido. Y es que en Mendoza, se está alumbrando un "Estado nuevo".

Tuvo que aclarar rápido que ese Estado está "en ciernes" y que falta todavía para verlo funcionar como corresponde. Pero el gobernador quiso decirle a la ciudadanía que está fijando los pilares para que algún día funcione.

Todavía sigue atado a su promesa inicial: pararse en el orden fiscal para que los hospitales funcionen, que en los colegios hayan clases y que los impuestos provinciales vuelvan en obras públicas. También , por supuesto, que la seguridad mejore. Aunque en este último punto tuvo que sincerarse. "Con la seguridad no puede haber conformidad nunca", dijo.

No hubo casi menciones a la situación política y económica del país, clave también en la gestión y en muchos aspectos. Lo que sí, ratificó lo que le preocupa desde el principio y es mostrarse como un mandatario fuerte y con el control del poder. 

En cuestiones de Seguridad, soltó uno de los pocos anuncios. Una inversión de 13 millones de pesos para un registro de identificación biométrica, que permitirá tener una base de datos de aquellos que ingresan a la cárcel luego de cometer delitos.

De entrada se metió con el tema que lo obsesiona: la reforma de la Justicia. La mencionó entre los primeros diez minutos de su mensaje, que duró más de 100 minutos en total. Aunque fue medido.

Allí se preocupó solo de pedirles a los legisladores (a los diputados fundamentalmente) que lo acompañen en su idea de ampliar los miembros de la Corte a través de un "diálogo franco". Para Cornejo, para tener una "mejor Justicia, hay que tener una mejor Corte".

La educación se llevó también una buena parte del discurso. Y sobre todo con mensajes hacia los docentes. "He dicho sin hipocresía, como sucedía en el pasado, que los salarios docentes no son buenos y que apuntamos a mejorarlos. Es una obsesión que tengo desde el primer día y creo que lo lograremos genuinamente en la medida en que sigamos ordenando el sistema y no se malgasten los fondos. Debemos apuntar a un reconocimiento, sobre todo, de los maestros y profesores que están día a día en el aula frente a estudiantes", les dijo.

La frase fue una confirmación de que seguirán las políticas de optimización de gastos en la DGE que podría desembocar, se verá en la paritaria de 2019, algún tipo de oferta diferenciada de aumentos salariales en el marco de la paritaria.

Quedan varias incógnitas acerca del "Estado nuevo" que pregona el gobernador. Una de ellas está vinculado al desarrollo del nuevos sistema de transporte, que todavía no pasa, a varios meses de anunciado ya, de la etapa de proyecto y que Cornejo resaltó en la Legislatura.

"Los grandes cambios se consolidan en el tiempo. Queremos pasar del umbral de este incipiente Estado nuevo a su consolidación definitiva. Por eso, por nuestra parte, vamos a continuar exigiéndonos para dejar la vara tan alta como podamos en materia de buena administración", cerró Cornejo. La revolución de lo sencillo pasó para Cornejo ahora a una nueva etapa. Aunque los resultados, si se consolidan, se verán con el paso del tiempo. 

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 12:33
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 12:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"